CLÁSICO

Nacional no quiere parar el Uruguayo

José Luis Rodríguez, presidente del tricolor, enfatizó que “no seguir sería darle la razón a los violentos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Presidente. José Luis Rodríguez fue el vocero de Nacional luego de la suspensión.

José Luis Rodríguez, presidente de Nacional, estuvo reunido durante varios minutos con parte de la directiva tricolor en uno de los palcos del Estadio Centenario. Palco por medio, estaban los consejeros de Peñarol en la misma situación.

Tras el final de la reunión, el titular albo fue el vocero. “La primera sensación es de estar defraudado porque vinimos a ver un partido de fútbol y lamentablemente, por hechos ocasionados en la tribuna Ámsterdam, el partido de fútbol no se pudo jugar porque el Ministerio del Interior no le podía dar garantías al juez y el juez decidió suspender el partido”, afirmó Rodríguez.

En cuanto a los pasos a seguir por Nacional, el presidente afirmó que “lo primero es que el informe confidencial tiene que pasar a los tribunales; veremos los artículos del reglamento que haya que ver para determinar qué es lo que se hace en cuanto a jugar o no jugar más el partido”.

Rodríguez agregó que “el campeonato debe continuar. Veremos los reglamentos, pero si el campeonato no se jugara es como darle la razón a los violentos de que pueden ganar la batalla. Yo creo que al contrario, que más que nunca el campeonato debe terminar y ver quién sale campeón. Será Danubio, será Wanderers, será Liverpool, será Nacional, que son los cuatro que tienen chance. Pero no terminar un Campeonato Uruguayo que empezó sería como darle la razón de que vengo, hago desmanes y entonces el campeonato no se termina”.

Una de las propuestas que se deslizó ayer en el Estadio Centenario fue la de jugar el clásico pero a puertas cerradas. La idea fue impulsada por el propio Mario Layera, Director Nacional de Policía. Rodríguez opinó al respecto y señaló que “jugarlo a puertas cerradas sería decirle a la parcialidad de Nacional, que ustedes vieron que su comportamiento fue más que excelente -que no me extraña porque ya había pasado cuando tuvimos que demorar una hora el inicio del partido contra Fénix en el Parque Central- sería como decirles ‘bueno, como ustedes se portaron bien, ahora los voy a castigar’. Yo creo que por ahí no va la solución. Nacional no está de acuerdo en jugar a puertas cerradas”.

Por último, el presidente de los tricolores concluyó y dejó en claro que “Nacional quiso en todo momento que el partido se jugara. El partido sólo se suspendió porque el Ministerio del Interior no pudo garantizar bajo ninguna circunstancia al juez las condiciones de seguridad para que se pueda empezar a jugar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados