HISTORIAS

Nacional y un premio a los jugadores con homenaje especial a Atilio García

La institución tricolor implementó el premio por un jugador que dejó una huella grande con la camiseta alba.

Atilio García luciendo la camiseta de Nacional. Foto: Archivo El País.
Atilio García luciendo la camiseta de Nacional. Foto: Archivo El País.

Son pocos los elegidos que pueden ser recordados en la historia solo por su nombre de pila. En Uruguay, y especialmente los hinchas de Nacional, saben a quien se refiere cuando se dice Atilio.

Atilio Ceferino García Pérez nació el 26 de agosto de 1914 en Junín (Buenos Aires). Comenzó su carrera en Mariano Moreno de su ciudad natal donde sus actuaciones llamaron la atención de Platense de Vicente López, donde debutó en 1931; retornó a Mariano Moreno para pasar a Boca.

Atilio Narancio, histórico dirigente de Nacional, había viajado a Buenos Aires en busca de jugadores para reforzar a Nacional de cara a la temporada de 1938. Debido a la tradicional amistad con Boca, recaló en dicho club en busca de alguna figura.

Los dirigentes “xeneizes” le ofrecieron una nómina de nombres y entre ellos le llamó la atención el de un muchacho que se llamaba como él: “Si se llama Atilio debe ser bueno”. Así fue como el 14 de enero de 1938 llegó con su valija de cartón a la sede el nuevo jugador de los tricolores.

Al otro día y sin haber entrenado con sus nuevos compañeros Atilio saltó a la cancha del Centenario para disputar un amistoso con Chacarita. El debut no pudo ser más auspicioso: Nacional ganó 3-2 con dos goles del recién llegado. Pocos días después comenzó el Campeonato Nocturno Rioplatense que enfrentaba a los grandes equipos del fútbol del Río de la Plata y Nacional fue campeón con Atilio como goleador (12), anotándole dos tantos a Peñarol.

En 1938 Nacional conquistó el primer Torneo de Honor que dio forma al único sexenio del fútbol uruguayo y a nivel personal “Bigote”, como también se lo conocía, logró la distinción de goleador del Uruguayo. Atilio fue siete veces consecutivas el goleador del Uruguayo y también en 1946 para ostentar el récord de ser el futbolista que más veces lo consiguió.

Desde 1939 a 1943, Nacional dominó el fútbol uruguayo y consiguió varias marcas: ganó 10 clásicos al hilo, en 1941 fue campeón ganando los 20 partidos y goleando a Peñarol 6-0, la mayor goleada clásica de la historia y con dos tantos del atacante argentino. Y fue el mayor goleador clásico de la historia. Tradicionalmente se le anotaron 34 tantos, aunque los historiadores tricolores afirman que son 35.

Atilio logró 22 títulos oficiales en Nacional, incluyendo ocho Uruguayos, ocho Campeonatos de Honor y tres Copas Río de la Plata. Además, vistió la camiseta celeste en la Copa América de 1945, en Chile. Disputó cinco partidos y convirtió cinco goles.

El nacido en Junín convirtió 466 goles con la camiseta de Nacional en 440 partidos siendo el máximo goleador del club. Anotó 330 goles oficiales en 329 partidos, un gol por partido de promedio. Por el Campeonato Uruguayo convirtió 211 goles en 207 juegos.

“Bigote” es uno de los cuatro jugadores argentinos que lograron más de 300 goles para un mismo club; los otros son Ángel Labruna en River Plate, Alfredo Di Stefano en Real Madrid y Lionel Messi en el Barcelona. Es el sexto futbolista argentino que más goles ha convertido de manera oficial.

Gracias a este historial, Nacional implementó esta semana, en el día de un nuevo aniversario, el “Premio Atilio” para el goleador de la temporada pasada. Esta vez se lo quedó un compatriota suyo como Gonzalo Bergessio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados