TORNEO APERTURA

Nacional y Peñarol se miden en un partido especial: este clásico es un diamante

Tricolores y aurinegros se miden desde las 16 horas en el Gran Parque Central y por el Apertura, pero es un partido que puede marcar el destino varias cosas.

Gonzalo Bergessio y Jesús Trindade disputan la pelota en el Peñarol-Nacional. Foto: Nicolás Pereyra.
Gonzalo Bergessio y Jesús Trindade disputan la pelota en el Peñarol-Nacional. Foto: Nicolás Pereyra.

A las 16 horas, en el Gran Parque Central, empieza un ciclo diferente. Es el inicio de una competencia de enorme valor. Más grande que otras anteriores. Este clásico entre Nacional y Peñarol es una especie de diamante. Es el puntapié inicial para un duelo de grandes connotaciones y que entre otras cosas, además de definir posiciones y clasificaciones, seguramente marque el futuro inmediato de algunas personas.

Tricolores y aurinegros, los viejos y gloriosos oponentes del fútbol uruguayo, se cruzarán en la primera contienda de un mes que ofrecerá la oportunidad de lanzarse con todo hacia la búsqueda del Torneo Apertura y de ilusionarse con llegar bien alto en la Copa Sudamericana.

Es bien fácil. Lo que acontezca en la tarde-noche del domingo invernal no puede desasociarse de lo que se viene por delante. Es imposible hacerlo, porque quien consiga el premio mayor en este primer cruce no hará otra cosa que acomodarse mejor para las otras dos contiendas. El que quede desvalido en estos primeros 90 minutos cargará sobre los hombros de sus futbolistas un peso mayor, dudas más grandes y, sin dudas, presión más alta.

los detalles

Probables integraciones

TORNEO APERTURA

Estadio: Gran Parque Central
Hora: 16 (VTV Plus)
Árbitro: Gustavo Tejera
Asistentes: Santiago Fernández y Mathías Muniz.
Juez VAR: Christian Ferreyra.

NACIONAL
M. Rodríguez; Laborda, Corujo, Marichal, Almeida; Neves, Píriz; Trezza, Cantera, Vega; Bergessio
DT: Alejandro Cappuccio

PEÑAROL
Dawson; Acosta, Kagelmacher, Formiliano, Piquerez; Trindade, Gargano; Canobbio,    Ceppelini, Olivera; Álvarez Martínez
DT: Mauricio Larriera

Y cualquiera de los dos puede tener lo que se merezca de acuerdo al rendimiento que ofrezcan sus futbolistas. Es que lo puede ganar Nacional por diversos factores, que van por encima de que sea el anfitrión. Y lo puede ganar Peñarol sin que el reto de imponerse en la cancha de su adversario sea el elemento más relevante de todos. Porque, sin público en las tribunas, la localía es una simple denominación.

Sí, más que nunca el clásico genera incertidumbre, porque los dos no llegan regalando las mejores sensaciones o porque tienen atributos de gran trascendencia en sus filas con las que pueden adueñarse del trámite y del marcador.

Lo puede ganar Nacional si a Gonzalo Bergessio le meten una pelota clara en el área. Si Gabriel Neves se convierte en el administrador del juego con los pases que sorprenden y que muchas veces dejaron en evidencia que hasta puede ser un viejo “enganche”. Si Alfonso Trezza sostiene su recorrido atlético, tan emparentado con los velocistas jamaiquinos como con los maratonistas etíopes.

Pero lo puede ganar Peñarol si a Agustín Álvarez Martínez no lo dejan colgado allá arriba, como ocurrió en algún cotejo. Si Agustín Canobbio sigue acelerando por afuera o con diagonales tan punzantes como el afilado cuchillo del carnicero. Si Walter Gargano se adueña de la mitad del terreno con su habitual tranquilidad para manejar los tiempos y sacudir al fondo rival con sus quirúrgicos pases profundos.

Puede haber aroma a imposición tricolor si Maximiliano Cantera arremete por detrás de Bergessio con la técnica y fuerza que es capaz de meterse sin drama entre un mar de piernas rivales. Porque si hay algo que aflora en su juego en calidad y temple.

Pero puede haber aroma a festejo aurinegro si Joaquín Piquerez es capaz de extender sus recorridos hasta el fondo o si se aprovecha de sus buenas incursiones ofensivas para castigar con sus fuertes disparos. Porque ya demostró que puede influir mucho cuando decide irse arriba.

Queda claro que este cotejo entra dentro de un ciclo diferente. Como si se tratase de un partido al que todos saben que habrá que añadirle, sí o sí, sin importar el resultado, una prórroga.

Por eso, este clásico tiene un brillo especial. Grandioso. Es un diamante para cualquiera de los dos. No hay dudas que ganarlo generará buena vibra para el Apertura, pero mucho más para lo que ocurrirá el 15 y 22 de julio.

Así están dadas las cosas. A las 16 de la tarde, en el Gran Parque Central, empieza a rodar una pelota que podrá entregar una victoria importante. A Nacional le servirá para sacarle seis puntos de ventaja. A Peñarol para igualar la línea. Pero el gran valor está en otro lado, porque dejará una huella muy grande para la Copa Sudamericana.

Es que este clásico, es un gran diamante.

más datos

Para saber

El regreso al Gran Parque Central
Después de 92 años, el clásico vuelve a jugarse en el Gran Parque Central. La última vez ganó Nacional.

Todo el plantel
Los jugadores de Nacional que no fueron convocados también estarán presentes en el Parque Central.

Invitaron al “Chueco”
José Perdomo estuvo en Los Aromos con los jugadores de Peñarol. El “Chueco” formó a varios juveniles.

Serán seis árbitros
A la cuarteta se sumarán el árbitro VAR y el asistente VAR. Ahí estarán Christian Ferreyra y Nicolás Tarán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados