NACIONAL

“Nacional debe tener en el Primero seis jugadores de formativas, de 18, 19 años”

Atilio Narancio es el candidato a presidente por la lista 51, en fórmula con el arquitecto Daniel Majic. Tiene 70 años y es ingeniero agrónomo. Es nieto del recordado dirigente Dr. Atilio Narancio, quien fuera presidente del club y de la AUF. 

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Socio desde que nació, en 1977 empezó a vincularse activamente a Nacional. Integró como suplente la directiva de Dante Iocco desde 1980 y fue suplente del propio Iocco entre 1998 y 2000. Fue parte de la directiva desde 2006 y secretario general bajo la segunda presidencia de Ricardo Alarcón.

-¿Por qué decidió presentarse a candidato en Nacional?

-Uno iba escuchando qué era lo que se decía, los candidatos que había. Y empecé a analizar las propuestas. En la mayoría el tema de mayor preocupación era el Parque, el ajuste de los gastos, los contratos que vencen. Pero eran todas propuestas como titulares. Por ejemplo, ¿qué se va a hacer con los palquistas? Nadie dijo qué hacer. Y es un tema muy grave. No había una profundización de nada. Nosotros tenemos un grupo que analizamos la situación de Nacional para saber qué hacer a mediano y largo plazo, porque el fútbol ha cambiado mucho. Los directivos del futuro tenemos que ser unos directivos que frente a los socios manejemos la verdad. Se acabó el tiempo de ocultar las cosas. Debemos estar junto a los socios, no alejados, como se ha hecho sobre todo en estos últimos seis años y antes de la presidencia de Alarcón. Y ahí tenemos el modelo de Alarcón, de decir ‘tenemos que juntarnos todos los asociados’. Íbamos al interior a hablar con los cónsules, hacíamos directivas abiertas, el socio se enteraba de todo. También es necesario hacerlo en Montevideo, porque no hay cónsul acá y nosotros lo queremos tener.

-Ya nombró a Ricardo Alarcón; ¿tiene como modelo la conducción que él llevó adelante en Nacional?

-Yo no quiero ser el nuevo Alarcón. Yo soy Narancio y quiero darle mi impronta. Pero tengo tres fuentes ideológicas en cuanto a la visión sobre Nacional. La primera es la de mi abuelo. Él murió cuando yo tenía cuatro años pero aprendí de él por todo lo que me transmitió mi viejo. El segundo es Dante Iocco, participé en la directiva suya en el 80, y vi una persona extremadamente capaz, responsable, conocedor de la institución, con honradez y carisma. Y el tercero, que me sorprendió, fue lo de Alarcón y el tema de la ‘Cultura Nacional’, que me pareció brillante. Estuve seis años en la directiva con él, primero como segundo vicepresidente y después como secretario general. Aprendí con Alarcón, con Sienra, con Iocco. De todos aprendí algo, y de los compañeros que tenía.

-Usted promueve a Daniel Enríquez para la parte deportiva. ¿Ya lo habló con él? ¿Qué le manifestó? Él tiene contrato vigente con Cerro Porteño.

-Ya hablé con él, tenemos profunda amistad. Con Daniel tenemos un grupo de cinco personas con las cuales nos juntábamos a almorzar una vez por mes antes que él se fuera a Cerro Porteño, entre ellos Ricardo (Alarcón) y Guillermo Pena. Lo veo como viable porque con Daniel, Olmos, Luis Bruno y yo aprendimos a trabajar hombro con hombro en muchas cosas de las chiquitas de Nacional. Por ejemplo, el tema de que los técnicos tenían que durar.

-Precisamente, si usted gana: ¿qué pasará con Alexander Medina?

-Yo a Daniel (Enríquez) no le dije que lo quería de gerente deportivo, le dije que lo quería como director deportivo, con una persona más que ponga cabeza en el pensamiento deportivo de Nacional. Daniel tiene que ser el jefe. Él tiene que elegir a esa persona y a su vez ellos tienen qué indicar quién debe ser el técnico. Si dicen que el indicado es el ‘Cacique’, bárbaro, yo no tengo problemas con él, pero sí me gustaría hacer una evaluación con él, porque toda persona que tenga un cargo en Nacional será evaluado.

-Usted dijo que quiere a Daniel Enríquez como director deportivo y más abajo a un gerente deportivo; ¿piensa en Alejandro Lembo para ese lugar o cree que su ciclo debe terminar?

-La pelota se la paso a Daniel. Será una decisión de él donde debe explicar por qué considera que debe continuar o que debe dejar su cargo. Yo de hincha tengo que pasar a ser directivo; ahí hay que ponerse una armazón de hierro y no ser flexible a los pedidos.

-Se realizó la Memoria y Balance y el pasivo se elevó a 26 millones de dólares. ¿Cómo se hace para disminuir ese déficit institucional?

-Hay algo grande que es el tema de los sueldos del plantel. El fútbol es un espectáculo. Si usted va al cine o al teatro, ¿cuántos primeros actores hay? Dos o tres, no más. Esas son las dos o tres estrellas, a las que se les debe pagar como tales. Después los demás acompañan. Se le fue la mano a la directiva actual en este tema. Se va a controlar. Como decisión política, Nacional debe jugar con seis chicos de formativas, de 18, 19 años y en el Primero. Si en el período de Alarcón vendimos por un valor bruto de 32 millones de dólares, cerca de 24 netos, estos últimos gobiernos no vendieron nada. Entonces, la venta de jugadores es fundamental. Para que haya venta tiene que haber jugadores en el Primero, jugando, compitiendo, ganando campeonatos y ahí se valorizan mucho más. No me asusté con la Memoria y Balance. Yo lo sabía, y si yo acepté ser candidato a presidente es porque me gustan las difíciles.

-¿Y se puede ser competitivo jugando con tantos juveniles?

-¿Y por qué no? En el 80 eran 18 jugadores, entre los cuales había juveniles. Y esos 18 tenían mucha mística. Hay que darle y darle a la cabecita. ¡Con 18 jugadores se conquistó el Uruguayo, la Libertadores y la Intercontinental!

-También en esa época la brecha económica entre algunos clubes no era tan importante como en el presente...

-No es tan grande la diferencia económica. Porque el plantel de San Lorenzo gana menos que el de Nacional, lo mismo que Fluminense. Entonces, hay que tener mística.

-¿Y cómo se hace para que Nacional vuelva a tener esa mística de la que habla?

-El jugador de fútbol siempre cree que el dirigente lo está engañando. Nosotros como directivos nunca cobramos un peso, somos honorarios. Le tenemos que dar confianza y volver a la mística que supimos tener en otras épocas.

¿Cómo tiene que ser el vínculo de Nacional con los representantes?
Pablo Bentancur, empresario

Lo primero que tiene que hacer Nacional es fortalecerse económicamente. Sin fortaleza económica no se logra que los empresarios no se impongan. Hay que buscar la manera de fortalecerse y tener una estructura fuerte. En segundo término, hay que dialogar en plano de igualdad. Nosotros le vamos a dar jugadores formados y ellos van a sacar un porcentaje. Respetando su papel, pero tiene que ser de igual a igual.

¿Qué va a pasar con el Gran Parque Central?
Inauguración del segundo anillo de la Abdón Porte en el Gran Parque Central. Foto: Gerardo Pérez

Nacional tenía una joyita ahí. Después se enloquecieron por vanidades. La vanidad ha matado a Nacional. Nacional debe estar unido con pacificación. Miramos a nuestros vecinos, que hicieron un estadio de 42.000 personas y pensamos que teníamos que hacer lo mismo. ¡No! ¿por qué? Cometimos un error enorme. Tenemos que llevarles una propuesta, que tiene que estar terminada antes del 14 de mayo del 2019, porque estamos cumpliendo los 120 años.

¿Cuál es la fortaleza de su grupo de trabajo?
Foto: Marcelo Bonjour

Nuestra fortaleza es ser cristalinos. Vamos a tener un juramento de nuestros deberes como directivos. Buscamos la honradez, la sinceridad para los socios y mucha energía para trabajar. Saldremos a recorrer el interior. Tenemos un programa para el interior y lo estamos repartiendo en estos días, donde proponemos que una vez por mes tengamos que hacer una directiva en el interior, como se hacía en la época de Ricardo, que formaba parte de la Cultura Nacional.

¿Qué personas llevará como delegados en la AUF?
Guillermo Pena, Leonardo Costa, Alvaro Collazzi.

Uno es el tercero de la lista, Álvaro Currais. Y me gustaría tener una buena charla con Guillermo Pena porque es gran amigo. Si no es delegado, considero que tiene que estar en algún lado como consejero porque es una persona muy capaz y preparada en esto. Él había armado en el último año de Alarcón el curso para dirigentes, que todos los de Nacional tenían que hacer, aunque después se empezó a diluir por problemas internos y por la campaña electoral.

¿Está de acuerdo con los que dicen que Nacional perdió peso en la AUF?
fachada de la AUF

Sí. Pero muchos de los dirigentes que son en parte responsables de eso, están en algunas de las listas... Si perdió peso es porque esos dirigentes no hicieron fuerzas para que Nacional esté arriba. Voy a hacer otro planteo: en Uruguay el 80% de la gente es de Nacional y Peñarol, 5% de los otros y al 15% no le interesa el fútbol. Pero los presidentes de AUF de los últimos 20 años son todos de ese 5%... No se entiende.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)