GRAN PARQUE CENTRAL

Nacional debe pagarle 800.000 dólares a la Intendencia de Montevideo

Los tricolores incumplieron una normativa con la altura de los palcos que se construyeron en la tribuna Atilio García. También deben hacer una serie de obras en los alrededores que no se han concretado hasta el momento. 

Nacional y Fluminense en el Gran Parque Central. Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.

Las obras del Gran Parque Central siguen dando que hablar y han sido un dolor de cabeza para la nueva directiva encabezada desde diciembre por José Decurnex. Por ejemplo, hay palcos que ya fueron vendidos hace tiempo en la tribuna José María Delgado y que todavía no han sido entregados. Pero ahora surgieron otros inconvenientes que tienen que ver con incumplimientos con la Intendencia de Montevideo. 

Nacional comenzó a realizar  la obra de ampliación del Gran Parque Central (GPC) sin las autorizaciones correspondientes y traspasando ampliamente la altura máxima que era viable en esa zona de la ciudad, de acuerdo a la normativa vigente para lugares urbanos como es el lugar donde está el GPC, según le explicó a Ovación una fuente de la Intendencia de Montevideo. Vale recordar que las obras de remodelación del escenario tricolor empezaron bajo la administración de Eduardo Ache. 

La Intendencia intimó a Nacional a que regularizara su situación por las obras en su escenario y luego de una larga negociación con la Intendencia llevada adelante por la administración de José Luis Rodríguez, Nacional se comprometió a llevar adelante una serie de obras en la zona para compensar el impacto que el GPC genera en el entorno. Se habló sobre la urgencia de arreglar el entorno inmediato del lado de la calle General Urquiza. En ese lugar se acordó que Nacional tiene que hacer una plaza, una explanada y un estacionamiento subterráneo, en algo que también fue solicitado por el Ministerio del Interior para una mayor seguridad. Ninguna de estas obras fueron iniciadas.

Nacional no sólo no realizó esas obras que ya estaban acordadas con la Intendencia de Montevideo sino que también incumplió otros aspectos formales y necesarios en cualquier obra.

Por haber superado la altura máxima de los palcos que se hicieron en la tribuna Atilio García, Nacional debe pagar lo que se llama el “mayor aprovechamiento”, pero ese hecho debe aceptarse antes de iniciar la obra y no después, porque si se quiere superar la altura, la obra tiene que ser autorizada directamente por la Junta Departamental. Y lo que sucedió fue que se inició la obra sin las autorizaciones correspondientes.

Hay que tener en cuenta que el mayor aprovechamiento no es una multa sino el derecho que tiene que pagar cualquiera que quiera superar la altura máxima que exige la normativa, pero solamente si la Intendencia y la Junta Departamental aceptan que se puede superar la altura máxima en ese punto.

En el caso del Gran Parque Central, si la Junta Departamental lo aprueba, lo que debería pagar Nacional serían 800.000 dólares. Desde Nacional confirmaron que deben pagarle un monto a la Intendencia de Montevideo, pero no especificaron de cuánto se trata. En las redes sociales circuló la versión de que eran dos millones de dólares, pero ese monto no es real. 

¿Cómo sigue la situación de ahora en más?

Nacional no tiene un plazo determinado para pagar porque debería haberlo hecho antes de empezar la obra del GPC. Eso suponiendo que la Junta Departamental autorice que se supere la altura en el escenario albo.

¿Qué sucede si la Junta Departamental no autoriza la obra? Por lo general ese hecho no sucede porque la obra está prácticamente terminada. Menos aún con una obra de esta envergadura. Pero si no se autorizara, habría tres caminos de solución: se puede exigir la demolición (que desde la Intendencia lo descartaron); determinar que se trata de una edificación inapropiada, por lo que Nacional tendría que pagar una multa importante en la contribución inmobiliaria hasta que se corrija la obra (o sea, en este caso, para siempre); o que se le exija a la institución que haga un conjunto importante de obras para compensar el daño que le causa a la ciudad. Todo esto sería sin contar que Nacional tiene que hacer sí o sí las obras a las que ya se comprometió para obtener la habilitación. 

Desde la Intendencia afirman que las quejas de los vecinos cada vez que hay partidos de Nacional son muchísimas. Según señalaron fuentes departamentales, hay decenas de familias que directamente se van de sus casas cuando hay partidos y que se reiteran las denuncias por ruido, vibraciones, suciedad y vandalismo. Si se hubieran buscado los permisos previo a iniciar las obras, como corresponde, estaba la posibilidad de que la Junta Departamental los negara teniendo en cuenta que, con la obra, el escenario prácticamente duplicó su capacidad en una zona urbana. 

Directivos de Nacional ya fueron a la Intendencia de Montevideo para buscarle una solución a este problema y se reunieron con el Intendente Daniel Martínez y son optimistas en que se pueda llegar a buen puerto, sin la necesidad de pagar ese importe o buscando alguna otra alternativa. Esto fue confirmado a Ovación tanto por dirigentes de Nacional como por fuentes de la Intendencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)