CAMPEONATO URUGUAYO

Nacional es campeón en fútbol femenino: de la racha que corta al triple festejo del DT

Las chicas tricolores vencieron a Fénix por 5-0 en la última fecha del Uruguayo Especial y de esta manera se adjudicaron el título en Primera División.

El festejo de las jugadoras de Nacional tras el título en fútbol femenino. Foto: Francisco Flores.
El festejo de las jugadoras de Nacional tras el título en fútbol femenino. Foto: Francisco Flores.

Tan solo empatar ante Fénix le alcanzaba a Nacional para ser las nuevas campeonas del Torneo Rexona de Primera División. El hecho de llegar invictas a esta última jornada, y de haber ganado el clásico, dejaban a las dirigidas por Diego Testas a un paso de la gloria, pero no quisieron sorpresas y terminaron goleando.

La diferencia fue de 5-0, pero si no hubiera sido por la gran tarea de la arquera albivioleta Jimena Alaníz, el resultado podría haber crecido en dos o tres goles más.

Se vio una vez más un equipo de Nacional muy ofensivo y con mucha velocidad por las bandas, lo que ha sido constante en cada uno de los 13 juegos que disputó en el año de los cuales ganó 12 y empató uno solo, mostrando así su superioridad.

La racha.

Para Nacional volver a ser campeón era el gran objetivo teniendo en cuenta que acumulaba ocho temporadas sin hacerlo.

Las tricolores que se quedaron con el primer torneo AUF de la historia en 1997, y que además se consagraron en el 2000, 2010 y 2011/12, alcanzaron de esta manera su quinto trofeo y cortaron la racha negativa que se dio en los últimos años tras un título de Cerro, cuatro de Colón y tres de Peñarol. Precisamente, aunque tal vez no era el objetivo primordial, las chicas tricolores le impidieron a su tradicional rival alcanzar el tetracampeonato.

El festejo de Nacional campeón en el Torneo Rexona de Primera División de fútbol femenino. Foto: Francisco Flores.
El festejo de Nacional campeón en el Torneo Rexona de Primera División de fútbol femenino. Foto: Francisco Flores.

Las figuras.

Sería injusto dejar a alguna de las chicas afuera de las destacadas porque realmente fue el plantel entero de Nacional el que tuvo una gran performance a lo largo del torneo lo que llevó a las tricolores a un exuberante nivel colectivo y a depender de individualidades cuando las cosas no salían.

La seguridad de Josefina Villanueva en el arco acompañada por Valeria Colman. Las llegadas al ataque de Antonella Ferradans, el balance de las hermanas Romina y Sabrina Soravilla y Daniela Olivera, la velocidad que no faltaba por las bandas con Ferrari, Ferrada o Lima, el buen pie de Gómez y la contundencia ofensiva de Juliana Castro y Esperanza Pizarro fueron un combo perfecto para un equipo que fue bien ejecutado de la mano del entrenador Diego Testas y apoyado por relevos que cuando ingresaron no desentonaron.

El festejo de Esperanza Pizarro tras uno de sus goles en el Nacional-Fénix de fútbol femenino. Foto: Francisco Flores.
El festejo de Esperanza Pizarro tras uno de sus goles en el Nacional-Fénix de fútbol femenino. Foto: Francisco Flores.

Un triunfazo.

En la pasada jornada se vio más de lo mismo que Nacional había mostrado durante el año y que se potenció en el Uruguayo Especial donde sabía que la meta era el título y por ende también la clasificación a la Copa Libertadores 2021.

El primer gol demoró en llegar, sobre todo por Alaníz, pero cuando Esperanza Pizarro conectó la volea que terminó dentro del arco la historia parecía sentenciada. Las tricolores jugaron mucho más distendidas y aprovecharon los espacios que dejó Fénix para golear.

En el complemento Nacional abrió el manual de los golazos y un remate lejano de Sofía Ferrada y dos tiros libres (uno de Ferrada y otro de Pizarro) configuraron la goleada que iba a cerrar Sabrina Soravilla en un gol que significó mucho para ella, para su hermana y para sus compañeras, luego de la pérdida de un familiar en las últimas horas.

El festejo emocionada de Sabrina Soravilla tras su gol anotado en el Nacional-Fénix. Foto: Francisco Flores.
El festejo emocionada de Sabrina Soravilla tras su gol anotado en el Nacional-Fénix. Foto: Francisco Flores.

A esa altura las miradas iban todas para Anahí Fernández ya que esperaban el silbatazo final que significara la consagración. El mismo no se hizo esperar y a los 90’ exactos sonó para confirmar el título de las chicas tricolores que se fundieron en un abrazo entre titulares, suplentes y cuerpo técnico.

La copa y las medallas se hicieron presentes en el campo de juego y el festejo se multiplicó. Luego de mucho trabajo y de una temporada tan especial que tuvo parates, fechas suspendidas y un certamen un tanto particular, Nacional consiguió el objetivo que se puso allá por enero cuando comenzó a trabajar y cuando tuvo su primer amistoso: ante River Plate de Argentina.

Un plantel que con mezcla de experiencia y juventud logró alzar el título, cortar una larga racha de varios años sin poder consagrarse y además poner en las vitrinas tricolores un nuevo trofeo. El quinto para ser precisos que ahora también lo coloca en la escena internacional apuntando a la Copa Libertadores.

El triple festejo del DT

El entrenador tricolor Diego Testas atendió a Ovación mientras viajaba a San Carlos y es que por la tarde iba en busca de su segundo título en el mismo día porque también está al frente del cuerpo técnico del equipo Sub 19 de Nacional que dependía de sí mismo para ser campeón del Uruguayo. La goleada de 8-0 ante Atenas lo aseguró y así Testas consiguió festejó por duplicado.

Respecto a lo que fue la consagración en Primera División aseguró: “Es una felicidad inmensa porque son los objetivos que ponemos a principio de año, pero que hasta conseguirlo no estás feliz. Dieron fruto las 50 semanas de trabajo y se notó”. El técnico no dudó en confirmar que lo mejor que tuvo el plantel fue “la respuesta a nuestro trabajo. Estaban convencidas de que lo que ofrecíamos era lo mejor, trabajamos de forma profesional y ellas respondieron bien a lo largo del campeonato y demostraron que fueron las mejores”.

Testas remarcó que “el trabajo en lo físico y anímico también fue clave. El equipo respondió muy bien y Javier Noble es un preparador de primer nivel. Hubo momentos donde jugamos entre semana y fin de semana y ahí fue clave la preparación que tuvimos en el año”.

Al entrenador se le termina el contrato el próximo 31 de diciembre y aunque admitió que deberá sentarse a hablar en la renovación su intención es quedarse. “El club nos brinda las posibilidades para trabajar. No hay un lugar en Uruguay donde pueda trabajar mejor. Los resultados siempre son importantes, pero el trabajo en sí es reconocido por Jorge Giordano e Iván Alonso, aunque el título es las confirmación de ese trabajo y en ocasiones definen algunas situaciones”.

Las últimas horas no fueron sencillas para las hermanas Soravilla, pero Testas recalcó que demostraron “el compromiso que tienen con el plantel. Ayer (por el sábado) no entrenaron y se quedaron con su familia, pero me dijeron que querían jugar. Lo hicieron y muy bien e incluso Sabrina pudo anotar un gol”.

El título viene con la clasificación a la copa internacional y manifestó: “Hay que ir y competir para ganarla, siempre sin descuidar lo local”.

Testas confesó que no olvidará jamás el 20 de diciembre de 2020 porque además de los dos títulos festejó por triplicado: también fue el cumpleaños de su hija.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados