COPA LIBERTADORES

El Nacional Mr. Hyde anda suelto en América

El tricolor venció 1-0 a Atlético Mineiro con otro gol de Gonzalo Bergessio, quien con un potente cabezazo cerró la mejor jugada elaborada por el equipo de Eduardo Domínguez, que inició el certamen con dos triunfos consecutivos.

Gol de Bergessio a Mineiro
Bergessio gana en el salto y mete el frentazo para el 1-0 de Nacional a Atlético Mineiro. Foto: Gerardo Pérez

Dos partidos, seis puntos, dos goles convertidos por su goleador, cero en el arco, líder del grupo. Ese es el Nacional de la Copa Libertadores de América, uno muy distinto en su andar al que cada fin de semana anda a los tumbos en el Torneo Apertura. ¿Es distinto este equipo tricolor versión internacional que el de la local? Y... sí. Pero no por su accionar, sino por su efectividad.

Ganar no es lo importante en el fútbol; es lo único. Lo extraño del caso es que este Nacional es que tiene su cara Mr. Hyde (el temido) en lo internacional, donde supuestamente se enfrenta a equipos con mayor jerarquía. Es cierto que Zamora (el vencido en el debut y como visitante) no pasa por su mejor momento, porque vive los trastornos del día a día venezolano (de hecho se acaba de suspender el torneo local en ese país), pero no se puede ni se debe menospreciar el haber sacado un triunfo en su terreno. Mucho menos se puede decir que Atlético Mineiro es un equipo débil. Se ganó el derecho a estar en el Grupo de la Libertadores luego de haber superado dos fases, en las que eliminó a otros dos uruguayos: Danubio primero y Defensor Sporting luego. Es decir que sabe cómo jugarle a los de este sector del mundo.

Sin embargo, Nacional vuelve a ser el Dr. Jeckyll (el bueno) en el fútbol local y no puede con Boston River, con Racing (que va último en el Apertura), con Wanderers (que lo goleó) ni con Liverpool. ¿Cómo explicarlo? Una de las razones es que en el ámbito local a Nacional lo esperan. Juegan con la necesidad que tiene de llevar la iniciativa como cuadro grande que es. En lo internacional le proponen más, porque Zamora llevó la iniciativa y si bien anoche ante Mineiro el tricolor tuvo mayor posesión de pelota (57% contra 43%), en el primer tiempo fue superior el conjunto brasileño, que no se fue en ventaja al descanso porque el palo impidió el gol de Zé Welison.

Desde el funcionamiento colectivo, Nacional no fue muy diferente ayer a lo que ha mostrado hasta ahora. Falló muchos pases, dejó espacios a espaldas de los laterales (especialmente de Zunino), fue superado en velocidad en el medio y adelante no tuvo fuerza, al punto que no remató al arco en la primera mitad.

Tuvo un cambio de actitud sí en el segundo tiempo y arrinconó al rival. Y lo fundamental fue que se transformó en un equipo efectivo. El tricolor tuvo dos llegadas claras: un cabezazo de Zunino y otro de Bergessio. Este último, luego de la mejor jugada colectiva del equipo en 90’ (pausa, pase del “Chory” Castro a Viña y centro) fue el gol del triunfo.

El Nacional Mr. Hyde anda suelto por América y haciendo gala de su historia. El Nacional Dr. Jeckyll todavía está buscando la fórmula que le haga efecto en el Apertura.

Primer tiempo

Nacional se fue al descanso sin haber efectuado ni un solo tiro al arco frente a Atlético Mineiro. El equipo brasileño tampoco hizo gran cosa por el espectáculo en esos primeros 45 minutos, pero al menos metió un tiro lejano en el palo y obligó a un par de despejes de Esteban Conde.

El tricolor se paró con un 4-1-2-1-2, es decir que armó un rombo en el medio con Gabriel Neves (la sorpresa en la oncena) como tapón, Felipe Carballo por derecha, Joaquín Arzura por izquierda y Santiago Rodríguez como enganche. Gonzalo Bergessio y Gonzalo Castro fueron los puntas.

Nacional tuvo así un buen control del mediocampo, aunque cuando pusieron balones a las espaldas de Mathías Zunino (lateral derecho) Mineiro generó peligro. Y fue el que tuvo las mejores posibilidades, la más clara un remate al palo de Zé Welison desde lejos.

Una vez más al equipo de Eduardo Domínguez le faltó peso ofensivo y prolijidad para salir desde el fondo.

Segundo tiempo.

Fue otra la actitud con la que salió el tricolor a jugar la segunda mitad. Tuvo mayor agresividad en sus avances, fue más profundo, comenzaron a soltarse algunos jugadores como Zunino y así el local comenzó a poner gente en el área de Mineiro, que se vio sorprendido.

El técnico movió las piezas, puso un par de cambios, pero cuando intentaba despabilar a su equipo llegó el tanto tricolor. El "Chory" Castro recibió por izquierda, hizo la pausa, puso un pase sin mirar hacia la banda para que Matías Viña desbordara, llegara hasta el fondo y pusiera el centro al corazón del área. Gonzalo Bergessio se encargó del resto.

El goleador argentino (tercer partido consecutivo que anota) se elevó con potencia, le ganó en el salto a Igor Rabello y metió el frentazo bajo para marcar el 1-0. Gol, festejo y desahogo para un Nacional que precisaba ese golpe de tranquilidad.

Al final, un poco por los cambios y otro por instinto de supervivencia, el tricolor se metió atrás y sufrió los embates de un Mineiro que tuvo pocas ideas y también fue muy tibio como para rescatar un empate.

Nacional inició la Copa Libertadores mucho mejor que el Torneo Apertura, con dos triunfos en dos presentaciones, sin goles en contra y con su goleador implacable desde que es titular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)