TORNEO CLAUSURA

Nacional aprovechó un error que cambió todo y mantuvo el invicto en el año

El gol de Felipe Carballo y el fallo de Cristopher Fiermarín trastocó el trámite del juego en el Estadio Charrúa. 

El festejo de los jugadores tricolores. FOTO: Estefanía Leal.
El festejo de los jugadores tricolores. FOTO: Estefanía Leal.

A Nacional se lo puede tildar de defensivo, de que genera pocas situaciones de gol, de que su juego no es vistoso, pero es un equipo “gasolero”, que sabe aprovechar las situaciones de gol que genera y es efectivo. El equipo tricolor volvió a ganar, quedó segundo en el Torneo Clausura, a dos unidades del líder Liverpool, y sacó nueve puntos de diferencia en la Tabla Anual, que pueden ser ocho si hoy Peñarol vence a Deportivo Maldonado como local.

Esta vez el que sufrió a Nacional fue Montevideo City Torque, que hizo méritos para quedarse con algo más en el Estadio Charrúa, pero que se quedó con las manos vacías, sin el liderazgo del certamen y sin la posibilidad de achicar la brecha en la acumulada.

El partido había sido parejo en los primeros minutos, hasta que Montevideo City Torque fue volcando sus jugadas hacia el sector izquierdo del ataque, donde Leandro Otormín encaró y complicó a Armando Méndez y Mathías Laborda.

Pero el número 20 de los celestes falló en la definición: un mano a mano que tiró por encima del arco, un fuerte remate que le tapó Sergio Rochet y otro tiro que se le fue afuera.

Torque se mostraba mejor en el partido, la mitad de la cancha era de poco tránsito y los conducidos por Pablo Marini evidenciaban con claridad su idea de juego, con mucho toque, profundidad por las bandas y jugadas colectivas bien hilvanadas. Nacional, en cambio, estaba como agazapado, y hasta algo desconectado.

Pero falló Cristopher Fiermarín y el partido cambió de manera rotunda.

Fiermarín es un gran arquero, pero no tuvo una buena noche frente a los tricolores. FOTO: Estefanía Leal.
Fiermarín es un gran arquero, pero no tuvo una buena noche frente a los tricolores. FOTO: Estefanía Leal.

Gabriel Neves le dejó servida la pelota a Felipe Carballo a los 40 minutos, el “20” remató a colocar desde afuera del área en lo que parecía una pelota fácil para el arquero, pero el balón se le escabulló por debajo del cuerpo. No solo eso, apenas dos minutos después Nacional puso el 2-0.

Se escuchó claramente el “largooo” del técnico Jorge Giordano, Martínez le hizo caso y mandó a correr a Brian Ocampo (está encendido), el floridense le ganó a su marcador y le cedió el gol a Gonzalo Bergessio, que se anticipó a la marca de Diego Arismendi y a la salida tímida del guardameta.

El grito de gol de Gonzalo Bergessio para Nacional. FOTO: Estefanía Leal.
El grito de gol de Gonzalo Bergessio para Nacional. FOTO: Estefanía Leal.

Aunque ese marcador era exagerado para lo que había sido la primera parte, a Nacional poco le importó y fue como los boxeadores cuando quieren noquear a sus adversarios, porque incluso luego del gol del capitán, Armando Méndez hizo una jugada maradoniana que por poco no terminó en gol del lateral derecho.

En el segundo tiempo Torque dominó, buscó las espaldas de Agustín Oliveros y creció en el partido el lateral Franco Pizzichilo. Las veces que los “ciudadanos” llegaron a fondo exigieron a Rochet, que respondió en cada intervención.

Si bien Sebastián Guerrero logró descontar, Nacional estuvo ordenado y aguantó el resultado favorable en un estadio en donde los albos no jugaban desde 2008.

Nacional es el cómodo líder de la Tabla Anual y va por el Torneo Clausura. Ya habrá tiempo de jugar mejor.

La cinta de Arismendi, la que era del "Morro", en homenaje a su gran amigo. FOTO: Estefanía Leal.
La cinta de Arismendi, la que era del "Morro", en homenaje a su gran amigo. FOTO: Estefanía Leal.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados