FÚTBOL URUGUAYO

"Nacho" Nicolini disfruta en Deportivo Maldonado: "un club serio"

Tras varios meses sin equipo hoy disfruta viviendo en Punta Ballena mientras se prepara para ser padre y hacer su estreno en el equipo fernandino.

Ignacio Nicolini luciendo los colores de Deportivo Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo.
Ignacio Nicolini luciendo los colores de Deportivo Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo.

A los 31 años, Ignacio Nicolini comienza un nuevo camino en el este. Hace pocos días que comenzó a entrenar en Deportivo Maldonado, pero ya se siente muy cómodo casi como en casa. Vivir en la tranquilidad de Punta Ballena, al lado de lo de su amigo Danilo Lerda, también lo tiene muy contento. Y ni que hablar de la pronta llegada de Bautista, que nacerá en septiembre y al que mucho esperaron él y su esposa Jessica.

“Somos primerizos, todo es nuevo para nosotros. Estábamos buscando hacía tiempo, pero como estuvimos en el exterior se complicaba. Y cuando volvimos mi mujer estaba buscando trabajo y como que quedaba un poco mal que quedara embarazada enseguida. Ahora lo decidimos y se dio. Va a nacer en la primera semana de septiembre. Espero que llegue entre semana así puedo estar en el parto, porque va a nacer en Montevideo y voy a tener que salir corriendo”, contó el volante, quien comparte su vida con Jessica desde hace 15 años.

nicolini
Ignacio Nicolini junto Jessica en Punta Ballena donde viven: ambos esperan a Bautista para setiembre. 
EN EL DEPOR

Una buena impresión

“Estoy muy feliz en Deportivo Maldonado. Ya habían tenido interés en contratarme a principio de año, pero por razones que pasan solamente por mí decidí esperar un poco más y al final me quedé sin equipo y vino la pandemia. Por suerte, ahora se dio de vuelta y me vine rápidamente”, contó quien estuvo varios meses sin equipo. Su demora en responder a principios de año se debió a un interés de Liverpool y de Defensor Sporting. “Decidí esperar por esas posibilidades. Especulé un poco con eso, aunque en realidad no había nada concreto. Lo concreto era lo de Deportivo, donde tenía todo para venirme. Pero por algo no se dieron las cosas y sí se dieron en este momento”.

Nicolini se sorprendió con el equipo fernandino. “Encontré un club serio, que te brinda todo y donde no te hace falta nada. Tienen todo lo que necesita un jugador profesional. Aparte de eso, también me sorprendió la calidad humana del plantel. En un par de días me adapté al grupo. Me hicieron sentir como si hubiera jugado un año con ellos. Todo espectacular”, relató “Nacho”, quien se reencontró con su gran amigo Danilo Lerda y con su excompañero en formativas de Bella Vista, el zaguero Gastón Pagano.

“Con Danilo fuimos compañeros en Peñarol y nos hicimos muy amigos. Nuestras señoras también son amigas. Es una relación que ya viene de hace tiempo. Y con Gastón fuimos compañeros en la Séptima y Sexta División de Bella Vista. Nos conocemos hace mucho y nos tocó volver a juntarnos ahora”.

Ignacio Nicolini luciendo los colores de Deportivo Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo.
Ignacio Nicolini luciendo los colores de Deportivo Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo.
PAPAL

Su amor por Bella Vista

A propósito de Bella Vista, Nicolini llegó al equipo papal cuando tenía solamente 12 años. Es hincha e incluso estuvo entrenando allí los meses en que no tenía equipo antes de la pandemia. “Me identifico mucho con Bella Vista. Llegué siendo un niño para jugar en Novena. No me quedaba cerca porque soy del Hipódromo de Maroñas, pero era un club que estaba muy prolijo en esa época en la que acababan de hacer el complejo Bauzá. Estaba muy ordenado y mis padres estaban interesados en que fuera a un club así. Me tomaba el 306 todos los días”, contó quien hizo todas las juveniles en el club y debutó en Primera de la mano de Gustavo Matosas.

El cariño que me dieron siempre en Bella Vista es impresionante. Siempre estoy presente en los cumpleaños, más este año que son 100 años. En el club saben que voy a retirarme ahí. Ese contrato ya está firmado”.

Ignacio Nicolini defendiendo los colores de Bella Vista. Foto: Archivo El País.
Ignacio Nicolini defendiendo los colores de Bella Vista. Foto: Archivo El País.

De Bella Vista pasó a Peñarol, donde estuvo dos temporadas y supo lo que es jugar con el plus de su gran hinchada a favor. “En mi pasaje por Peñarol me sentía bien, pero creía que merecía más chances de las que tuve. Igual ser campeón uruguayo fue una felicidad bárbara, lo mismo que jugar la Copa Libertadores”.

El volante reconoce que muchas veces durante su carrera no se permitió disfrutar porque siempre estaba preocupado por el futuro. Ahora, más maduro, está dispuesto a hacerlo. “Estuve muchos años pensando en lo que podía venir y no disfrutaba del momento ni del lugar en el que estaba. A partir de esta pandemia, en la que estuve mucho en mi casa y sin equipo, tomé la decisión de disfrutar. Y rendir lo mejor posible, luego el tiempo dirá para qué estoy o por cuánto tiempo más voy a jugar. Hoy quiero vivir el día a día sin pensar más allá”, dijo quien aún tiene mucho para dar. “Soy joven y me he cuidado muchísimo en toda mi carrera. Físicamente estoy impecable y me siento muy bien conmigo mismo. Creo que estoy en mi mejor momento, pero uno nunca sabe lo que puede pasar; por eso quiero disfrutar del fútbol”.

Ignacio Nicolini en su paso por Peñarol. Foto: Archivo El País.
Ignacio Nicolini en su paso por Peñarol. Foto: Archivo El País.
aventura

Su paso por el fútbol de Albania

La de Deportivo Maldonado es la séptima camiseta que defenderá el volante en su carrera. En un rápido vistazo asegura que vivió su mejores momentos en Bella Vista, Racing y en Europa, donde estuvo medio año en Albania y uno en Italia. “Yo quería salir al exterior tras unos buenos campeonatos en Racing. En Albania me encontré con un fútbol muy físico. Con mucho ritmo e intensidad. Me adapté rápido y tuve un buen rendimiento, no me pude quedar por un tema de pagos. No me iba a quedar en un lugar donde no me pagaban, pero estuvimos muy cerca de clasificar a la Europa League. Fue una experiencia que me sirvió para agarrar nivel y medirme con jugadores de otros países. Estuvo lindo y la ciudad era espectacular. Cuando nos fuimos nos hicieron una gran despedida a los extranjeros, pero no nos pagaban. Todo muy raro en Albania”, explicó sobre sus meses en el Flamurtari.

Ignacio Nicolini entrenando con los colores del Flamurtari.
Ignacio Nicolini entrenando con los colores del Flamurtari.

“Para poder comer me comunicaba en italiano y para hablar con el técnico en inglés, así que me las arreglaba bastante bien. El albanés era imposible, lo único que podía decir era buen día o buenas tardes y gracias”, agregó.

Pudo haber vuelto a Racing, donde siempre estaban interesados en su concurso, pero quería quedarse en Europa y fichó para el Monopoli de la C de Italia. “Me sedujo más que nada el campeonato donde había equipos como Reggina, Lecce y Catania. Me convencieron por ese lado y me fui”, contó antes de volver al presente.

Ignacio Nicolini defendiendo con los colores del Monopoli.
Ignacio Nicolini defendiendo con los colores del Monopoli.

Todavía no ha podido adaptarse a la idea del técnico Francisco Palladino, porque cumpliendo con el protocolo aún casi no han trabajado en lo táctico. “Hable con él varias veces, ya lo habíamos hecho antes de que llegara. A simple vista es un técnico que tiene muy claro lo que quiere: un equipo con mucha tenencia de pelota y muy intenso para recuperarla. Son cosas que me caracterizan a mí, por lo que me parece que me va a venir muy bien”.

Y al final se refirió a los objetivos del club. “Siempre hay ilusión, sobre todo por lo que nos brinda el club y por la calidad de jugadores que hay. Obvio que lo primero es la permanencia y tratar de salvarnos lo más rápido posible. Pero también conseguir algo más importante para el club como clasificar a una copa. Pasa por eso lado. Si hacemos las cosas relativamente bien, como estamos haciendo en los entrenamientos hasta ahora, se van a conseguir los objetivos. Ojalá podamos sacar una ventaja a corto plazo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados