PARO EN EL FÚTBOL

Lo que la Mutual decida ya no importa

El Ejecutivo de la AUF ofreció la seguridad a Más Unidos Que Nunca que tendrá vínculo directo en caso que la gremial de jugadores no apruebe la fórmula presentada por la comisión mediadora.

Los jugadores de Más Unidos Que Nunca en el Parlamento. Foto: Marcelo Bonjour
Los jugadores de Más Unidos Que Nunca deciden el futuro. Foto: Marcelo Bonjour

Si los planteles de los equipos de Primera y Segunda División Profesional aprueban la gestión realizada por los referentes del Movimiento Más Unidos Que Nunca (MUQN) con los integrantes del Consejo Ejecutivo de la AUF, la actividad deportiva se reanudará el próximo fin de semana. 

El accionar de este colectivo de jugadores será determinante, sin importar el papel que quiera jugar de ahora en más la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, porque los neutrales se comprometieron con MUQN a tener un trato directo en caso que la gremial no apruebe la fórmula presentada por la comisión mediadora para iniciar el diálogo entre ambas partes.

El encuentro llevado a cabo en el domicilio del escribano Edgar Welker y con la participación de los cinco integrantes del Ejecutivo, incluido el presidente Wilmar Valdez, y de varios de los futbolistas integrantes del Movimiento Más Unidos Que Nunca abrió decididamente las puertas para la finalización del conflicto que paralizó la actividad en el fútbol uruguayo.

Para que ello acontezca, fue importantísimo el papel que jugaron los dirigentes. Desbordados por la incomprensible postura de la Mutual de Futbolistas, que en dos oportunidades puso la marcha atrás cuando se había avanzado para despejar el camino y encontrar una solución mediante el diálogo, ofrecieron a MUQN la seguridad de que nada impedirá que haya un trato directo con ellos aunque la gremial no responda positivamente a los puntos presentados por la comisión mediadora.

En primer lugar, lo que se necesita es que MUQN respete y acepte estos tres puntos: 1) elecciones anticipadas en la gremial en abril; 2) que las partes levanten todas las denuncias cruzadas vigentes; 3) conformar una comisión electoral con integrantes de las dos partes.

Dado este paso, se viabiliza el regreso de la actividad. Los futbolistas levantan la medida y la AUF los reconoce como una fuerza gremial. Ya de hecho lo son, porque este colectivo es el que tomó la determinación de parar el fútbol.

Aunque la Mutual no apruebe la fórmula, quedará al margen de todo. Es más, MUQN puede constituirse, generar autoridades y sin necesidad de irse de la Mutual seguir negociando con la AUF.

En ese caso, también quedó acordado que se respetará el convenio colectivo, que el estatuto del jugador no caerá y que cualquier modificación que sea necesaria realizar será fruto de la negociación entre patrones y empleados.

Entendiendo que todo es perfeccionable, se estableció que lo que falte se agregará en base al diálogo entre las partes. Para la AUF, allí será cuestión de dialogarlo con una gremial o con dos. Aunque existe la posibilidad de que el grado de representatividad que tengan ambos colectivos de jugadores sea lo que termine inclinando la balanza hacia un sector.

En ese tema, debería aparecer organismo independiente que defina, con algunos mecanismos, cuál de los dos sectores es el que representa a la mayor cantidad de futbolistas. Perfectamente, podría ser el Ministerio de Trabajo quien cumpla con esa función.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados