fútbol

Murió el hombre que ayudó al FBI a destapar la corrupción en FIFA

Chuck Blazer, exsecretario general de la Concacaf, falleció a los 72 años. Fue la pieza clave en la investigación de lo que se conoce como FIFA Gate.

Muere Chuck Blazer
Muere Chuck Blazer

El exsecretario general de la CONCACAF, el estadounidense, Chuck Blazer, pieza clave en el desarrollo económico de la organización en la que fue directivo, y en el mayor escándalo de corrupción dentro del fútbol mundial, que se conoce por el FIFA Gate, falleció a la edad de 72 años.

Con sus confesiones de actos corruptos Blazer hizo que se provocase un escándalo global que provocó la caída del expresidente del mayor organismo del fútbol mundial, la FIFA, el suizo Joseph Blatter.

La muerte de Blazer fue anunciada por sus abogados Eric Corngold y Mary Mulligan desde sus oficinas en Nueva York, donde Blazer tenía su residencia.

En un comunicado, el equipo jurídico de Blazer expresó que "su mala conducta, por la cual tomó plena responsabilidad, no debería empañar el impacto positivo que Chuck tuvo internacionalmente en el deporte del fútbol".

Especialmente en todo lo relacionado con el desarrollo económico de la organización de la Concacaf y en el nacimiento de la actual Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS) para la que consiguió contratos millonarios de televisión.

Algo que sus abogados destacan en el comunicado oficial para dar a conocer su fallecimiento es que "gracias a su dirección y liderazgo, la Concacaf se transformó de ser una organización empobrecida por las deudas a ser rentable con ganancias millonarias".

Desde noviembre del 2013, cuando Blazer, durante una audiencia en que Blazer se declaró culpable de cargos federales, el exdirigente reveló de manera pública que padecía cáncer de recto, diabetes e insuficiencia coronaria.

Sin embargo, la figura de Blazer, una persona de gran simpatía, encanto y agudeza, que transcendió a través del mundo del fútbol, fue el verlo con un loro que solía llevar al hombro y con el que se presentaba en público.

Destacó aun más cuando suscribía los acuerdos desde una oficina y un apartamento que poseía en la Torre Trump de Nueva York y por la que pagaba grandes sumas de dinero.

Se desempeñó como secretario general de la Concacaf, el segundo cargo más importante del organismo, de 1990 a 2011. Fue también miembro del consejo ejecutivo de la FIFA de 1997 a 2013.

La incriminación del propio Blazer hizo que el resto del estamento y directivos del fútbol estadounidense no fuese nunca salpicado por el escándalo de corrupción que se descubrió dentro de la organización de la Concacaf, organización que tiene su sede en territorio estadounidense.

Lo que desencadenó

El FBI lo convirtió en su informante durante la investigación contra los más altos ejecutivos de la FIFA y las pruebas más reveladoras, según se supo recientemente, las aportó con grabaciones de comprometedores diálogos que obtuvo con un micrófono oculto. Con estos argumentos el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó cargos a un grupo de altos ejecutivos de la FIFA por soborno, corrupción y blanqueo de dinero.

Cual trama cinematográfica, la investigación del FBI se extendió a Suiza y tuvo su estreno el 27 de mayo de 2015 en Zúrich, ciudad sede de la FIFA, con la detención de catorce personas, siete dirigentes de la organización que celebraba entonces su Congreso anual con elecciones a presidente.

Como sospechosos de corrupción, fraude, lavado de dinero, extorsión y sobornos fueron detenidos el vicepresidente Jeffrey Webb (Islas Caymán), el presidente de la Confederación Sudamericana (Conmebol), el uruguayo Eugenio Figueredo, los presidentes de las federaciones de Venezuela, Costa Rica, Nicaragua y Brasil, Rafael Esquivel, Eduardo Li, Julio Rocha y José María Marín, junto al británico Costas Takkas, colaborador del presidente de la Concacaf.

Días después Interpol dictó órdenes de búsqueda y captura sobre el trinitense Jack Warner, vicepresidente de FIFA y presidente de la Concacaf, y el paraguayo Nicolás Leoz, presidente de la Conmebol durante 26 años (hasta 2013).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados