El Ánalisis

Munúa sacude la estructura

La derrota que Nacional sufrió el jueves brindó mensajes y enseñanzas valiosas. De esas que deberían marcan y establecer puntos de inflexión: 1) que de la misma forma que el fútbol uruguayo profundizó en un cambio cultural en su contenido en los últimos 15 años —y que este Nacional de Munúa parece acelerar con su propuesta—, también debe modificar la forma, la disciplina; 2) que quienes se equivocan ya no son encubiertos por sus pares, sino que deben salir a dar la cara.

LUIS EDUARDO INZAURRALDE

En el primer caso, la expulsión de Polenta y los reclamos y gestos reiterados de Alonso, que exceden a su función de capitán, desnudaron las debilidades en momentos en los que aflora la vieja cultura de actuar a la uruguaya. En estos tiempos que corren ya no gana el que pega más, ni el que grita más fuerte, sino el que está mejor preparado, obviamente sin apartarse de la entrega que viene adosada al futbolista uruguayo.

En el segundo caso, que Polenta y Alonso tuvieran que dar la cara el viernes, en la conferencia de prensa en Los Céspedes, fue una clara demostración de asumir responsabilidades. Un mensaje de Munúa que muy bien le hace al fútbol, a los futbolistas y a todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)