mirá el video

El mundo Suárez

"Lucho" hizo tres goles, metió al Barcelona en la final del Mundial y sumó otro récord en su exitosa carrera.

No juega Neymar... No importa. Tampoco juega Messi... Tampoco importa. Es que Barcelona tiene al mejor número nueve del mundo. Luis Suárez volvió a demostrar que está en un momento bárbaro y puso a su equipo en una nueva final del Mundial de Clubes.

De rebote, de volea y de penal. El uruguayo marcó tres goles, se robó todos los flashes e hizo olvidar por un rato las ausencias de sus compañeros de ataque.

Es cierto que enfrente estuvo el Guanghzou Evergrande, un equipo chino de menor calibre que a los que habitualmente enfrenta en la Liga de España y en la propia Champions League, pero los números hablan por sí solos. En los últimos 19 partidos, marcó 17 goles y le ha salvado las papas a Luis Enrique ante la seguidillas de lesiones del argentino y el brasilero.

Tiene el arco entre ceja y ceja. Todas las que toca, las manda adentro. Ayer destrabó el partido cuando iban 38 minutos y el Barcelona aún no había pateado al arco. Luego, amplió la ventaja con una genialidad y más tarde lo liquidó desde los doce pasos.

El conjunto “Culé”, con Suárez como estandarte, está en una nueva final del mundo. Él sigue viviendo esto como en sus inicios. Forcejea con todos los rivales, protesta cuando no le cobran un foul y se enoja si no le pasan la pelota aun cuando ya convirtió tres goles. Es el mundo Suárez, el mundo que el domingo puede ser suyo si vence a River.

Histórico.

En el partido de ayer, Luis Suárez rompió un nuevo récord con el Barcelona y sumó un hito más en su exitosa carrera deportiva. Con sus tres goles ante el Guanghzou Evergrande, se convirtió en el primer jugador en anotar un hat-trick en el Mundial de Clubes. Sin Lionel Messi, que sufrió un cólico nefrítico que lo descartó del partido semifinal, ni Neymar, con una rotura fibrilar, el “Pistolero” era el único jugador del tridente “Culé” que quedaba en cancha y en él cargaba la responsabilidad de los goles. No falló, se llevó la pelota y se metió en la historia más rica del certamen más importante a nivel de clubes.

El delantero uruguayo anotó tres goles que lo metieron en la historia como el único jugador en lograrlo en un partido en un Mundial de Clubes en las 12 ediciones que se llevan disputadas.

Además, si también tenemos en cuenta la tradicional Copa Intercontinental, igualó el récord que ostentaba el mismísimo Pelé. En 1962, el brasileño le marcó tres goles al Benfica cuando defendía la camiseta del Santos.

Líder positivo.

Como era de esperar, una vez finalizado el partido, Suárez habló con los medios de comunicación. “Sabíamos que dos de nuestros jugadores más importantes no estaban y lo único que había que hacer era estar muy concentrados para que no se escapase el partido”, explicó. “Ojalá que Messi se recupere lo más rápido posible y esté en la final. Esto es suyo también y de Neymar y Douglas”, agregó recordando a sus compañeros lesionados.
Sobre River, el rival de la final, señaló: “Sabíamos que había muchas posibilidades de jugar contra ellos. Por algo ganaron la Libertadores. El otro día dejaron claro que es uno de los grandes de América. Trataremos de ganar el partido. Será un lindo espectáculo”.

Finalmente, y con una sonrisa, aclaró que no hizo ninguna apuesta con Carlos Sánchez y Camilo Mayada, compañeros de selección.

Repercusiones.

Luis Enrique: “Luis Suárez es un asesino del área, un ‘killer’. Un jugador capaz de solventar de manera espectacular cualquier situación en el área”, dijo el DT al término del encuentro. Es un jugador indispensable para nosotros”, remató el asturiano.

Javier Mascherano: “Hablé con Messi y la verdad que está bastante mejor. Más allá de las ganas que tenía de jugar los dolores eran insoportables. Creemos que el domingo va a estar con nosotros. Hará todo lo posible por jugar la final”, señaló el futbolista argentino.

Luiz Felipe Scolari: “Hemos perdido 3 a 0 contra el Barcelona. Es una derrota que duele, pero por lo menos no nos han metido cuatro como al Madrid. Solo quiero agradecer a mi equipo lo que hicieron durante todo el partido”, dijo el DT del Guangzhou Evergrande.

Francescoli y el "Muñeco" lo vieron en vivo.

Marcelo Gallardo, sus asistentes y el manager Enzo Francescoli se acercaron a Yokohama para observar de cerca la otra semifinal. Un día después de la sufrida clasificación ante el Sanfrecce, el cuerpo técnico riverplatense quiso observar de cerca a su próximo rival.

Luis Suárez llevó de la mano a su Barcelona a la final y como se esperaba, los “Millonarios” se las verán ante el campeón de Europa.

Más allá de que se ponga en duda las presencias de Messi y Neymar para el próximo cotejo, el “Muñeco” pararía un equipo muy similar al que lo hizo en la semifinal. La única duda pasa por la mitad de la cancha: si mantiene a Leonardo Pisculichi o le da ingreso a “Lucho” González. El primero, si bien no tuvo un gran partido el pasado miércoles, es clave en la pelota parada y se entiende que esa arma puede ser decisiva ante el Barcelona. El segundo, le cambió la cara al equipo cuando entró contra el Sanfrecce y podría ganarle la pulseada.

Tabaré Viudez, que también entró muy bien ante los nipones y fue decisivo en el gol de River, sería una alternativa para el complemento para intentar destrabar el encuentro con su velocidad y cambio de ritmo.

Pasando en limpio, el conjunto “Millonario” iría con Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonathan Maidana, Éder Álvarez Balanta, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Leonardo Ponzio, Leonardo Pisculichi o Luis González; Rodrigo Mora y Lucas Alario.

Antecedente I: River y Barcelona se enfrentaron tres veces, todas por partidos amistosos. El primero de ellos fue en 1961, por el trofeo Ramón Carranza, donde el conjunto español ganó por 2-0. El segundo, en 1964 por la Copa Iberoamericana, la “Banda” ganó en Núñez por 5 a 1. El tercero, en 1969 y por la semifinal del Torneo Costa del Sol, terminó empatado sin goles. Fueron a penales y Barcelona ganó 2 a 1. El próximo domingo, a las 7.30 horas de Uruguay, jugarán por primera vez por los puntos.

Antecedente II: En 2009, Barcelona jugó la final del Mundial de Clubes ante un equipo argentino: Estudiantes. En esa ocasión, el “Pincha” estuvo a pocos minutos de conseguir la hazaña. Ganaba por 1 a 0, le empataron en la hora y luego terminó cayendo por 2 a 1 en el alargue.

BARCELONA 3-0 GUANGHZOU EVERGRANDE

Estadio:
International Stadium Yokohama

Barcelona: Bravo, Alves, Piqué, Mascherano, Alba (75' Adriano), Rakitic, Busquets, Iniesta (80' Samper), Munir, Suárez y Sergi Roberto (72' Sandro). DT: Luis Enrique

Guanghzou Evergrande: Li, Zhang, Fheng, Zou (34' Xuepeng), Kim, Paulinho, Huang, Zheng Zhi, Zheng Long (56' Hanchao), Elkeson (67' Gao Lin) y Goulart. DT: Luiz Felipe Scolari.

Goles: 38' L. Suárez (B), 50' L. Suárez (B), 67' L. Suárez (B).

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)