A 59 DÍAS DE LA COPA AMÉRICA

Del Mundo... ¡y de América!

Tras adueñarse del planeta fútbol en 1930, dominó el continente en 1935.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los campeones. En el torneo de 1935 Uruguay cambió el tradicional celeste por el rojo.

Luego de un receso de seis años, en 1935 volvió a disputarse el Campeonato Sudamericano de Selecciones, actualmente conocido como Copa América. Perú fue la sede elegida para volver a llevar a cabo el certamen que tiene como objetivo encontrar al mejor del continente.

Uruguay viajó como claro favorito. En sus espaldas traía el diferencial de ser el más ganador en este torneo con seis títulos, la obtención de dos medallas de Oro en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928, y el Campeonato del Mundo de 1930.

La selección incaica recibió a la Celeste, Argentina y Chile. Todos los partidos se disputaron en el viejo Estadio Nacional de Lima que tenía capacidad para 40.000 espectadores y que en 1951 fue demolido para edificar el escenario donde actualmente juega la selección local.

La delegación uruguaya, dirigida por Raúl Blanco, viajó a Lima con 18 futbolistas: seis de Nacional, cuatro de Peñarol, tres de Wanderers, dos de Rampla Juniors, uno de Defensor, uno de River Plate y uno de Racing.

El partido debut fue el 13 de enero ante el combinado local que buscaba por primera vez en su historia conseguir este trofeo. Fue victoria uruguaya por 1 a 0 con tanto de Héctor Castro.

Ya para la segunda fecha, cinco días más tarde, la Celeste enfrentó al conjunto trasandino. Otra vez la victoria se la llevaron los uruguayos con un doblete de Aníbal Ciocca. Uruguay acumuló dos victorias en dos juegos y se posicionó para definir el torneo en la última fecha dependiendo de sí mismo. Enfrente estaba Argentina, quien también arrastraba dos triunfos, pero que a diferencia del equipo charrúa, había ganado goleando. Venía de superar por el mismo tanteador (4-1) a Chile y Perú, y además, llegaba como el bicampeón del certamen y con el fresco antecedente de haber perdido ante este rival la final del Mundial hacía casi cinco años. Por los números en el torneo, parecía tener una pizca de ventaja sobre la Celeste. Sin embargo, Uruguay sorprendió y se llevó el triunfo cómodamente por 3 goles contra 0. Castro, Ciocca y Alberto Taboada sentenciaron el tanteador y consiguieron la séptima estrella para el país.

Uruguay fue de menos a más en el torneo y mantuvo la tendencia y récord de ser campeón de manera invicta. (Estadísticas: Willy Viola).

EL DATO: URUGUAY CLARO DOMINADOR

Hasta el año 1935 se llevaban disputadas 13 ediciones del Campeonato Sudamericano de Selecciones. De este modo, hasta esa fecha, Uruguay había ganado el torneo en siete oportunidades, Argentina en cuatro y Brasil en dos. Perú, Chile, Paraguay y Bolivia, los otros que habían tenido participación, no pudieron festejar.

La última alegría de José Nasazzi como celeste

El Campeonato Sudamericano de Selecciones de 1935 significó el último título para uno de los jugadores más importantes y ganadores de la historia de la selección uruguaya: José Nasazzi. El "Mariscal", como lo conocían, cosechó siete títulos defendiendo a la Celeste. Ganó la Copa América en cuatro ocasiones (1923, 1924, 1926 y 1935), dos medallas de Oro en los Juegos Olímpicos (1924 y 1928) y un Campeonato del Mundo (1930). El único certamen en el que no pudo campeonar fue en la Copa de 1929, donde la Celeste finalizó en el tercer lugar. En total, disputó 40 partidos: ganó 29, empató cuatro y perdió siete.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)