Mundial 2030

Un Mundial, ¿un sueño?

Luis Suárez llevaba cinco meses en el plantel principal de Nacional y lo cuestionaban en el Parque Central por su escasa efectividad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Blatter, Grondona, Leoz y Figueredo. Foto: Archivo El País.

Brasil aún no había sido elegido sede del Mundial 2014, la selección uruguaya sufría el cierre de las Eliminatorias para Alemania 2006 (que luego vería por TV) y el proyecto de Tabárez para la Celeste era solo un plan que estaba en la cabeza del entrenador, cuando en la tarde del martes 4 de octubre de 2005 el presidente de la República, Tabaré Vázquez recibió al titular de FIFA, Joseph Blatter, en el marco de la celebración de los 75 años de la primera Copa del Mundo, y le planteó su sueño de ver el Mundial de 2030 en el Mercosur.

Entre aquella expresión de Vázquez, que enseguida adquirió el carácter formal, y el presente, transcurrió una década en la que Uruguay sigue tan lejos del sueño como entonces, aunque con una diferencia: que ya no quedan 25 años sino 15, y que el gobierno quiere reflotar el tema —incluyó una partida en el Presupuesto quinquenal— para que Uruguay sea de alguna forma protagonista en el Mundial 2030.

Aquella idea original fue mutando hasta que en los primeros años de la actual década, la AUF avanzó en FIFA con un cambio de estrategia. Abandonó el sueño de organizar un Mundial con Argentina —porque para ello iba a tener contendores con los que no podría— y pensó en celebrar un torneo del centenario, con forma de Copa del Mundo. En diciembre 2012, FIFA formó la Comisión de Celebraciones de los 100 años del Mundial con el cesado Valcke, el director de competencias de FIFA, Grondona y Meiszner (por Argentina), y Sebastián Bauzá y Fernando Cáceres (Uruguay).

La comisión se reunió una sola vez, en Brasil en 2012. Con el impulso de Grondona quedó por escrito y consta en actas en FIFA, explicaron a Ovación, que en el plan de organización de los festejos Uruguay sería sede de la ceremonia inaugural. Luego, por la crisis entre los gobiernos de Uruguay y Argentina, el fallecimiento de Grondona, la salida de Bauzá de la AUF, el alejamiento de Arturo Del Campo de la Comisión del Mundial 2030 y la crisis de FIFA, se desaceleró el proyecto de la Copa del Mundo 2030 en Uruguay, que ahora quiere reflotar el gobierno, incluso cuando está lejísimo de concretarlo —por infraestructura y organización—, aunque la historia empuja.

LOS VECINOS.

En Argentina.

La AFA tendrá cuatro años de Luis Segura o de Marcelo Tinelli como presidente y no habrá terceros en discordia. Eso quedó decidido. Hasta las elecciones, posiblemente en diciembre, ambos candidatos deberán convencer a los dirigentes de los clubes argentinos. El escenario actual es, según La Nación, de un virtual empate técnico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)