DESDE EL ARCO

Hasta que la muerte nos separe

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Hoy cumplo 43 años en El País. Una fecha inolvidable para mí, porque pude hacer realidad un sueño que acuñé de adolescente, desde el mismo momento que mi padre me dejó por primera vez en la cama El País de los Lunes, y yo despertaba mirando la tapa a todo color con los goles del fin de semana y leía los comentarios de todos los partidos.

Nunca imaginé que tiempo después, iba a estar compartiendo la misma redacción con quienes admiraba como lector.

Pasaron más de cuatro décadas, pero sigue fresco en mi memoria el primer encuentro con el Dr. Washington Beltrán Mullin en su escritorio de la calle Misiones. “Vas a estar tres meses a prueba”, me dijo. No se dio cuenta que me temblaban las piernas. Y así fue. Pasé los tres meses y un 4 de agosto de 1976 pasé a ser parte de la redacción de El País. Mi casa.

Tuve la suerte de tener verdaderos maestros. Me enseñaron mucho, no sé si aprendí lo suficiente, pero me dieron armas y me guiaron. Hugo Matteo, un periodista de raza, un fenómeno de perfil bajo, me enseñó que el periodista no tiene horario ni días de descanso. Claro, otra época, otros códigos, otra realidad. Pero me marcó en todo. Silvio Montaño, otro “monstruo” del periodismo deportivo, Carlos Soto, Sergio Decaux, Esteban Mario Bergara, el “Negro” Mallada, fueron referentes en mis años en Mundocolor, como Miguel Álvarez, Miguel Carbajal y tantos otros. Plumas exquisitas, excelentes periodistas.

Hoy no es un día más para mí. Hace 43 años cambiaba mi vida y encontré el amor en una profesión que siempre quise ejercer. Hasta que la muerte nos separe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)