El Análisis

Muchas gracias, Gary

Es claro que, como dijo el Prof. Herrera en El PaísTV, hay que tener en cuenta lo que pasó en la Copa América, no sólo como una retropesctiva, sino para procesarlo con vistas a lo que Uruguay tiene por delante.

JORGE SAVIA

Parece prudente, pues, ir tomando distancia —no sin antes tomar las notas del caso— del dedo y la provocación de Jara, la reacción de Cavani, el misterio de que nadie de la cuarteta arbitral viera nada, y la "chilenitis" por lo que pasó. Eso ya fue. Basta. De la misma forma que no es sano dejarse llevar por consideraciones internacionales como la que alude a un canto de Gary Medel durante el festejo de la consagración y lo llama una "provocación a los uruguayos".

Al contrario. Si al ganar la Copa América luego de 99 años, vencer en la final a Argentina, con la que los chilenos tienen una rivalidad que incluye hasta un conflicto bélico zanjado por el Papa, y después de haber controlado a Messi, el mejor jugador del mundo, al capitán campeón lo que le nace es acordarse de los uruguayos, es porque los tiene como una referencia importante, alguna marca le dejaron. Eso también vale para lo que viene adelante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados