Peñarol

Motivos para seguir en su segunda casa

“Maxi” Rodríguez está muy cómodo y en Newell’s ya no se animan a hablar de su vuelta.

Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.

La balanza parece inclinarse hoy un poco más para el lado de Peñarol. Al menos eso intuyen desde el club. Maximiliano Rodríguez termina contrato y su renovación ya está arriba de la mesa. Con el “ok” de Diego López, el club trabaja en un nuevo contrato. Habrá que afinar los números, como hace seis meses, pero puertas adentro de Peñarol también saben que para la “Fiera” hay otras cosas que inciden más y suplen los billetes: la comodidad, el afecto y los desafíos deportivos.

Al fin y al cabo, cuando Juan Pedro Damiani lo convenció de venir hace un año y medio el rosarino rechazó propuestas de River, del fútbol de Estados Unidos y de Grecia.

A favor. Está chocho con Peñarol y con la vida que lleva en el país. Se siente muy cómodo en el club y con el lugar que ocupa en el mismo.

Con su perfil bajo, nunca le gustó estar en el centro de los flashes ni ser el único punto de referencia del plantel. Rodeado de otros líderes como Cristian Rodríguez, Fabián Estoyanoff o Walter Gargano, se siente más liberado. Solo se dedica a entrenar y jugar. Ni que hablar con su rol en el equipo. Aún entrando desde el banco, como en este segundo semestre, demostró que puede seguir dándole cosas a Peñarol. Como segunda punta, como doble cinco y corriendo de área a área para marcar a un rival, se las ingenió para ser importante. Los próximos desafíos (la Supercopa, el tricampeonato y la Libertadores) pueden ser clave en su decisión. Además, y eso no es poco, cuenta con el afecto de la gente. De inmediato entró en el corazón de los hinchas.

A fines de octubre, en Newell’s ya hablaban de su regreso para el mes de enero. Sin embargo, él mismo se encargó de desmentir al vicepresidente de la “Lepra”. Después de eso, en el equipo rosarino se llamaron a silencio y hoy nadie se anima a hablar de un retorno.

Asimismo, y vale destacarlo, aún continúa en funciones el presidente con el que “Maxi” se marchó un año y medio atrás por importantes diferencias.

En contra. El amor que tiene por Newell’s, el club donde se formó y del cual es hincha.

Desde que arribó a Peñarol siempre recalcó que su sueño es retirarse con la camiseta de la “Lepra”. Si bien a esta dirigencia aún le queda más de un año en la institución, el paso del tiempo también comienza a jugarle en contra.

Realidades en polos opuestos:

Orden vs. desorden: Mientras Newell’s arrastra serios problemas económicos, en Peñarol este año el plantel cobró siempre mes a mes. Además, cabe destacar que se les comenzó a financiar la deuda del año pasado.

Tranquilidad vs. locura: Pasó de estar en Rosario y casi no poder salir a la calle por la ola de violencia que se vive por excusa del fútbol a poder transitar por Montevideo solo con pedidos de fotos o autógrafos.

Gloria vs. necesidad: En Peñarol sigue teniendo objetivos importantes: la Supercopa, la posibilidad de ir por el tricampeonato y la Libertadores. En Newell’s, la meta es sumar. Está en el puesto 18 de 26 equipos en la Superliga.

Cifras:

- 38 años cumplirá el rosarino el próximo 2 de enero.

- 49 partidos jugó con el aurinegro: 16 goles y 5 asistencias.

- 3 títulos obtuvo: dos Uruguayos y la Supercopa

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)