Peñarol

Un mojón en el estadio

Comenzaron a sembrar el campo de juego que estará listo en primavera.

Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño

Comenzaron a colocar ayer el césped en la cancha del estadio de Peñarol. Cubrir todo el campo demandará tres o cuatro días más. Las plantas deben ser regadas constantemente hasta que comiencen a crecer.

Los estolones, así se denominan las plantas de césped, se distribuyen sobre arena, con una capa portante, porque eso asegura que la pelota no va a ir más rápida ni picar más o menos aunque se juegue bajo lluvia o con el clima muy seco. Es como se hace en todos los estadios del mundo para que las condiciones de juego sean las mismas.

Según le explicó a Ovación el ingeniero agrónomo Salvador Invernizzi, encargado del campo de juego, el calor que aún perdura en estos días es clave para que los estolones prendan. Durante el invierno el campo se protegerá con lonas y se espera que para la primavera esté pronto.

Las plantas se trajeron del Complejo de la AUF y de otras canchas. "A la cancha número 1 del complejo de la AUF hubo que hacerle un corte vertical para abrir un poco la gramilla antes de sembrarla. Eso que se cortó se llevó a Peñarol. Lo mismo se hizo en otras canchas", explicó Invernizzi.

"Lo que pasó hoy es importantísimo. Es el verde, es empezar a ver la cancha", dijo por su parte el ingeniero civil Néstor Sclavi, encargado de la obra. "Lo ideal, lo óptimo es plantar en primavera, en setiembre o en octubre, pero por un tema de lluvias y movimientos de tierra, se demoró la planta de estolones. Lo estamos haciendo en otoño, casi invierno. Lo tenemos que tratar distinto y protegerlo de las heladas", explicó Sclavi.

Riego.

"Luego de la siembra se pasará un arado para enterrar un poco más las raíces y que no queden tan volátiles y tan expuestas a los pájaros", añadió el encargado de la obra, quien confirmó a su vez, que se utilizarán entre 50.000 y 70.000 litros de agua por día para regar el césped.

Para Sclavi hubo varias etapas que fueron claves durante el avance de la obra. "Recuerdo aquel 6 de febrero del año pasado cuando llegamos y vimos el terreno baldío lleno de pulgas, garrapatas y piojos, porque había de todo. Arrancamos con las excavaciones y cuando vimos el pozo y los taludes ya tomó color la cancha. Y luego, cuando levantamos las primeras gradas, también. Y el edificio. ¡Y ahora el césped!", contó emocionado a Ovación el ingeniero civil.

La idea es que el estadio esté terminado para fin de año. Puede ser noviembre o diciembre. "La idea era que todo estuviera pronto para el aniversario de Peñarol, pero hubo unos temitas que no nos permitieron terminar en septiembre. La idea es llegar a noviembre o diciembre a más tardar. Falta mucho todavía y dependemos de las condiciones climáticas y la buena voluntad de los operarios y obreros. Pero apuntamos a que este año el estadio esté terminado", finalizó Sclavi que se imagina en uno de los palcos el día en que se inaugure el estadio. "Espero estar con la directiva del club, si me invitan... hay que hablar con Damiani. Je".

Otra que merece estar allí es la ingeniera civil Noelia La Paz, que es la encargada del edificio de la tribuna América en el Centenario, donde están ubicados los palcos. La Paz pasa todo el día en la obra que, como todos los hinchas, adoptó como suya.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)