MÉXICO

Mohamed cumplió la promesa que le había hecho a su hijo

El "Turco" salió campeón en México con Monterrey, pero no pudo evitar las lágrimas al estrujar el rosario que lo acompaña desde el fallecimiento del pequeño Farid

Mohamed
Llanto. El del técnico de Monterrey, Antonio Mohamed, tras salir campeón y cumplir la promesa que le había hecho a su hijo Farid. Foto: Clarin.com

Los Rayados de Monterrey, dirigidos por Antonio Mohamed, ganaron el torneo Apertura de la Liga MX. Lo hicieron tras vencer a América 4 a 2 por penales. El último disparo, ejecutado por Leonel Vangioni, desató la locura de todos los Rayados y las lágrimas de su entrenador.

En ese momento el técnico argentino rompió a llorar. Y sus colaboradores corrieron a abrazarlo. Es que el título que consiguió el domingo no fue uno más para el “Turco”. Fue cumplir con la promesa que le había hecho a su hijo Farid, que falleció en julio de 2006 a los nueve años. En aquel entonces Mohamed, su hijo y un grupo de amigos viajaba por Alemania siguiendo a la selección albiceleste en el Mundial. El motorhome en el que se trasladaban fue embestido por un automóvil y el niño llevó la peor parte, falleciendo días después en un hospital.

Farid había nacido en México y era fanático del Monterrey, equipo al que su padre supo defender como jugador entre 1998 y 2000.

“Todas las fotos que tengo de mi hijo son como mascota saliendo con el Monterrey”, había declarado Mohamed cuando llegó por primera vez a dirigir a los Rayados en 2015.

El “Turco” le hizo dos promesas a su hijo: lograr el ascenso con Huracán y sacar campeón a Rayados. Y cumplió con ambas. Por eso, al final del partido se lo vio sentado en el banco, llorando y estrujando entre sus manos el rosario que lo acompañó en todos los partidos desde el fallecimiento de Farid.


En la mañana del día de la final frente a América, Mohamed había ido a rezar a la Basílica de Guadalupe. Llevaba lentes de sol, pero escuchó la misa y le rezó como siempre a la Virgen de Guadalupe. El entrenador ha demostrado siempre ser un hombre creyente. Y eso es seguramente lo que le permitió seguir adelante tras la tragedia que tuvo que vivir en 2006.

"En México siempre me sentí muy querido. Y yo necesito que me quieran para ganar; no ganar para que me quieran”, fueron las sabias palabras del “Turco” Mohamed.

finales

La tercera fue la vencida

Mohamed había perdido dos finales de la liga mexicana con Monterrey, pero el domingo se tomó revancha y cumplió con su hijo fallecido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados