Nacional

Un modelo Nacional del siglo XXI

“Son pocos los clubes que pueden decir que desde 1998 se transformaron como Nacional”, dijo Ache.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ache. “Nacional tiene gente como para sentarse a pensar un estatuto moderno”, expresó.Foto: Ariel Colmegna

Se expresa orgulloso por el camino que recorrió Nacional a partir de 1998, por la madurez que logró la institución y la profesionalización de su estructura. Habló de Peñarol. El presidente tricolor, Eduardo Ache, recorre todos los temas, y dice su verdad. Incluso, expresa que en algún momento se siente como Iocco en 1998, cuando dijo: "Este fútbol no es el mismo", porque cambió los valores, se "inventan noticias" y se "vende humo". Además, se ve en el club "hasta el día que me muera, no importa dónde", y es partidario de dilatar el mayor tiempo posible los temas preelectorales, porque "en años de elecciones, Nacional pierde los campeonatos".

Para Ache hubo un punto de inflexión en la historia de Nacional. "El día que se haga un análisis objetivo y desapasionado de todo lo que logró Nacional desde 1998 a la fecha, se van a dar cuenta que son muy pocas las instituciones que pueden decir que han sufrido una transformación del producto (el club) en todas las áreas, como Nacional", manifiesta y puntualiza con ejemplos. "Deportivamente, antes de 1998 para ganar 10 campeonatos a nivel local necesitó 40 años, ahora, en 18 años ganó 10; hacía 50 años que el Parque Central estaba en proceso de deterioro, hoy no solo lo recuperó sino que generó una sana competencia con el tradicional rival por mejorar y crecer patrimonialmente; en los socios, Nacional lideró un proceso que nos llevó de 7.000 a 75.000. Cuando sumás esto a la cancha sintética, a que antes de fin de año vamos a tener el gimnasio cerrado y con el piso apropiado para que puedan practicar todos los deportes menores; a que con políticas deportivas se ve compitiendo a Nacional con jugadores mayoritariamente del plantel y menores de 25 años, presenta un club de avanzada". ¿Cómo se llegó a esto? "No es fruto de la casualidad, hubo trabajo entre todos y tengo el orgullo de haber empezado en el club en 1998, con Iocco. Ese es mi orgullo".

Ache evita ponerle nombre a los proyectos. "Cuando uno le pone nombre propio a las cosas, le pone límite. Y Nacional es más grande que todos nosotros", destaca. "Ese es uno de los cambios culturales más grandes que experimentó Nacional: ahora importa más el club, y la institución está por encima de las personas. Esto se logró porque se entendió que el camino de la división, pelea y enfrentamientos internos, a lo único que llevaba era a derrotas".

Para el presidente, se plantea un nuevo escenario en el fútbol uruguayo. "En los años 1990 estuvo debilitado Nacional, en los de 2000 Peñarol, pero para el bien del fútbol uruguayo en estos tiempos tenés dos instituciones en consolidación y crecimiento".

Considera que el futuro sigue estando en la apuesta a los juveniles, y destaca que "este período de paz interna no es representativo del alma del club. En Nacional primero se pelea y después preguntamos contra quién. Pero si hay algo en lo que me sentí partícipe en forma medular, fue en cambiar esa cultura".

Para el presidente hay un tema que el club debe atender en el futuro: la modernización de los estatutos. "Cada vez que hay una elección, Nacional pierde un campeonato. Hay que adecuarlo a estos tiempos". Y considera que tienen gente como para sentarse a pensar un estatuto moderno y a realizar "la reforma necesaria… aunque difícilmente consiga el apoyo político para instrumentarla".

El salto de calidad de Nacional, para Ache estuvo en la profesionalización de la estructura del club. "Para ello hubo un proceso de selección en el que participaron Luis Fernández y José Fuentes, y creo que acertamos en el perfil, tanto que hoy no tenemos comisión de contrataciones y el tema está en manos técnicas. Es un salto cualitativo".

Recuerda sus primeros pasos en el club, a su padre Nasim, y una anécdota de Iocco, el presidente con el que compartió su primera directiva. "Cuando Iocco volvió en 1998 dijo: Este fútbol no es el mismo. Qué había cambiado: los representantes, el manejo. Y hoy, cuando acepto que el cambio tecnológico es para bien de la humanidad y no se puede detener, convivir con este anonimato e impunidad del sistema de comunicación de hoy, para quienes somos de mi generación cuesta aceptarlo y entenderlo. La agresividad, que hay. Hoy se puede decir cualquier cosa y no importa si es verdad. Ese es un debe incluso del propio periodismo. Mucha gente se acostumbra a eso, yo no. Obviamente, esto obliga a adaptarte. Hoy hay mucho humo, pero lo que debe primar es la sustancia".

Entre los sueños y la realidad.

"¿Cuál es el plan ideal para este año? Ganar el Apertura y la Sudamericana. ¿Es posible? Soñemos. El equipo empezó muy bien y ahora tenemos una final anticipada con Independiente Santa Fe", reflexionó el presidente.

El camino, el orgullo de Ache.

"Tengo el orgullo de haber empezado en el club en 1998, con Iocco. No sé en cuánto colaboré, pero la recompensa está en el orgullo de haber sido parte de este proceso que hicimos entre todos y que no tiene nombre propio", expresó.

LA LLEGADA DEL DT.

El entrenador - De Molina a Munúa.

Ache se refirió a la llegada de Munúa como DT. "Hacía años que veía que Gustavo se venía perfilando para dirigir. Había hecho el curso de entrenador de goleros y de técnico en Europa, y me habló que tenía su cuerpo técnico. Entonces, en una charla en el último receso, cuando buscábamos DT, le pregunté por Molina, un técnico que había mencionado en un momento, y me respondió: De repente tenés a uno más cerca. Así se dio su llegada". Y agregó: "El 25 de agosto de 2014 llovía, me llamó y me pasó a buscar para mostrarme algo. Me llevó a unas canchitas de fútbol en Ciudad de la Costa, donde entrenaba su hijo y el de Guigou. Me dice: Eduardo: no puede ser que Nacional no esté captando en esta parte del país donde hay 200.000 personas. ¡Esa reflexión no es sólo de un golero!".

"Le hizo muy bien la llegada de Forlán".

Eduardo Ache entiende que el éxito en la competencia local necesita que Nacional y Peñarol estén fuertes, por eso no escatima en elogios para los aurinegros. "Le hizo muy bien la llegada de Forlán, así como me gusta que Peñarol haga su estadio y crezca, porque nos obliga a todos a crecer", explica, y continúa relatando: "Siempre digo que hay dos formas de competir: te rodeás de mediocres para que uno pueda sobresalir y ser el más destacado de los peores, o competís dentro de las mejores ligas y te va a obligar todos los días a estar atento, concentrado, y a ganar por mejor. A mí me gusta lo segundo y la sana competencia. Creo en la competencia, en el individuo. No creo en emparejar para abajo".

Luego, puntualiza en uno de los pilares del crecimiento de los grandes. "No tengo dudas que tenemos que seguir apostando a los juveniles. Hasta hace unos años, Danubio y Defensor nos habían sacado una ventaja en ese aspecto, tanto que los hinchas de nuestro club y del tradicional rival iban a jugar a esas instituciones, pero esa tendencia cambió, ahora vienen a Nacional y al tradicional rival. Eso nos fortalece".

"No hay que politizar el tema (de Recoba)".

Ante la consulta acerca de si Álvaro Recoba debe ser dirigente de Nacional, el presidente de Nacional, manifestó: "Ojalá sea dirigente algún día, pero está claro que este tema no se puede analizar con nombre propio, sea Recoba, Ache o quien sea. Nacional lo debe analizar estatutariamente, en su justo lugar. En una época en Nacional, cuando era un el club de caudillos y el presidente era más importante que otra cosa, el club hizo una reforma estatutaria, limitó a seis años los mandatos y puso el club por delante de las personas. Cuando Ache cumplió los seis años como presidente, se fue. Para votar los socios tiene que cumplir ciertas condiciones, para ser elegibles hay condiciones que no se consiguen con fama, dinero ni con nada, solo respetando los estatutos. Por eso creo que no es un tema de que Ache tenga que abrir las puertas, como tampoco corresponde politizar este asunto". Luego, el presidente puntualizó sobre al situación de Recoba: "Ojalá haya muchos exjugadores, como Recoba, que quieran trabajar en el club, pero insisto en que los que estamos en la vida política del club no podemos decir si está habilitado o no, lo va a resolver la comisión que atiende en el tema. Eso es lo que corresponde".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)