Informe

"Mis espejos son los técnicos campeones"

Rosario Martínez sabe que lo tildan de defensivo, y lo asume con orgullo: “no me molesta, al contrario, después que te cuelgan un cartelito, no te lo sacás más”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rosario Martínez

Tiene el mote de técnico defensivo. Lo sabe. Y lo asume con orgullo. Es que Rosario Martínez no oculta su propuesta, la tira en la cancha cada fin de semana, y con ese "cartelito" está llevando a Fénix a salvarse del descenso en una campaña que ha ido de menos a más, con cuatro triunfos en los últimos cinco partidos.

Rosario, fiel a su estilo, no vende la piel del oso antes de cazarlo. Dice que "faltan tres finales" y es hacia a donde apunta. Recuerda que tuvo desafíos mucho más duros, como en su anterior pasaje por Fénix, un club que parece caerle como anillo al dedo. "Fue en el Clausura 2010…. Nos mandamos flor de campeonato. Y arrancamos mucho peor que este año: teníamos sólo cinco puntos y hasta faltando dos fechas peleamos el torneo con Peñarol, que terminó siendo el campeón. Terminamos con la valla menos vencida, hicimos un montón de puntos. Ahora la tenemos difícil, y como estamos acostumbrados a decir los uruguayos, matemáticamente no estamos salvados, así que hay que pelearla hasta el final, la meta no se logró todavía y nos quedan tres partidos durísimos", dice mientras disfruta de la tarde en el Parque Capurro.

"Estamos bien, el equipo está fuerte. Ganamos cuatro de los últimos cinco partidos, y eso que nos han faltado jugadores, pero no soy de los técnicos que salen a quejarse. Este es un plantel corto, que además tuvo bajas respecto al torneo anterior como Franco Acosta, Aníbal Hernández y Jorge Zambrana, pero bueno… aquí estamos dando pelea".

Rosario está ganando "la pelea" por puntos. Porque Fénix trepó en las dos tablas y respira en la de abajo.

"Fue fundamental empezar bien, le ganamos a Atenas tres puntos vitales para nosotros. Y a partir de ahí, creció todo el equipo. Hemos salido adelante ante rivales muy duros, y perdimos sólo contra Nacional, un partido que creo, merecimos mejor suerte, no merecimos perder. Generamos muchas chances de gol que no pudimos concretar", dice el entrenador con mote de defensivo, pero que ha marcado nueve goles en los últimos cinco partidos.

"Lo difícil en el fútbol es encontrar el equilibrio. Hay que ser un equipo equilibrado. Que defienda bien y ataque bien. ¿Defensivo? Lo que pasa es que acá te cuelgan un cartelito y no te lo sacás más. Y la verdad: que me digan defensivo es un orgullo hoy en día, porque se defiende muy mal. Tener una buena defensa, armar una buena defensa es un mérito", afirma el técnico de los albivioletas.

"Se viene Racing, que para mucha gente es un clásico, después tenemos que jugar con Peñarol, el candidato al título para la gran mayoría, y terminamos con Cerro, que seguramente a esa altura se va a estar jugando la permanencia. ¡Durísimo! Pero yo se los digo a los muchachos, no hay rivales fáciles… no hay partidos fáciles, todos hay que pelearlos, hay que jugarlos y trabajarlos muy bien. Si uno en lo previo podía decir tal o cual rival es fácil, podía haber pensando en Tacuarembó. Y ya se ve lo que está haciendo Tacuarembó. Nos ganó, y le ganó a muchos, a Danubio en Jardines… por eso digo, el fútbol uruguayo es tremendo, es muy parejo, cualquiera le puede ganar a cualquiera", confiesa un hombre que conoce cómo se vive estas instancias finales en un equipo chico que pelea por la permanencia.

"La fórmula? Y… un poco de cada cosa. Me preocupo del rival, de lo que propone, de lo que tiene, pero también de mi equipo, de mi propuesta y de lo que tengo. Hay que estar en todos los detalles pero de lo que más me preocupo es de lo humano, el grupo está por encima de todo. Quiero un buen grupo, con buena gente, eso es fundamental para alcanzar los objetivos trazados", dice Rosario, un técnico que apunta hacia arriba.

"Mis espejos son muchos,: soy hincha de los técnicos ganadores, no de los que no ganan nada, soy hincha de los técnicos que salieron campeones. De Máspoli, el Pulpa Etchamendi, Bagnulo, Maño Ruiz… Cubilla… de los que ganaron todo. Soy el mismo que empezó hace más de 15 años… no me la creo ni me la creeré. Apuesto al trabajo, nada más. Estuve con grandes entrenadores, trabajé con el Tano Bertocchi en Ecuador, con Roberto Fleitas en Nacional, con Gregorio en Peñarol, también pasé por las inferiores de Danubio con el Rafa Perrone, empecé en Santa Lucía, después en Florida, e hice flor de campaña con Progreso en la B donde estuvimos 16 partidos sin conocer la derrota… Tengo un gran recorrido, no sólo acá, en el fútbol de Ecuador y de Bolivia también. Pero bueno…. Es bravo sacarse el cartelito de defensivo… algún día llegará que nos toque pelear por el campeonato y no para salvarnos del descenso…. Ya va a llegar".

Rosario Martínez. Tómelo o déjelo. Los resultados (casi) siempre le dan la razón. "No hay nada más valioso que salir Campeón. Algún día..."

La historia se repite, lo llaman de "urgencia".

Rosario Martínez posa junto a Santiago Fogst y Danilo Lerda, el arquero de Fénix en aquella notable campaña de 2010. Fue vicecampeón del Clausura detrás de Peñarol, y mantuvo la valla menos vencida del campeonato. "Ese año empezamos con sólo cinco puntos... teníamos que hacer flor de campaña para salvarnos, y nos salvamos", recuerda feliz.

Racing, después de Tejera.

En junio de 2013, Rosario Martínez asumió como DT de Racing (foto en el Roberto) en lugar de Juan Tejera. "Había que sumar, el equipo se había salvado del descenso, y teníamos que ganar. me llevé lindos recuerdos del club", dice hoy antes de enfrentarlo.

Experiencia Internacional.

"Mi primer club fue el Wanderers de Santa Lucía, en 1990", dice. Y después, tuvo destacada trayectoria internacional: Olmedo de Rio Bamba de Ecuador, Xelajú de Guatemala, Independiente Petrolero de Bolivia, Real Santa Cruz, Real Potosí de Bolivia, U. Católica y Guabirá de Montero, ambos de Ecuador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)