SEGUNDA DIVISION

Miramar se llevó el clásico del muro con un cocazo

El cebrita ganó 1-0 y el martes jugará con Rampla la final de la Serie “B”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guerrero. El “Colo” poco pudo hacer en Central, que fue el peor equipo del certamen. Foto: Marcelo Bonjour

Hace varios años atrás el periodista español de Marca, David Ruiz, efectuó un estudio a nivel mundial sobre los dos equipos profesionales más cercanos entre sí, estableciendo que Miramar Misiones y Central Español son los vecinos más próximos, sólo separados por un muro.

Este sábado por la última fecha de la Segunda División Profesional se enfrentaban en el Parque Palermo, con la rara particularidad que Miramar Misiones efectuó el calentamiento en su escenario y también utilizó el vestuario del Méndez Piana.

La cercanía física de ambas instituciones no se asemeja a la actualidad futbolística de ambas, donde la visita llegaba al cotejo con una amplia ventaja y con la única premisa de ganar y forzar una final de serie con Rampla Juniors, que en la fecha tenía libre.

El encuentro fue intenso, con buen juego en gran parte del mismo, llegando ambos a convertir a sus arqueros en figuras destacadas.

Recién sobre los últimos minutos del primer tiempo Central pudo ofender con cierto peligro y allí Danilo Suárez sacó un balón que iba con destino de gol, luego de un tiro de Santiago Stopiello.

A la salida de un tiro de esquina, en el segundo tiempo, Alejandro Acosta conectó un cabezazo bajo a la derecha de Matías Quintana para anotar el único gol del partido.

Luego de la jugada tanto Acosta como Stopiello quedaron desvanecidos en el terreno de juego al chocar sus cabezas. El capitán "cebrita" llevó la peor parte y minutos después tuvo que ser sustituido por Agustin Trinidad, pasando Agustín Lucas a la zaga.

Pese a la superioridad del equipo de Villa Dolores, el palermitano pudo haber empatado en una clara oportunidad que primero Danilo Suárez le tapó a César Taján y en el rebote con el arco libre, Stopiello cabeceó muy mal, saliendo el balón desviado.

La postal de los últimos minutos fue con los 11 futbolistas albinegros refugiados en su campo y los locales tratando de por lo menos ahogarle el festejo a su tradicional rival.

En la última jugada del partido (luego de ocho minutos de descuentos) y al igual que la semana pasada, el golero Matías Quintana se lanzó al ataque y esta vez pudo conectar un golpe de cabeza que pasó a centímetros del palo derecho de su colega Danilo Suárez.

El final marcó las dos caras de la moneda, ya que Miramar Misiones logró su objetivo primario de conseguir igualar a Rampla Juniors y con ello disputar un encuentro el próximo martes a los efectos de llegar a las finales contra Cerro Largo.

Por el lado de Central Español se terminó un año con un proyecto que a la vista de los resultados ha fracasado rotundamente: finalizó último.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)