VEA LA FOTOGALERÍA

Mirá quién vino

El almuerzo del plantel de Peñarol en Los Aromos tuvo una visita especial. Antonio Pacheco llegó a visitar a sus excompañeros y los funcionarios le hicieron un regalo.

Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCap
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCap
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP
Antonio Pacheco visitó Los Aromos. Foto: @LosAromosCAP

El almuerzo de ayer en Los Aromos, donde el plantel de Peñarol trabajó en doble horario, estuvo dentro de lo que es “la carta” más o menos habitual en estos casos: de entrada, sopa (“eso es lo que nunca falta”, comentó uno de los comensales); como plato principal, asado al horno con ensalada; y a la hora del postre, helado con una porción de dulce de leche.

Sin embargo, después del entrenamiento de la mañana, cayó un “invitado”; mejor dicho, alguien de la casa, que se fue hace poco, o sólo que no sigue yendo a diario, pero que es casi seguro que continuará siendo parte del “mundo Peñarol”, a estar por lo que conversó en una reciente reunión con Juan Pedro Damiani.

La “visita”, que no es tal, al fin y al cabo, se quedó a compartir la mesa, como hasta hace dos meses y algo, cuando era mucho más que jugador de Peñarol; e, incluso, hasta más que el que mayor cantidad de clásicos ha ganado en la historia del fútbol uruguayo: “Tony, eterno capitán”, tal cual  lo simboliza en forma gráfica la pieza de madera tallada que le regaló el plantel principal aurinegro, antes de que se fuera de Los Aromos a eso de las dos de la tarde.

Para todos los integrantes del cuerpo técnico y los futbolistas, pues, no fue sorpresa la llegada de Antonio Pacheco; de ahí el regalo que tenían preparado, y que de alguna manera describe la situación del exjugador con el club del que es hincha, y al que llegó cuando tenía sólo 14 años.
Precisamente, el regreso de “Tony” en la víspera al complejo “Washington Cataldi” despertó alguna interrogante, al coincidir con el día en el que se celebraba la reunión ordinaria del Consejo Directivo, y la semana sobre la cual se había especulado que podía ser decisiva para el nombramiento del secretario técnico, cargo que desempeñará alguien que -al decir de uno de los consejeros- será “los ojos de (Juan) Ahuntchain en Los Aromos”, de modo que la atención de lo que ocurre en el lugar de trabajo del plantel principal no le demande al Gerente de Fútbol la dedicación casi total de lo que representa su tarea diaria.

Según pudo saber Ovación, Pacheco no cumplirá ese rol en el futuro, porque para lo que es su dimensión en el ámbito del club, parece acotada; así que lo de ayer se trató sólo de una mera coincidencia: al tiempo que el Consejo Directivo se reunía en el Palacio Cr. Gastón Güelfi, “Tony” almorzó con sus excompañeros -y los nuevos integrantes del plantel- en Los Aromos, y se fue con un regalo que lleva grabado su verdadero papel en el club, más allá del vínculo formal que vaya a tener en el corto o mediano plazo: “Tony”, capitán eterno.

Por la tarde, mientras tanto, Peñarol empezó a perfilar cuál será la composición del grupo aurinegro que se ajustará a la condiciones impuestas de manifiesto por un comunicado de la Mesa Ejecutiva de Primera División, para la disputa del partido ante El Tanque Sisley el próximo sábado en el Parque Viera, que -como consecuencia de la pena impuesta al club por los incidentes registrados en la final del Campeonato Uruguayo pasado- se debe jugar a puertas cerradas.

De acuerdo al texto de dicho documento, tan sólo 122 personas (ver detalle que se publica por separado) podrán ingresar en representación de las dos instituciones involucradas a la cancha de Wanderers, con la precisión de que serán 57 por cada cuadro, contando a 29 jugadores de cada una de las entidades, y 8 alcanzapelotas que debe poner Peñarol por tratarse del locatario.

En algunos casos, incluso, Peñarol debe afinar el lápiz, pues hay funcionarios del club cuyos cargos no están comprendidos en la habilitación para entrar al estadio de Wanderers: por ejemplo, Fernando Morena, que es el Gerente de Relaciones Deportivas e Institucionales de los aurinegros, quien igual va a poder asistir al partido pues Ricardo Rachetti es consejero y, a la vez, delegado ante la AUF, por lo cual una de esas plazas va a quedar vacante.

En otro orden, según supo Ovación, en el trancurso de las próximas horas Peñarol va a emitir un comunicado oficial, cuyo texto instará a sus hinchas a no concurrir a los alrededores del Parque Alfredo Viera, ya que a través de las redes sociales hubo convocatorias de parciales aurinegros para expresar su aliento al equipo mediante la presencia de los mismos en el entorno de la cancha de Wanderers mientras se disputa el partido del próximo sábado.

Asimismo, ayer la Comisión de Seguridad de la AUF, reunida con representes de los clubes y del Ministerio del Interior, decidió que se tenderá un vallado alrededor del escenario, y que se mirará muy bien quiénes entrarán: por lo pronto, deben ir todos portando sus cédulas de identidad y la AUF les hará acreditaciones especiales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)