Nacional

Lo mira desde arriba

Santiago Romero plasmó su condición de hincha en la cancha y fue figura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En la Fortaleza. “¡Cómo me va a jorobar ‘Guille’ (De los Santos) cuando vea la foto!”, dijo Romero. Foto: Agustín Martínez

Mientras Santiago Romero demora en aparecer, un Golden recibe al periodista con cara de pocos amigos, algo llamativo en un perro de esa raza. "Es que se crió con un Ovejero y es muy guardián", rápidamente aclara el "Colo", en la casa del Cerro en la que está conviviendo con su novia Cecilia desde que volvió de Chile, donde defendió a Iquique. Si bien él creció en el Buceo, se siente cómodo en su nuevo barrio. De hecho, ya le dijo a su cuñado —fanático de Rampla Juniors— que en algún momento, si se da la oportunidad, va a jugar en los "Picapiedras". "Yo siempre dije que soy de Nacional y quiero jugar toda la vida en Nacional; pero si no me toca esa suerte de terminar mi carrera en Nacional jugaré un añito en Rampla para darle una alegría, je", señaló el futbolista que se convirtió en la estrella de la final, en la que los tricolores lograron su estrella número 45 a nivel local.

Romero no sólo se transformó en figura por haber anotado el gol del triunfo, el gol del título. Es que jugó un partido brillante en todo sentido, con 100% de concentración y actitud, con determinación, marca y un ida y vuelta constante que le permitió a Nacional tener una vía segura en ofensiva.

Aquellos futbolistas que defienden al equipo del cual son hinchas generalmente tienen un plus. Podrán jugar bien o mal, pero siempre darán todo por lograr el resultado.

Es el caso del "Colo", quien desde chiquito fue a alentar a Nacional, la mayoría de las veces con su amigo Rodrigo. "Me tocó vivir muchas cosas de hincha en la tribuna en muchos clásicos y la verdad que este fue un clásico muy lindo, me pongo en la piel del hincha y la verdad que es algo extraordinario ganar un partido así; estamos muy contentos por nosotros, por el grupo, por todo lo que se tuvo que sufrir desde que arrancó el Apertura. Estoy muy orgulloso de mis compañeros y muy contento por los hinchas, porque se merecían esta alegría", reflexionó Romero, que se levantó cerca del mediodía para ir a Los Céspedes para sacarse la foto oficial del Campeón Uruguayo.

"No me imaginaba el partido que se dio. Estábamos muy concentrados y todos los jugadores al 100%. Creo que el equipo rindió muy bien en ese sentido, todos los compañeros se corrieron todo y rindieron al máximo; con ese plus que pusimos éramos mucho más que ellos y creo que se notó, sobre todo en el primer tiempo", manifestó Romero y se sinceró: "Yo ya lo veía ganado y cuando nos empatan no podía creer. En ese momento había que meter más que nunca con un jugador de más y por suerte me toca hacer ese gol soñado que va a quedar en mi recuerdo y el de mi familia para toda mi vida".

Romero jugó al baby fútbol en Don Bosco y en AUFI de Nacional, pero al mismo tiempo iba a la escuelita de fútbol de Defensor Sporting junto a sus amigos. Fue así que hasta segundo año de Quinta y algún partido de Tercera jugó en los violetas, hasta que se enojó porque no le quisieron hacer un contrato y se fue a trabajar como cadete en una empresa, al mismo tiempo que jugaba en la 12 Universitario, un equipo de la Liga de los estudiosos que hoy milita en la Divisional B. En ese momento conoció a su representante, Nelson Ferro, que le consiguió una prueba en Nacional. Ahí se dio el reencuentro con su amor, donde debutó en Primera en 2010 (el DT era Daniel Acevedo) frente a Cerrito.

"Cuando volví de Chile tenía algunas ofertas para quedarme allá pero yo le dije a mi representante que quería quedarme en Nacional, que quería demostrar que yo podía jugar en la institución, que podía aportar mucho. Haber conquistado este título es una satisfacción muy grande, me llena de orgullo, más aún de la forma en que lo hicimos y habiendo jugado la gran mayoría de los partidos", agregó el "Colo", que ya había salido campeón en la temporada 2012/2013 con Nacional pero jugando muy pocos minutos.

Romero mostró su mejor versión en la final y los hinchas, como él, agradecidos.

En el área se hizo el sota... ¡y anotó el gol del título!

Naturalmente, Santiago Romero es volante central, pero Álvaro Gutiérrez lo probó de lateral derecho y funcionó al punto de que el "Colo" ya se siente un lateral. Sobre el "Guti", Romero admitió que "es una persona que te genera mucha tranquilidad, que le da la confianza necesaria a los jugadores. A mí, por ese lado me sirvió mucho, era lo que precisaba en Nacional; tengo que agradecerle". Respecto al gol que le terminó dando el título de campeón a Nacional, contó: "Me gusta ir al área a cabecear, pero Álvaro no es de mandarme, prefiere que me quede atrás o en el rebote. Ya que el partido estaba en las últimas instancias y todos metidos adentro del área, en esa pelota quieta tomé la decisión de ir sin preguntarle a nadie; dudé al principio pero hice la tonta, je, y me mandé al primer palo. Fue un centro espectacular del Chino, era tocarla nada más". Por último, sostuvo que "en el festejo me emocioné mucho. En un momento me arrodillé y Álvaro me dice: ¡Dale, dale, que sigue el partido!, medio que metiéndome el gaucho, je, y le dije: Sí, sí, tenés razón, y ahí me felicitó en la cortita. Fue todo muy emocionante".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º