DEFENSOR

A mil por hora

Ayrton Cougo viene de deslumbrar frente a Nacional y se ilusiona con seguir. “Fénix va a ser difícil, pero todos se motivan contra nosotros”, dijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Defensor

Ayrton Cougo fue titular en cuatro partidos del torneo Apertura. Incluso frente a Peñarol. Sin embargo, muchos lo conocieron el sábado pasado cuando enfrentó a Nacional en el Franzini y jugó un gran partido. El joven melense fue uno de los futbolistas a los que echó mano el técnico Eduardo Acevedo para el partido frente a los tricolores ante las ausencias de dos de sus defensas titulares: Correa y De Los Santos. Y no lo defraudó. Todo lo contrario.

Ayrton jugaba en Boca Juniors de Melo hasta que hace seis años. Cuando solo tenía 15, se mudó a la capital para instalarse en la casita que tienen los violetas para los juveniles del interior. "El primer años extrañé muchísimo. Me quería ir todos los fines de semana. La cabeza me daba vueltas. Extrañaba mucho a mi familia y a los amigos. Por suerte, a medida que fueron pasando los años muchos de ellos se fueron viniendo a estudiar y la cosa cambió", contó el juvenil tras la práctica violeta llevada a cabo ayer en el Franzini.

Recién llegado de Melo arrancó en la Sub 16 de la mano de José Chilelli. Luego hizo Quinta y el primer año de Cuarta. Se salteó el segundo para jugar en Tercera. El primer técnico en subirlo a Primera División fue Mauricio Larriera, pero ese primer paso fue fugaz y regresó a Tercera. "A veces cuando pasa eso te ponés a pensar y la cabeza te da muchas vueltas, pero no queda otra que seguir", recordó. Luego, con Juan Tejera ascendió en forma definitiva.

Lo extraño es que era delantero y fue Acevedo el que lo retrasó en el campo. "Empecé jugando como un número nueve un poco atrasado. Tanto en Melo como acá cuando llegué jugaba atrás del nueve. Después arranqué por la banda y cuando llegó Eduardo (Acevedo) me preguntó si no le daba una mano atrás y no tuve problema. Al principio me costaba un poco, sobre todo volver. Y en este puesto hay más sacrificio. Pero no extraño porque me doy mis escapadas para allá arriba", comentó con simpatía. Prueba de ello fueron las dos chances claras de gol del sábado: una cuando recién había iniciado el partido. "El partido del otro día fue como cumplir un sueño. Jugar ese tipo de encuentros es el sueño de todo futbolista. Traté de hacer las cosas de la mejor manera y resultó, aunque no se me dieron los goles", sostuvo quien cuando jugaba adelante tenía una relación estrecha con las redes. "En mi primer año de Cuarta salí goleador jugando de volante por afuera. Siempre andaba en los 14 o 15 goles por campeonato".

De todas maneras, se va sintiendo cada vez mejor en su nuevo lugar. "Eduardo me dice que necesito tener espacio para aprovechar mi velocidad".

Capurro.

Acevedo ya reconoció que tiene el equipo para enfrentar a Fénix decidido en la cabeza, aunque no lo da a conocer. Es un hecho que regresarán al equipo los dos defensas que estuvieron suspendidos frente a Nacional: Nicolás "Coto" Correa y Guillermo De Los Santos. Sin embargo, Ayrton no pierde la esperanza de participar en ese partido tan especial que puede terminar con la vuelta olímpica violeta.

"Yo me ilusiono todos los fines de semana con jugar. En mi cabeza está que voy a hacerlo. Y si no lo hago trato de estar de la mejor manera en el banco, siempre pronto por cualquier cosa que pueda pasar", aseguró.

"Fénix es un rival muy duro, pero todos lo han sido para nosotros. No hemos tenido partidos fáciles. Todos los cuadros han salido a querer ganarnos y tratan de hacerlo hasta el último minuto. Creo que los cuadros se motivan contra nosotros, aún más que con Peñarol y Nacional. A veces los ves jugar contra otros equipos y son totalmente distintos. Y llegan contra nosotros y todos dan la vida", afirmó convencido.

Ayrton ya jugó en el Parque Capurro, pero con Tercera División. "A mí no me parece una cancha tan difícil como dicen. Capaz que estoy más acostumbrado porque es una cancha más al estilo del interior. Más chiquita, con la gente más cerca. A mí me gusta. Pero independientemente de eso, si querés salir campeón tenés que ganar entodos lados. Y en Defensor lo tienen claro.

Esperando la “feijoada” de papá.

Hace ya dos años que Ayrton dejó la casita violeta para irse a vivir solo en un apartamento céntrico. Dice manejarse muy bien con la comida, pero eso no impide que espere con ansias la encomienda que le llega de Melo con la exquisita "feijoada" preparada por su padre. "Es lo que pido que me manden, lo que siempre tiene que estar. Tengo que aprender a hacerla yo, pero la mano del padre y de la madre siempre es otra cosa". La encomienda con los porotos deberá aumentar, porque el hermano menor se viene a estudiar nutrición y vivirá con él.

Pereza - Cursó liceo hasta cuarto.

Ya en Montevideo, Cougo cursó hasta cuarto año de liceo. En ese tiempo, el coordinador de las divisiones juveniles de Defensor Sporting era Juan Ahuntchain y no sólo se exigía que los jóvenes futbolistas fueran al liceo, también se les controlaban las notas. Luego a Ayrton se le complicó con los horarios de los entrenamientos y dejó. "Capaz que por un poco de pereza también", reconoció. Pero no descarta retomar y estuvo averiguando para terminar secundaria en los planes para adultos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados