Desde el arco

Migliore y Munúa: arquerazos

Palos a Migliore. Palos a Munúa. Entiendo que hoy la televisación muestra todo, pero ni Migliore ni Munúa, tuvieron algo que ver en los goles del fin de semana.

A Migliore lo atacan pero el sábado, tapó no menos de tres pelotas de gol. "Da rebote", dijeron. No. No da rebote. Rechaza, que no es lo mismo. Dar rebote es pretender atrapar la pelota y que se le escape de las manos, él las rechazó. Fueron tiros fuertes, rasantes, y evitó los goles. Y en el cierre, tuvo una tapada magistral ante Fornaroli.

A Munúa le achacan el gol de Rampla. Y no tuvo nada que ver. Machado quedó mano a mano con el arquero, y alcanzó a puntear la pelota cuando Munúa salía a achicarle el arco, y tuvo la fortuna que la pelota pasó entre las piernas de Munúa cuando intentó rechazarla.

Migliore y Munúa tienen condiciones, personalidad, y clase. Y cierro, con un pequeño homenaje a Eduardo Galeano: "La multitud no perdona al arquero. ¿Salió en falso? ¿Hizo el sapo? ¿Se le resbaló la pelota? ¿Fueron de seda los dedos de acero? Con una sola pifia, el guardameta arruina un partido o pierde un campeonato, y entonces el público olvida súbitamente todas sus hazañas y lo condena a la desgracia eterna. Hasta el fin de sus días lo perseguirá la maldición".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error