PEÑAROL

"Este no es para mí un 28 de septiembre cualquiera"

Jorge Barrera expresó la exigencia y la emoción de vivir un 28 de septiembre muy distinto a los otros. A continuación, la carta completa.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Estimado socio/a :

Este no es para mí un 28 de septiembre cualquiera. No es uno más. No podría serlo.

Es el primer 28 de septiembre que me encuentra ejerciendo la más alta responsabilidad que nuestro querido club le puede confiar a un asociado, y como tal, debo estar a la altura de las circunstancias.

Desde el primer día he sido plenamente consciente de que ser presidente de Peñarol supone más deberes que derechos. Más responsabilidades que privilegios.

Espero que durante el tiempo en que ocupe la Presidencia pueda contribuir a generar a los socios, a las socias y a los hinchas de Peñarol en todo el mundo más alegrías que momentos difíciles. Porque momentos difíciles siempre hubo y habrá. Pero si algo ha hecho grande y glorioso a Peñarol es que, cuando no estuvo dando vueltas olímpicas y levantando copas, cuando no estuvo escribiendo la historia y concretando hazañas inolvidables, cuando tocó caer como toca en el deporte, siempre supo ponerse de pie de inmediato, y volver a pelear por sueños más altos y por nuevos triunfos inolvidables.

Espero acertar más de lo que habré de errar. Porque errores hay y habrá. El errar es inherente al hacer. Sólo no se equivoca el que no hace nada. Y no haciendo nada, también se equivoca. Porque queda paralizado por el miedo. Y eso no es Peñarol.

No estoy solo en esta tarea. Me apoyo en un Consejo Directivo unido, que trabaja mucho y trabaja bien, por Peñarol. Y entre ellos me ubico, como decía el gran Washington Cataldi, como “primero entre los iguales”, sabiendo escuchar más que hablar, y estando más atento a las críticas que a los halagos.

Cometeré errores, sin dudas. Espero tener la sabiduría, cuando suceda, de corregir el rumbo.

Peñarol es grande. Muy grande. Y para ser cada día más grande se necesitan actos de grandeza cotidianos que ratifiquen ese norte. No nos van a distraer con debates menores. Peñarol se ocupa de Peñarol y no miramos más que hacia delante y arriba.

Un presidente de nuestra querida institución debe tener el mismo corazón y sentimiento que cualquier hincha, pero a la vez debe ser consciente que, a la hora de sus declaraciones y de sus presentaciones públicas, debe ser ejemplo de tolerancia y respeto, y concentrar energías en lo único que importa, hacer a Peñarol cada día más grande y más glorioso.

Si en algún momento me ven apartarme de ese camino, que es el de quienes me antecedieron, el de los grandes presidentes de Peñarol, desde Henderson hasta Juan Pedro Damiani, pasando por todos los grandes hombres que ejercieron dicha responsabilidad, como Gastón Guelfi y el Cr. Jose Pedro Damiani, por favor no me dejen incurrir en ese grave error.

Peñarol está en paz y creciendo, deportiva e institucionalmente.

Desde el 28 de septiembre pasado a hoy hemos conquistado el Campeonato Uruguayo número 51, fuimos -como nos manda la historia- campeones de la primera Supercopa ganando la final ante nuestro tradicional adversario, y hoy dependemos de nosotros mismos para lograr el bicampeonato Uruguayo y volver a levantar la copa.

Tenemos un plantel de jugadores y un cuerpo técnico en el que confiamos. Jugadores nacidos en nuestras formativas que estamos proyectando y que están llegando al primer equipo. Ídolos que empiezan a hacer su camino y que nos llenan de orgullo. Vamos primeros en el Torneo Clausura y llevamos la delantera en la Tabla Anual, en la que –como pasó el año pasado- algunos nos daban por muertos sin recordar que Peñarol es Peñarol, y que no hay imposibles cuando hay una camiseta amarilla y negra en la cancha, y cuando los peñarolenses están alentando.

En estos meses de gestión hemos hecho mucho.

Llevamos adelante el Día del Hincha Aurinegro, que significó, y lo será para el futuro, un encuentro inolvidable entre todos los que amamos la institución.

Celebramos la primer Noche Amarilla y Negra, para presentar nuestro plantel a todos los socios e hinchas, y hacerlo al mismo nivel que lo hacen los grandes equipos del continente.

Potenciamos los deportes anexos y, en ese sentido Peñarol Femenino, logró el campeonato uruguayo en diciembre pasado y se apresta ahora a jugar en noviembre la Copa Libertadores de futbol femenino.

Se crearon nuevas disciplinas que están compitiendo con éxito. En ese sentido, tanto el handball como el fútbol sala le han dado alegrías a nuestra masa social y aumentado la gloria de la institución.

El Peñarol inclusivo no ha sido un discurso, sino una realidad. Y por esta razón la labor del fútbol para ciegos ha sido uno los grandes desvelos de todo el Consejo Directivo en el último año. Los resultados nos llenan de orgullo.

En pocos días comenzara la DTA y con ella regresará Peñarol al basquetbol uruguayo. Se concretará así un sueño largamente acariciado por los peñarolenses. Empezaremos de abajo, pero mirando a lo más alto. El sueño ahora es regresar a la primera categoría, a la Liga, y sumar nuevos títulos a los seis Campeonatos Federales y el Sudamericano de Clubes ya obtenidos.

Mañana tendremos, como ya es tradicional, la 5K de Peñarol. Cada año nos sorprendemos al ver cómo se supera el número de inscriptos. Este año vamos a tener un récord histórico de participantes. De hombres, mujeres y niños, de niños y veteranos corriendo o caminando, vistiendo la ciudad de amarillo y negro.

No puedo ni quiero olvidar la enorme labor social que han desarrollado las peñas a lo largo de este año, a través de las campañas solidarias como la vuelta a clases, la donación de sangre, la campaña del abrigo y el brindar alimentos a los que más nos necesitan.

Esas acciones con la comunidad son la esencia de un Peñarol solidario, con una fuerte impronta popular y comprometido con la responsabilidad social hacia los más débiles. Un Peñarol con valores como el que estamos construyendo entre todos.

Además, hemos potenciado las actividades en nuestro Museo, a efectos de que las nuevas generaciones puedan acercarse a nuestras vitrinas y revivir nuestra rica historia, tocar la gloria, recrear aquellos momentos inolvidables, ver esos trofeos que nos han hecho tan grandes y soñar con todo lo que Peñarol siempre apuesta a conseguir.

Debo agradecer a todos nuestros jugadores, a los cuerpos técnicos , cuerpos médicos y a todos los funcionarios por su profesionalismo y su compromiso con el Club.

Peñarol debe custodiar el pasado, trabajar en el presente y, principalmente, proyectar el futuro siempre pensando en grande.

Y es por eso que dentro de pocos días vamos a realizar el lanzamiento de nuestra futura Ciudad Deportiva.

Eso implicará mejor infraestructura, un número importante de canchas, que van a permitir realizar labores al plantel principal y en el mismo momento a las divisiones formativas. Esto nos va a permitir tener a nuestras futuras glorias, a los tréboles de cuatro hojas de nuestro semillero, entrenando al lado de los referentes del plantel principal y mirándose en el mejor ejemplo para crecer.

Esta ciudad deportiva tendrá los mimos estándares que las mejores instalaciones a nivel europeo. Y es por eso que además de la financiación para la cual fuimos a trabajar en estos últimos días a Europa, debe sumarse el aporte siempre generoso de nuestra masa social y nuestros hinchas, que mucho agradecemos.

Quiero, finalmente, agradecer a todos los que trabajan en Peñarol. A los que no entran a la cancha. Los que no salen en las fotos. Los que no se ven, que son muchísimos, porque sin ellos nada de todo esto que les he contado sería posible. Para ellos, pido un fuerte aplauso y el reconocimiento de todos. Gracias por dar todo, en silencio, por nuestro querido club.

Peñarolenses, la locomotora está en marcha.

El pueblo peñarolense está pronto para seguir escribiendo las mejores páginas de gloria del fútbol uruguayo. Espero, con mi trabajo y dedicación, y el apoyo de todos, con el invalorable aporte de los distinguidos miembros del Consejo Directivo y las diferentes comisiones, estar a la altura de las circunstancias y de esta hermosa responsabilidad.

Tengamos todos un muy feliz cumpleaños, celebrándolo en paz, con respeto y mucho sentido de responsabilidad.

¡Viva siempre Peñarol!

Jorge Barrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º