FÚTBOL

El método Forlán ilusiona a todo Peñarol

Evaristo González, secretario general de los aurinegros, cree que Diego como DT revolucionará el fútbol uruguayo. 

Diego Forlán
FOTO: Gerardo Pérez. 

Todos en el consejo directivo de Peñarol saben que haber elegido a Diego Forlán como técnico para la temporada 2020 implica un riesgo muy alto. Sin embargo, también todos están convencidos que fue la mejor decisión.

La unanimidad en la votación no fue un simple formalismo para apoyar la postura del presidente Jorge Barrera o para quedar bien ante la opinión pública. El informe presentado por quienes se reunieron con todos los candidatos fue lapidario en favor de Forlán, pero más que nada por sus ideas. El convencimiento pleno vino luego, cuando pudieron charlar con él y les explicó qué quiere hacer y cómo.

“Es una exquisitez de persona, educado, que mira un fútbol mucho más actualizado al que estamos acostumbrados. La verdad es que estamos muy ilusionados y esperamos que se concrete todo lo que nos está trasmitiendo de un fútbol que no es fácil conseguirlo acá en Uruguay por las canchas”, contó a Ovación el secretario general de la institución, Evaristo González.

Sin embargo, hay aspectos mucho más profundos que el futbolístico a los que Peñarol apuesta por Forlán, pues entienden que será revolucionario. “Diego quiere implantar un sistema de trabajo que implica lo físico y lo deportivo, que es habitual en Europa pero no acá”, dice Evaristo. ¿De qué se trata?

Primero que nada, la inclusión en el cuerpo técnico del español Manuel Ojalvo, director de Coerver Coaching, quien se encargará de la metodología de trabajo para mejorar la técnica.

Ojalvo conoce bien Uruguay, porque ha venido muchas veces para dictar clínicas de su método. “Utilizamos el fútbol para formar personas, inculcarle valores de la vida cotidiana en cada fase de nuestro entrenamiento”, explicó Ojalvo durante una charla en San José, ciudad que visitó en noviembre de 2015 para brindar una clínica.

Esto va de la mano con la importancia que le da Forlán al desarrollo de la técnica. En su conversación con los dirigentes aurinegros el flamante entrenador les explicó: “Yo no nací siendo un superdotado técnicamente, sino que fui un tipo que trabajó mucho para llegar a ser lo que fui”.

Con la llegada de Ojalvo se apuntará mucho a potenciar futbolistas de las formativas. “Es un tema que a Diego le interesa mucho y por eso antes de hacer contrataciones, vamos a evaluar muy bien qué tenemos en las formativas”, explicó Evaristo González.

El otro aspecto fundamental en el proyecto Forlán es un cambio radical en la metodología de trabajo en Los Aromos. No está decidido si el equipo concentrará o no previo a los partidos, pero sí que los futbolistas estarán más tiempo en las instalaciones del club. “En Europa no concentran porque todos los días llegan a las 7.30 de la mañana, desayunan, se preparan, entrenan, almuerzan y se perfeccionan en el club; se van a las 15.00 y tienen un comportamiento profesional. A eso apuntamos, a hacer un seguimiento mucho más cercano a los futbolistas”, dijo el secretario general.

Un Peñarol moderno desde lo futbolístico, avasallante físicamente y con jugadores profesionalizados, técnicos y motivados es la ilusión de Evaristo González y del resto, pero “como siempre todo eso hay que concretarlo en la cancha; si no...”.

Para atacar, primero hay que defender

¿Cómo jugará el Peñarol de Diego Forlán? Esa es la pregunta que todo el mundo se hace y la gran incógnita a revelar. Como delantero de élite que fue lo lógico es pensar que será ofensivo, pues generalmente los equipos son el reflejo de lo que son sus técnicos. Y está claro que Peñarol con Forlán saldrá a atacar, como debe hacerlo con cualquier técnico, porque en definitiva la obligación de todo equipo grande es ganar y ser campeón, para lo cual se necesita anotar goles. Sin embargo, todo tiene un orden.

La prioridad para Forlán es tener una defensa sólida. Eso no quiere decir que pondrá más atención en cómo defender que en cómo atacar, pero sostiene que para que los delanteros tengan confianza en lo que hacen es necesario que los equipos sean fuertes en defensa.

Y esto también implica que todos los futbolistas de cancha estén comprometidos con defender. Según cuentan los allegados de Forlán, un ejemplo de lo que sería para él un delantero ideal es Edinson Cavani: es goleador y cuando el equipo tiene la pelota piensa siempre en anotar, pero cuando el balón lo tiene el rival, es el primero que se pone en posición defensiva. Tener un doble cinco dinámico y de contención es clave para Forlán y siempre pone como ejemplo el que tuvo Uruguay en Sudáfrica 2010: Egidio Arévalo Ríos y el “Ruso” Pérez. ¿Y la táctica? Su esquema preferido es el 4-4-2.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados