ESPAÑA

Messi, Suárez y Griezmann: nace la MSG

Ernesto Valverde, técnico de Barcelona, dispone de un tridente de lujo y mientras aguarda por la llegada de Neymar para completar los cuatro fantásticos, su gran desafío es hacerlo funcionar.

MSG: Messi, Suárez y Griezmann
Luis Suárez, Antoine Griezmann y Lionel Messi, el nuevo tridente del que dispone Valverde.

Las fotos de la MSG (Messi-Suárez-Griezmann) estarán a lo largo de la Ramblas de Barcelona. Desde la Plaza de Cataluña hasta el puerto antiguo no hablarán de otra cosa que del formidable ataque que se ha formado para intentar recuperar la Champions League. Venderán tantas camisetas del recién llegado Antoine Griezmann que se establecerán registros insuperables. En la entrada del Mercado de las Boquerías y en las inmediaciones de Basílica de La Sagrada Familia habrá banderas, muñecos, camisetas, pulseras con las caras y los nombres de estos cracks.

Imposible que no sueñen. Que no se preparen para vivir de fiesta en cada cotejo de LaLiga y de la gran competencia Europea, mucho más cuando todavía existe la posibilidad -muy alta- de que también se consiga el regreso de Neymar. Y así, se vuelva a construir un equipo de “Los Cuatro Fantásticos”.

La magia, la calidad, la velocidad, la creatividad, la posibilidad de nuclearlos a todos en la misma oncena impulsa para creer que además de robarse las miradas, también se adueñen de todos los puntos y los títulos. Aunque la historia misma del club catalán tenga guardado un mal recuerdo. Porque no fue dorada la construcción de otro equipo plagado de estrellas.

Recordemos lo que pasó hace ya 12 años. Barcelona había perdido LaLiga en 2006-2007, se había colocado por detrás del Real Madrid y Joan Laporta, el presidente en aquellos tiempos del club blaugrana, tomó la decisión de armar un equipazo. Lo construyó sobre la base de cuatro nombres pesados y al equipo se le denominó “Los Cuatro Fantásticos”.

El brasileño Ronaldinho, el camerunés Samuel Et’o, el argentino Lionel Messi y el francés Thierry Henry formaron para las fotos y las portadas de los diarios un ataque de diamantes. Pero la realidad pegó fuerte, porque en la cancha no hubo ni brillo ni alegrías, más bien una gran pesadilla porque hubo que hacer el pasillo para el Real Madrid.

Lo verdaderamente curioso es que ni siquiera se los pudo ver a los cuatro juntos al mismo tiempo dentro del campo. A la temporada siguiente, con Pep Guardiola en el banco y sin Ronaldinho en las filas se produjo la gran revolución.

Los fantásticos fueron tres y allí comenzó una historia diferente, que se abrazó al éxito con una fuerza arrolladora.

Te toca, Valverde.

Bien, ahora, entonces, le toca al entrenador Ernesto Valverde transformarse en el líder de un proyecto que ya se aseguró a tres futbolistas que son considerados número uno. Y que puede llegar a tener otra figura de primerísimo nivel.

La primera responsabilidad, por los hechos concretos hasta la fecha, es encontrarle a Griezmann el mejor lugar en la estrategia futbolística que potencie las virtudes de todos.

En primer lugar, parece poco probable que el francés se coloque en la función que suele ocupar en la Selección de su país, la misma que supo tener en el Atlético de Madrid de Diego Simeone. En realidad, lo que debería remarcarse es que no podrá meter sus incursiones ofensivas iniciando desde la franja derecha, porque allí va a estar Messi.

Que vaya al pasillo central, por detrás de Luis Suárez o que se vuelque a la izquierda parecen ser las alternativas más viables. Y a lo mejor la que más se adapta a lo que está acostumbrado a hacer el francés es la de colocarse como segunda referencia del ataque para tener posibilidades de moverse en cualquier dirección. Eso sí, no puede ignorarse el hecho de que en la Real Sociedad que orientaba Martín Lasarte se lo utilizaba como extremo izquierdo.

¿Afecta a Luis?

¿Cómo puede llegar a darse la convivencia con el “Pistolero”? ¿El ingreso de Griezmann llevará a Suárez al banco de suplentes? Y si viene Neymar para transformarse en otra pieza más del ataque, ¿entran todos en el once titular?

“Lucho” puede sostenerse en el equipo colocado bien como referencia de área. La punta de flecha que marque el camino hacia el arco rival. Y ese lugar lo podría conservar con el 4-2-3-1. Claro que todos deberían colaborar en defensa y potenciarse en las recuperaciones como alguna vez se hizo en los tiempos de Guardiola o como el propio Griezmann lo ejecutó con Simeone.

En ese contexto, Messi-Griezmann-Neymar podrían colocarse por detrás de Suárez y formar una sociedad de ataque capaz de provocar pánico en todo el planeta.

Si todo lo bueno se consigue trasladar del papel a la cancha, esta vez habrá unos “Cuatro Fantásticos” que lograrán que Barcelona sea el reino de la felicidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)