EL ANÁLISIS

Messi: un fenómeno como otros

Messi, Messi, Messi... obvio, es el tema del momento en todas partes porque, sin duda, individualmente, es el mejor jugador del mundo.

JORGE SAVIA

La polémica es por eso: si no fuera el N°1, no cabría preguntarse por qué no logra con la selección lo que sí con el Barcelona.

Es ahí, pues, donde se ve que su caso no es excepcional como sus virtudes, sino similar al de otros fenómenos: Cristiano Ronaldo no desequilibra con Portugal como con Real Madrid; Ibrahimovic no hizo con Suecia lo que en la mayoría de los clubes en los que estuvo; y siguen firmas: Neymar, Robben, Ribery, Rooney...

La explicación no debe ser sencilla, pero parece elemental: en el fútbol de hoy la globalidad impuso un nuevo orden y es que los grandes equipos tienen más y mejores jugadores que las selecciones.

Por eso es de recibo el razonamiento —y el atenuante—de que Messi "no juega solo", aunque también sea relativo, pues un penal clave en una final no lo puede patear a medias con otro; todo lo cual, a su vez, sirve para categorizarlo junto a Pelé y Maradona que, por tal motivo, encabezan)en ese orden) el ranking de los mejores de la historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)