Champions League

Messi bajó del cielo y liquidó las semis

Se cumplió la profecía de Guardiola: la “Pulga” volvió y es para ser el mejor; ¿su nutricionista aportó la solución?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lionel Messi Foto: Reuters

Guardiola se lo veía venir y por eso lo dijo antes que nadie en la previa del 3-0 que recibió ayer en el Camp Nou. "Estando Messi en el estado que intuyo que está, no hay defensa que pueda pararle. Es imposible", había dicho, como teniendo una plena convicción de que el "monstruo" que él creó, el mismo que en la eliminatoria anterior ante el City le hizo levantarse de la silla como un hincha más, volvió a un estado de gracia que muchos creían que nunca tendría de nuevo.

Hacía tiempo que La "Pulga" veía como Cristiano Ronaldo le estaba ganando el trono, tanto en los trofeos individuales como en los grupales, a lo que hay que sumar los problemas con el fisco español, su ausencia en citas vitales del Barça, el asunto de los vómitos y varias lesiones, el golpe de la final del Mundial, las acusaciones de caciquismo en el club, las tensiones iniciales con Luis Enrique... ¿Cómo ha conseguido cambiar la pisada? Probablemente la respuesta más cercana a la realidad la daba la periodista Verónica Brunati (viuda del fallecido periodista "Topo" López) en su artículo de ayer en La Nación, en el que explicaba que llegó un momento en el que Messi se hizo la siguiente pregunta: ¿Qué debo hacer para volver a ser el mejor del mundo?

Parte de esa respuesta se la dio su nutricionista personal, Giuliano Poser, a quien el 10 visita en su consulta de Venecia: "Para mejorar hay que ajustar hábitos". Como bien explica Brunati, no era la primera vez que "Lio" escuchaba esas palabras. Cuando Guardiola lo hizo el mejor en su Barça, le había hecho terminar con las pizzas, los helados y los dulces... El médico Poser dio un paso más esta vez: Messi ahora sólo come lo que su organismo precisa. Ello, unido al cambio de fisioterapeuta personal, no sólo le ha hecho recuperar su explosión, sino también la confianza en su propio físico. Brunati alude también a la madurez del jugador al borde de su segunda paternidad, tras algunas dudas con el comportamiento de su primer hijo al iniciar el jardín, para lo cual contó con la ayuda de otros padres del vestuario. Sin embargo, la verdadera clave pasa por su conexión dentro y fuera de la cancha junto a Suárez y Neymar, grupo de amigos en el que no falta Mascherano. "El mate pasa de mano en mano, los goles se reparten entre los tres. Messi, feliz, encontró la respuesta a aquella pregunta que lo llevó a Venecia", finalizaba Brunati.

En el huracán inicial, Luis se topó con Neuer.

El primer tramo del partido en el Camp Nou tuvo un vertiginoso ritmo, con la pelota volando de área a área como si fuera una prórroga de infarto. En medio de esa locura, Luis Suárez tuvo la oportunidad de quedar en dos ocasiones mano a mano con el enorme golero del Bayern, Manuel Neuer. En la primera, el salteño se encontró con una valiente salida del alemán cuando iba a quedar sólo en carrera hacia el arco. La jugada fue invalidada por fuera de juego, pero por las dudas Neuer trancó la pelota con la cabeza. Poco después, Suárez logró entrar al área alemana con la pelota controlada. Decidió ajustar el disparo a la izquierda y Neuer respondió atajando con el pie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)