PORTUGAL

El mensaje de apoyo de Sebastián Coates a su rival Marega por el racismo sufrido

El uruguayo juega en Sporting de Lisboa, uno de los rivales acérrimos de Porto, pero fue solidario con el delantero franco-maliense.

Marega
Marega se fue del campo de juego aunque quisieron disuadirlo. Foto: AFP

Durante la victoria 2-1 de Porto como visitante sobre Vitória Guiamares, el delantero franco-maliense Moussa Marega vivió su peor momento dentro de un campo de juego al recibir insultos racistas de la hinchada local luego de haber anotado el segundo tanto a los 60' y a los 68' no aguantó más. Decidió marcharse del campo de juego y el técnico de Porto debió realizar una variante.

La situación no solo generó mucho malestar en el futbolista, quien trató de "idiotas" a quienes lo hostigaron, junto a otras duras afirmaciones. "Solo me gustaría decirles a estos idiotas que vienen al estadio a realizar gritos racistas... que se vayan a la mierda", escribió Marega en Instagran. Y también atendió a los árbitros, a los que acusó de no haberlo protegido. "Espero no encontrarlos nunca más en un campo de fútbol", indicó luego de contar que le sacaron una tarjeta amarilla "por defender el color de mi piel".

Este lunes las repercusiones del tema fueron grandes. Los medios se solidarizaron con Marega. "Los goles no tienen color", tituó Jornal de Noticias. "Somos Marega", indicó A Bola, al tiempo que Récord le dio "máxima nota" en la calificación al delantero "por su actitud valiente".

Uno que reaccionó a lo ocurrido fue Sebastián Coates. El zaguero uruguayo actúa en el Sporting de Lisboa, equipo que junto a Benfica son acérrimos rivales de Porto. Sin embargo, en este caso la rivalidad quedó de lado.

"Somos adversarios en la cancha pero unidos en la lucha contra el racismo!! Fuerza @marega91", escribió en su cuenta de Twitter.

Pero las repercusiones no quedaron ahí. El presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol, Fernando Gomes, ha emitido un comunicado para repudiar lo sucedido y ha asegurado que hará "todo para que los aficionados que no respetan el fútbol queden definitivamente en la puerta de los estadios. Este es un combate urgente de toda la sociedad".

Incluso el secretario de Estado de Juventud y Deporte, Joao Paulo Rebelo, reqaccionó y pidió para quienes insultaron a Marega "castigarlos ejemplarmente".

Hasta el primer ministro, António Costa, se refirió al tema. Expresó su "solidaridad total" con Marega, de quien dijo que "en el campo demostró ser no solo un gran jugador, sino también un gran ciudadano".

La controversia no quedó en el acto racista de parte de la hinchada de Vitória Guimaraes, sino también en la actitud de los compañeros de Marega, pues no son pocos los que dicen que cuando vieron que no lograban convencerlo de que se fuera de la cancha, todos debieron haberse retirado del campo de juego en señal de solidaridad, incluidos los futbolistas rivales, entre los que también habían futbolistas de color. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados