DESDE EL ARCO

El “Memo”, todo un caballero

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Nos falta trabajo en todas las líneas. Fue un resultado mentiroso”. Las palabras de Diego López no condicen con la goleada que Peñarol le propinó a Rampla Juniors (5-0) en el Campeón del Siglo, pero pintan de cuerpo entero al entrenador aurinegro, que desde que llegó al club solo ha dado muestras de profesionalismo, de seriedad y de caballerosidad.

Nunca tuvo un gesto de más ni palabras “rimbombantes” e hirientes. La temporada anterior se bancó como un duque los insultos de los hinchas pegados al tejido del Saroldi y Belvedere. No respondió ni festejó cuando su equipo ganó y se rehizo en el Clausura. Días atrás le bajó los decibeles al entredicho con Viatri y lo que hablaron “queda en el vestuario”. El sábado, después de abrochar la goleada ante Rampla, pudo haber elogiado al equipo, pudo haber hablado de lo bien que juega, de los goles que hacen sus delanteros y que mantuvo el arco en cero en dos partidos. Pero no.

El “Memo” prefirió ir más allá y volvió a ser una autocrítica exigente, por eso habló de mayor trabajo en todas sus líneas y que “apenas iban dos fechas” y el campeonato es muy largo. Peñarol encontró un excelente entrenador, pero también a un caballero. Y es lo que no abunda en el fútbol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)