eliminatorias

A lo mejor aparece la táctica visitante

Por la forma en la que viene Brasil, no es descabellado que Tabárez apueste a un medio combativo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Tata" González. foto: Archivo El País.

No es un partido más, y nunca lo será sin importar lo que digan las estadísticas, los antecedentes o las condiciones de uno y otro en una tabla de posiciones. Eso lo convierte en especial, diferente, quizás como dijo el propio técnico de la selección, para Uruguay no hay rival más motivante que Brasil.

Ese argumento es suficiente para tener al plantel cargado de energía, enchufados, preparados para dar la talla ante el gran reto deportivo. Sin desconocer a los que estarán en frente, pero absolutamente convencidos del potencial que poseen y con el cuál se puede hacer daño al adversario.

Esa siempre ha sido la base de Óscar Tabárez en la elaboración de la estrategia de cada cotejo. Analizar las cualidades individuales y colectivas del oponente y encontrar el plan para minimizar esas virtudes. Ahí empieza la historia que jamás deja de lado la otra parte del libreto y Brasil ya vio parte de esta película el 25 de marzo de 2016 en Recife. Ganaba 2-0, había pegado fuerte desde el inicio, pero terminó perdiendo el control del juego, sufriendo el empate en dos tantos por bando y quedando a centímetros de recibir el tercer gol.

Ahora bien, la clave del asunto parece estar en tomar el control del mediocampo, al menos Tabárez ha dado alguna pista al establecer que quiere reducir espacios y encimar a los volantes de Tite. Es claro que ese trabajo, bien ejecutado, favorecerá para achicar las posibilidades de Brasil de crear acciones defensivas, al tiempo que colaborará para tratar de aislar a Neymar. O, si se quiere, dificultar la tarea de que lo puedan encontrar con facilidad.

Si Neymar no tiene tiempo y espacio para desarrollar su velocidad y poner en acción sus malabares, menores serán los dolores de cabeza que tendrá la última zona y, particularmente, Martín Silva (hoy parece definido que será el arquero titular).

La constitución del equipo en la franja media, entonces, es primordial. El problema lo puede presentar el inconveniente físico que tiene el "Cebolla" Cristian Rodríguez. Con una contractura que lo pone en riesgo de perderse el partido, Tabárez puede apelar a un cambio de características similar con Diego Laxalt o puede apostar a una fórmula que en algún momento le dio rédito. Poner en cancha un equipo que asuma el papel de visitante en el propio Centenario, pero que igual termine imponiéndose por agresividad y sorpresa.

Es más, por la forma en la que viene Brasil, por lo que representa el clásico, no es para nada descabellado que aparezca "la táctica visitante". Esta variante le daría cabida al "Tata" Álvaro González en la franja izquierda, mientras que Carlos Sánchez se ocuparía del carril derecho y por el centro irían Matías Vecino y Egidio Arévalo Ríos. Tampoco sería sorpresa que Diego Rolan sea utilizado, como en otras ocasiones, en el lugar que dejaría el "Cebolla".

Esto último hasta podría permitir el ingreso de otro socio de Edinson Cavani en el ataque o hasta la inclusión de Nicolás Lodeiro en una línea de volantes por detrás del "Matador".

Si juega el "Tata"

Lo que analizará el entrenador es lo que gana y lo que pierde con cada uno de los jugadores que pueden llegar a ser titular ante la confirmación de que Cristian Rodríguez no esté en condiciones de disputar este vital clásico con Brasil.

Si va el "Tata" por la izquierda, es claro que Gastón Silva tendrá colaboración en la marca y que el lateral podrá desengancharse porque no hay nadie que cumple mejor que González la función de los relevos.

El actual jugador de Nacional, por cierto, es un volante que suele pisar el área y así lo ha demostrado en la propia selección uruguaya. Lo que tendría Uruguay en el medio sería mayor capacidad de contención, inteligencia para cubrir espacios y muy pocas distracciones.

Lo que aporta Laxalt

Con Diego Laxalt la Celeste se asegura mayor velocidad por la franja izquierda, es incluso más rápído que el "Cebolla", y mucho ida y vuelta. Si bien no tiene el poder de contención del "Tata" González, es un jugador solidario y que gracias a su despliegue facilita la función de contención del lateral de turno.

Además, Laxalt tiene una interesante precisión en el traslado en velocidad de la pelota y a eso le agrega un remate potente, lo que lo transforma en un jugador de riesgo para cualquier sistema defensivo.

Lo que aporta Rolan

Es verdad que no es el puesto ideal para colocarlo, porque notoriamente termina desgastándose, pero Tabárez ha sabido utilizarlo ahí y no puede negarse que jamás renegó de ayudar al equipo.

La mayor virtud que le incorpora al equipo es la protección del balón, es muy hábil para utilizar el cuerpo y es de los mejores a la hora de eludir adversarios. A la moña corta y el despegue sorpresivo le agrega gol, por lo que obviamente sería mejor ponerlo unos metros más adelante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)