Clásico caliente

El mediocampo, ¿será la clave del clásico?

Ni Gustavo Munúa ni Pablo Bengoechea dieron pistas. En el medio se cocina todo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
¿El mediocampo será la clave del partido? Foto: Archivo El País

El mediocampo es clave. Y puede terminar decidiendo un partido. En el medio se genera todo. No sólo el fútbol, sino también el balance defensivo. Es una zona clave, muchas veces, desnivelante, en donde puede empezar a cimentarse una victoria o a plasmarse una derrota sino hay buen trabajo.

Quizás por eso, tanto Munúa como Bengoechea, no mostraron todas sus cartas a lo largo de la semana. Y cambiaron piezas y táctica con el correr de los días.

El fútbol se parece mucho a un juego de ajedrez. A veces se cambia pieza por pieza, y hasta se puede generar un jaque mate cambiando a un jugador por otro.

Nacional, que mostró un estilo definido con Munúa, varió a lo largo del Apertura, pero en estos días previos al clásico, mucho más.

Al inicio de la semana, Munúa paró a tres volantes mixtos y a un enlace definido: Romero, Porras, Abero y Amaral más adelantado, como generador de fútbol.

Pero después cambió: optó por un doble cinco con Porras y Eguren, y dos por afuera, con Romero y Abero, pero volvió a meter mano en el equipo, y movió más piezas: Porras-Romero como dupla de overol, y por afuera dos volantes de buen pie y manejo con Nacho González por derecha y Amaral por izquierda.

¿Cómo jugará? Esa es una de las interrogantes que aparecen en el equipo tricolor de cara al clásico. Y Munúa no ha dado muchas pistas.

Lo que sí parece seguro es que el Colo Romero no estará en el lateral y sí en el medio. Parece....

Todo quedará develado en cancha, y allí se sabrá a qué apostó a Munúa.

Puede jugarse a la mayor generación de fútbol o la contención, dependerá de cómo conforme el mediocampo.

En este rincón.

Bengoechea abrió las puertas pero cerró la boca. No dio pistas de ningún tipo. Paró un equipo, sacó a uno, puso a otro, y sobre el fin de semana hasta amenazó en cancha con una posible línea de tres.

Todo pasa por el mediocampo, claro. Y allí, Peñarol parece (sólo parece) tener los nombres definidos. Píriz en el medio con Nández y Aguiar, y Diego Forlán por delante, libre, tanto por izquierda como por derecha, como lo ha hecho en los últimos partidos ante Liverpool y Racing.

Pero claro, eso lo plasmó al inicio de la semana. Después se habló de la posibilidad de Albarracín, un volante por afuera con velocidad y buen pie, y hasta la posibilidad de incluir al argentino Luque por izquierda, lo que movería las piezas del equipo y cambiaría hasta la figura con cuatro volantes (Píriz-Aguiar como doble cinco, Nández por derecha y Luque por izquierda) con un enlace, Forlán, y un punta definido, Zalayeta.

Claro, pura especulación, porque el entrenador aurinegro no dio señales del equipo y sólo manejó variantes que incluyeron a Mac Eachen en el fondo, con Valdéz y Guillermo Rodríguez, en una variante que sorprendió a quienes estaban observando el entrenamiento en Los Aromos. Con tres hombres en el fondo también cambiaría la figura porque pasaría a jugar con más gente en el medio, ya que sumaría a los laterales, al Vasquito Aguirregaray por el andarivel derecho, y al brasileño Diogo, por el izquierdo.

El mediocampo puede terminar siendo la llave que abra el clásico. O que defina al ganador del encuentro, por eso los entrenadores fueron meticulosos y escondieron sus cartas durante la semana.

Ni Munúa ni Bengoechea dieron pistas firmes, sólo señales, y también mucha confusión, como para que el mazo se entrevere y no se vea si hay o no un comodín.

¿A qué apostarán los entrenadores? ¿Más a la marca que a la creación? ¿Al fútbol trabado, peleado, luchado, que al de un toque y precisión? ¿Pesan los dos puntos de ventaja que Peñarol le lleva a Nacional en la tabla? Preguntas y más preguntas que sólo podrán ser develadas en la cancha.

El mediocampo es donde se cocina todo. O casi todo. Porque desde ese sector del campo de juego nace el fútbol, pero también es donde se genera el balance defensivo.

Tácticas, estrategias, piezas de un lado y de otro. Nombres, jugadores. Jóvenes, experientes, volantes mixtos, de marca o de buen pie...

La clave del clásico puede estar en el medio.

Forlán: tiene la batuta

Diego Forlán tendrá su debut clásico. Puede pesar o no. Se verá. Hasta ahora, ha sido clave, un pilar en el andamiaje del equipo. Por juego, por generación de fútbol, por pases, pero también por goles. Es un media-punta, un volante ‘suelto’ que juega libre.

Aguiar y Porras, volantes mixtos: quitan y juegan

Peñarol y Nacional tienen similitudes dentro de sus oncenas. Por ejemplo, las funciones de Luis Aguiar y Gonzalo Porras son muy similares, casi calcadas. Tiene algo más de marca el tricolor, pero a su vez, tiene mejor pie, el aurinegro. De todas formas, son volantes mixtos, modernos, que tienen marca y generación de fútbol. En su respuesta (física, anímica y futbolística) puede asentarse la victoria.

"Nacho": la creación

Ignacio González tiene dilatada trayectoria y también carga con varios clásicos encima. Es un jugador clave para cualquier entrenador porque lee notablemente el juego, es un exquisito con la pelota, un generador permanente de fútbol. Eso sí: tiene poca marca.

Nandez - Eguren: contracara

Nahitan Nández será de los volantes más jóvenes en cancha, pero ya tiene fogueo. Es pilar en Peñarol. Puede tener una lucha en el medio con Sebastián Eguren (34) un hombre de experiencia y mucha presencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)