TRICOLORES

En el mediocampo Nacional tiene tres jugadores que son flor de atrevidos

Emiliano Martínez, Joaquín Trasante y Gabriel Neves la están rompiendo en el mediocampo y ahora vale preguntarse: ¿quién los saca?

Joaquín Trasante en una llegada profunda de Nacional
Joaquín Trasante en una llegada profunda de Nacional. Foto: @Nacional.

El fútbol es para los atrevidos. Para aquellos que piden la pelota. Para los que no tienen timidez y son capaces de demandarle hasta al compañero más experiente la entrega del balón. Sí, el fútbol es para aquellos que se animan a buscar jugadas inesperadas, para los que encuentran los lugares que otros no supieron ver, para los que se transforman porque se tienen confianza. Y esta historia parece empezar a germinar en el Nacional de Jorge Giordano gracias al desenfado de los jóvenes mediocampistas.

Quizás la conformación nació por el gusto del entrenador o quizás por la singularidad de las situaciones generadas por culpa de algunas ausencias, pero vistas las cartas, es fácil preguntarse: ¿y ahora quién los saca?

El trabajo en la franja central del tricolor se ha visto potenciado por la conjunción de tres futbolistas que demuestran una predisposición clara para tratar de reunir todas las características indispensables que demanda el fútbol actual de la alta competencia.

Emiliano Martínez, Joaquín Trasante y Gabriel Neves no dudan en realizar todos los recorridos intensos que sean imprescindibles para que el equipo sea agresivo en la marca y fuerte en el ataque. Neves y Martínez, además, tienen en su ADN futbolístico una de las habilidades más relevantes para que el fútbol fluya de la mejor forma: visión periférica e inteligencia para leer el juego. De esa forma, queda claro que suelen tener decidido antes de recibir la pelota a qué lugar harán su siguiente pase.

Trasante, en tanto, suele también moverse de manera inteligente para encontrar un espacio libre y quedar en condiciones de convertirse en un receptor. A ello le agrega una voracidad insuperable para tratar de recuperar la pelota cuando el equipo no la tiene. Hay momentos en los que parece que tuviese piernas recargables, porque pese al avance de los minutos puede entregar piques largos para irse arriba o para retroceder hasta el área propia.

Es así, entonces, que se construye un ritmo de juego dinámico, prolijo y asociado. Tan potente como se reclama para las ejecutar las transiciones, pero sin perder la chispa creativa.

Está claro que se buscan, que no se dejan impresionar por la presión que se les viene encima cuando los adversarios procuran provocar su error y que son capaces de tirar un caño, un pase largo o construir una pared en medio de un mar de piernas obsesionadas con cortar como sea ese atrevida jugada.

Y también es muy evidente que entienden que el lucimiento individual no se pone por delante del colectivo. Cubrirse las espaldas, alternarse en alguna función porque la jugada así lo demandó es una señal clara de que existe un compromiso grupal.

Nacional encontró tres jugadores que reúnen fuerza, talento y ambición. Y, fundamentalmente, que son flor de atrevidos.

Emiliano Martínez, puro talento en el medio
Emiliano Martínez, puro talento en el medio. Foto: @Nacional.
Más nivel

Lo que aportan

Gabriel Neves
Es el jugador que toma un papel de suma importancia en el armado del juego y en la velocidad que se le da a la jugada. Además, realiza un fenomenal aporte en el trabajo de recuperación del balón. Puede jugar por afuera o por adentro. Es muy completo.

Emiliano Martínez
Es el mediocampista que inicia el partido con una función más defensiva, porque se coloca por delante de la línea de zagueros. Es elegante para jugar, porque administra con clase el balón, pero eso no le resta firmeza para destruir el juego rival. Siempre atento a la jugada.

Joaquín Trasante
Es el mediocampista que recorre la mayor distancia, hace un verdadero gasto físico en beneficio del equipo. Pero ello no va en contra de las virtudes futbolísticas que puede entregar porque sabe entablar bien la comunicación con los delanteros. Se desengancha con tanta potencia que suele lucir como un extremo. Le gusta irse al ataque y colaborar en la circulación del balón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados