Selección

Un mediocampo de gurises

Rodrigo Bentancur, quien se fue a Boca a los 13 años, debutará esta noche en la selección mayor

Bentancur
Romance. El de Rodrigo Bentancur con la pelota.

Uruguay jugará esta noche su último partido de las Eliminatorias. Y lo hará con un mediocampo renovado. Federico Valverde, Matías Vecino, Rodrigo Bentancur y Giorgian De Arrascaeta formarán el rombo en la mitad de la cancha.

Con 19 años Federico Valverde, 26 Matías Vecino, 20 Rodrigo Bentancur y 23 Giorgian De Arrascaeta (promedio de 22), son cuatro futbolistas que miran al futuro y no sólo a Rusia, sino también a Catar 2022. Los cuatro fueron parte del proceso de juveniles al que tanto mira Tabárez. Y todos se han ido acoplando a la selección mayor cuando el técnico lo creyó conveniente.

Salvo Vecino, quien debutó en la mayor en marzo del año pasado frente a Brasil en Recife y ya no salió del equipo, los demás están dando sus primeros pasos con la Celeste absoluta.

De Arrascaeta tuvo el jueves pasado ante Venezuela su segunda oportunidad en la mayor. El volante de Cruzeiro ingresó a los 77’, pero ya lo había hecho en marzo en el partido frente a Perú en Lima. En aquella oportunidad había entrado a los 73’ por Cristian Rodríguez. Hoy en el Centenario tendrá la posibilidad de ser titular por primera vez.

Valverde, en tanto, fue convocado por primera vez a la mayor para los partidos con Argentina y Paraguay. Estuvo en el banco contra los albicelestes y fue titular en Asunción, donde anotó el primer gol del equipo de Tabárez. Repitió en San Cristóbal frente a Venezuela y volverá a hacerlo esta noche ante Bolivia.

Bentancur está disfrutando de su primera citación a la selección mayor. Fue convocado para las dos últimas fechas y ya ingresó ante Venezuela a los 63’. Y hoy debutará en la formación inicial. El volante, nacido en Nueva Helvecia, era casi un desconocido para los uruguayos hasta que lo ascendieron a la Primera en Boca cuando tenía solamente 17 años y le anotó un gol a River Plate. Y ahí tuvo su primera posibilidad en la Sub 20. Pero el grupo ya estaba armado y como era muy chico no fue al Mundial. Tuvo una nueva oportunidad en la siguiente Sub 20, donde disputó el Sudamericano que ganó la Celeste y también el Mundial de Corea.

Rodrigo cruzó el charco con sólo 13 años cuando surgió la oportunidad de ir a Boca y la aprovechó. Ya antes había dado un paso importante al dejar Colonia Suiza para venirse a jugar a Peñarol. Entonces, con 10 años, comenzó a concurrir a los campamentos organizados por los aurinegros. Cuando no tenía escuela se mudaba a Montevideo y estaba una semana o 10 días viviendo en la pensión carbonera. Nunca vivió en Montevideo, estuvo tres años yendo y viniendo hasta que se fue a Boca.

La nueva sangre celeste irrumpe hoy en el medio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados