NACIONAL

A los mediocampistas les llegó la hora de aparecer 

Nacional quiere imponer el ritmo del partido en el medio y el clásico es la prueba de fuego para comprobar si la idea echó raíces en los jugadores.

Gabriel Neves y Felipe Carballo en un clásico ante Peñarol
Gabriel Neves y Felipe Carballo en un clásico ante Peñarol. Foto: El País.

El clásico es el escenario ideal para demostrar el poder que se tiene en el mediocampo. El Nacional de Gustavo Munúa procurará imponerse a través de la intensidad que se logra sosteniendo reiteradas jugadas de ataque. Y tiene futbolistas de calidad para ejecutar ese plan.

Está claro que la fuerza de los mediocampistas queda expuesta por la forma en la que se vulnera al rival. No importa el estilo, que es gusto del entrenador de turno, lo que realmente pesa para que el éxito llegue es la forma en la que esa idea echó raíces en los futbolistas.

Hasta la fecha a Nacional todavía no le ha dado las satisfacciones buscadas la conformación de un mediocampo con gente acostumbrada a manejar el ritmo del juego mediante el triunfo en la posesión de la pelota. Y, por cierto, los dolores de cabeza han llegado por las dificultades que se tuvieron para cambiar los papeles. Cuando urgió cerrar espacios para no entregar facilidades se falló: ahí el equipo dejó al desnudo falencias defensivas importantes.

El entrenador tricolor puso el acento en ello y le entregó a Claudio Yacob una tarea especial para edificar una mejor contundencia defensiva.

Colocado más cerca de los zagueros, juntando piernas por la franja central de la retaguardia se acrecientan las posibilidades de minimizar las sorpresas que se reciben cuando el rival robó la pelota y sale en malón hacia el fondo.

Además, con Yacob ahí se asegura que la organización del juego de ataque comenzará a gestarse casi desde la propia línea defensiva.

creativo
El festejo de Felipe Carballo en el juego entre Nacional y Estudiantes de Mérida. Foto: Marcelo Bonjour.
Felipe Carballo
Edad23 años
PosiciónMediocampista
ApuntePuede jugar por adentro o por afuera

Es un mediocampista ganador clásico. Su juego jerarquiza la función del volante porque combina despliegue físico, recuperación, buen manejo del balón y gol. No tiene inconvenientes para actuar como volante central o para moverse por la banda. Incluso supo actuar de lateral derecho.

Eso sí, Yacob necesita la colaboración del resto para la doble función. Porque de nada sirve que se procure hacer una buena circulación de pelota si no hay desplazamientos inteligentes para atacar espacios.

Con Gabriel Neves, Felipe Carballo o Gonzalo Castro y Rodrigo Amaral, Nacional tiene armas para hacer que la idea de Munúa sea la ganadora.

al detalle

Calificación a tener en cuenta

8: Grado de peligro
El buen trato de pelota que tienen los mediocampistas de Nacional puede desarticular cualquier sistema defensivo. Hay, además, volantes que pueden convertir con remates de larga distancia. Con el balón en su poder pueden hacer daño.

5: Grado de debilidad
La actitud de pararse siempre en campo rival le genera problemas en los retrocesos. Nacional asume riesgos y sabe que los contragolpes le pueden afectar. El trabajo de contención en el medio no puede adjudicarse en exclusividad a algún jugador.

8: Grado de exigencia
Despues de un mal comienzo en el Torneo Apertura, donde se sumó nada más que dos puntos, el equipo está obligado a reiniciar el certamen con otra fuerza. No puede perder la contienda porque quedará muy lejos de la cima y con problemas grandes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados