PEÑAROL

Medio Peñarol nuevo para un equipo con urgencias

Así les fue a los futbolistas que hicieron su estreno oficial con la camiseta aurinegra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Ariel Colmegna.

Apenas cuatro futbolistas de los que terminaron jugando el Intermedio saltaron a la cancha en el debut de Peñarol en este Torneo Clausura. Ramón Arias, Lucas Hernández, Guzmán Pereira y el “Cebolla” Rodríguez, los únicos sobrevivientes del equipo base del primer semestre.

Seis futbolistas nuevos hicieron su estreno absoluto con la camiseta de Peñarol. Muchos con inactividad, sumado a la presión que siempre genera un debut y con el DT en el ojo de la tormenta, se presentaron ante un examen complicado a pesar de que el rival de turno parecía de los más accesibles. Incluso se puede sumar un séptimo futbolista “nuevo”: Kevin Dawson se paró bajo los tres palos del cuestionado arco aurinegro y en ocho meses recién disputó su segundo partido de carácter oficial con Peñarol.

Con mejores y peores rendimientos, todos los refuerzos cumplieron. “Es un equipo casi nuevo y a medida que pase el campeonato se irán conociendo mejor y tendremos otro juego”, dijo “Leo”.

Guillermo Varela.

Tuvo que meterse de apuro no solo en el equipo titular si no en la convocatoria. Las bajas obligadas por lesiones de Hernán Petryk y Alex Silva no le dejaron otra alternativa al entrenador. “Guille”, que se esperaba que recién pueda aparecer en la tercera o cuarta fecha ya que llegó sobre el final de la pretemporada, arrancó desde el inició y lo cierto es que no desentonó. Disimuló su falta de rodaje y dejó una muy impresión. Además, pese a ser un futbolista joven (24 años), evidenció en la cancha su chapa europea. Pasó bien la pelota y marcó sin excederse en las infracciones. Su llegada puede terminar siendo muy importante para este Peñarol.

Fabricio Formiliano.

Fue uno de los pedidos que hizo Leonardo Ramos apenas puso un pie en el mundo Peñarol. Recién ahora, seis meses después de su llegada, se dio el gusto de sumar al zaguero con el que fue campeón uruguayo en Danubio. El “Tito” tuvo correcto rendimiento, sin errores. No fue la gran figura de la tarde, producto también de que el rival contó con poco peso ofensivo, pero lo cierto es que cada vez que lo llamaron a actuar respondió con creces. Además, y ya mostrando algo de lo que podrá dar en este equipo, se presentó como un jugador muy interesante en las dos áreas. Va muy bien de arriba. Eso puede ser muy bien utilizado en un plantel donde hay varios jugadores con buen pie.

Mathías Corujo.

Otro que venía de un parate importante y sin embargo salió bien parado. En el primer tiempo arrancó como número ocho. El flojo rendimiento del equipo no le permitió lucirse. En el complemento, cuando el DT mandó a Fabián Estoyanoff a la cancha, el “Chiche” se posicionó como número cuatro y lo cierto es que levantó considerablemente su nivel. Dentro de un Peñarol que encontró más espacios y con un “Lolo” que se transformó en su mejor socio, Corujo se mandó al ataque en un par de ocasiones y lo hizo en buena forma. Avanzó de Colombes a Ámsterdam e hizo recordar al jugador que hace seis años atrás participó del plantel que llegó a la final de la Copa.

Walter Gargano.

El mejor jugador de la cancha. Aunque ya lo venía demostrando en los amistosos, aún cuando Peñarol no encontraba un funcionamiento fluido, el “Mota” volvió a sacar la cara por el resto. Cuando el equipo peor jugó, en el primer tiempo, fue el encargado no solo de cortar los avances del fusionado si no también de distribuir la pelota. En el complemento, con el “Cebolla” y “Maxi” ya enchufados, su juego se lució aún más e hizo que se lleve los aplausos de la tribuna. Se transformó en una especie de Pac-Man e inclinó la cancha a favor del aurinegro. Ojo, es cierto: cometió infracciones de más y pudo ver la tarjeta roja sobre el cierre del partido, pero Leodán González le perdonó la vida. Buen estreno.

Maximiliano Rodríguez.

Lo mejor que vimos de la “Fiera” hasta el momento fue el segundo tiempo ante El Tanque. Antes, en los amistosos, apenas algunos chispazos del futbolista que brilló en Atlético Madrid, Liverpool y la selección argentina. Si bien se conectaron pocas veces con Lucas Viatri, en las oportunidades que lo hicieron lo realizaron bien. El ingreso de su compatriota lo ayudó muchísimo aunque está claro que Peñarol debe jugar mucho más para ellos y no dejarlos tan solos arriba. El ingreso del “Lolo” Estoyanoff fue clave en ese sentido para trasladar la pelota con criterio y no llevarla a los ponchazos. Marcó un gol y estuvo cerca de anotar dos más. Sumó en confianza.

Lucas Viatri.

Un centrodelantero de un equipo grande está para hacer goles y si no los hace, parece que no jugó un buen partido. Este caso no aplica a Viatri. Incluso no teniendo chances concretas de gol, se las ingenió para redondear un encuentro más que aceptable. Generó el penal del tanto de la apertura y asistió a la “Fiera” Rodríguez en el segundo. Peñarol debe asistirlo mucho más. En las pocos veces que lo buscaron resolvió bien. Devolvió correctamente la pelota y demostró que no es nada torpe para jugar con los pies a pesar de ser un futbolista de gran porte. Otro que venía de una inactividad importante, con apenas cinco entrenamientos encima y que tuvo que salir a la cancha casi que de apuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)