SELECCIÓN URUGUAYA

El medio es una guerra

Sin el “Tata”, hay tres volantes cantados pero falta uno: ¿de marca o juego?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
De lujo. Matías Vecino se ganó un lugar en la consideración del maestro Óscar Tabárez: un volante al estilo europeo. Foto: Darwin Borrelli

La ausencia de Álvaro González en la lista de reservados hace que Matías Vecino se posicione como claro favorito para acompañar a Egidio Arévalo Ríos en el doble cinco, el próximo 1 de septiembre cuando Uruguay visite a Argentina por la séptima fecha de las Eliminatorias.

Vecino, del riñón del proceso, se sumó a la selección mayor el año pasado como una de las "sorpresas" de Óscar Tabárez en su renovación tras la Copa América de Chile. Un volante con un físico privilegiado, con pinceladas de jugador europeo, y con la principal virtud de que le entrega al equipo otras características que hasta ahora no venían teniendo los volantes que se paraban en la zona de contención: despliegue, buen manejo de pelota y la capacidad de poder poner una pelota de gol.

El oriundo de San Jacinto, que este mes celebra sus 25 años, ha disputado hasta el momento cinco encuentros con la Celeste: dos por Eliminatorias, dos por la Copa América Centenario y un amistoso. Fue titular en cuatro de ellos, sumando un total de 295 minutos, y marcó un gol.

Lo cierto es que su rendimiento ha tenido picos muy altos como también momentos irregulares.

En Brasil, en su debut, mostró su mejor versión. Después de un primer tiempo aceptable, donde a todo el equipo le costó hacer pie, el jugador de la Fiorentina sacó a relucir todo su potencial en el complemento cuando el DT le dio ingreso al "Tata"(por el "Cebolla" Rodríguez, uno de vocación ofensiva) para ayudarlo en la marca a él y al "Cacha". Vecino se soltó, tomó confianza y terminó siendo determinante manejando los hilos del equipo y poniendo pelotas a espaldas de los zagueros rivales. Carlos Sánchez, fijo por la derecha, también pudo así levantar su rendimiento y ser clave por el otro sector.

Días después, ante Perú y también por Eliminatorias, Tabárez alineó desde el inicio al mismo mediocampo que había terminado jugando en Brasil. Vecino no brilló como en su estreno, pero jugó un partido más que correcto.

Luego, antes de viajar a Estados Unidos, el maestro volvió a probar con Vecino y el "Cacha" en la contención y Sánchez (siempre inamovible por derecha) y Nicolás Lodeiro por izquierda. Ante un rival débil, y en un típico partido de preparación, Uruguay ganó 3-1 siendo claro dominador del juego y encima, Vecino se dio el gusto de anotar un tanto.

La peor cara del futbolista, en tanto, data del debut en la Copa ante México. El DT apostó por los mismos volantes que en el amistoso y la jugada no le salió para nada bien. Uruguay nunca agarró la mitad de la cancha e hizo agua en los costados. Vecino, en el descontrol que se encontraba la Celeste, se llenó de infracciones y terminó siendo expulsado a los 44. El "Tata" ingresó por Lodeiro para el complemento, acomodó la piezas e hizo que Uruguay se adelante en la cancha. Tras conseguir el empate 1-1, la selección pagó caro una serie de errores defensivos en el tramo final del juego y cayó 3-1.

Para el último juego de esa fase, victoria 3-0 ante Jamaica, Tabárez optó por Arévalo-González en la contención y Sánchez-Lodeiro en la creación. Fue el único partido en el que Vecino ingresó desde el banco: a los 66 por el "Pato".

Ahora, la interrogante está planteada. Sin el "Tata", Sánchez, Arévalo y Vecino aparecen como una fija para arrancar en Mendoza. ¿Quién va por izquierda? Si es por características, para suplir a González, el más indicado parece ser Corujo y Vecino sobre la banda o Matías de cinco y "Palito" por el costado. Si apuestan por sumar uno de creación: el "Cebolla", Lodeiro, Ramírez o Laxalt.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)