ARGENTINA

Medina: el Cacique cordobés es el único DT extranjero de la Superliga

“Se me exige más y estoy bajo la lupa”, reconoció el extécnico de Nacional, quien recibió un regalo de su ídolo Diego Maradona

Cacique
Cacique. Alexander Medina tuvo gran comienzo en Talleres. Foto: prensa Talleres.

Al “Cacique” Alexander Medina no podía irle mejor en Talleres de Córdoba. Su equipo es el único escolta de Boca, que lidera en la Super Liga argentina. Talleres lo sigue a un punto. Le ganó a Vélez, al River Plate campeón de la Copa Libertadores y el lunes, a Gimnasia y Esgrima de Diego Maradona.

Enfrentarse al “Diez” fue una experiencia inolvidable para Medina y hasta recibió un regalo. “Antes del partido nos saludamos, como hago siempre con todos los entrenadores. Y después del partido volví a saludarlo y le pedí que luego me mandara su gorra por alguien. Y él se la sacó y me la puso en la cabeza. Esas cosas de Maradona, que siempre te sorprenden”, contó.

“Yo me crié viéndolo jugar a él, así como hoy los niños se crían con Messi y Cristiano Ronaldo. Me crié con este fenómeno haciendo el gol en el 86. Imagináte lo que fue para mí enfrentarlo y compartir una cancha, más con el homenaje que le hicieron antes del partido. Con banderas desplegadas, y su foto de esa época. Me vinieron muchos recuerdos a la cabeza. Lo que viví con él son esos otros triunfos que te deja el fútbol”, admitió, y aseguró que no va a usar la gorra: “La voy a guardar bien guardada para el día de mañana regalársela a mis hijos”.

Llegó a Talleres en los primeros días de junio, pero los futbolistas comprendieron enseguida su idea. “El 10 de junio fue el primer entrenamiento. Hicimos un relevamiento del plantel y vimos que era muy joven y con mucho potencial, pero que carecía de experiencia. A partir de ahí armamos una lista de posibles refuerzos y llegaron cuatro jugadores. Por suerte teníamos una pretemporada muy larga para hacer porque el primer partido, frente a Vélez era el 28 de julio. Teníamos mucho tiempo para trabajar y eso era bueno para nosotros, que recién habíamos tomado el equipo. Enseguida le propusimos a los jugadores nuestra idea de cómo jugar. Y nos dimos cuenta que muchas de las cosas que habíamos imaginado ya se estaban dando en la pretemporada. Y seguimos creciendo”, explicó.

El “Cacique” es consciente que los buenos resultados que consiguieron enseguida fueron clave. “Obtuvimos resultados positivos rápido y eso es muy importante para que los jugadores, los dirigentes, la hinchada y los periodistas creyeran. En el primer partido le ganamos a Vélez, uno de los equipos que juega mejor en el fútbol argentino. Luego a River; después dimos vuelta el resultado con Aldosivi tras haber recibido un gol a los 38 segundos. Y le ganamos dos partidos a Banfield en cuatro días. Todo eso generó mucha confianza en el entorno y en nosotros mismos. Comprobamos que se podía jugar bien y conseguir resultados”.

Por más que los uruguayos solemos estar al tanto de lo que pasa del otro lado del charco, al exNacional le sorprendió la intensidad con que se juega y lo parejo que es el torneo. “La competitividad que hay entre los clubes fue lo que me sorprendió. No hay goleadas ni un rival que sea muy superior al resto. Cualquiera le puede ganar a cualquiera. Todos tienen con qué hacerte daño. Fijáte que le ganamos a Gimnasia que está último, pero perdió todos los partidos por un gol. Es competitivo. Me sorprendió la intensidad conque se juega. Es un fútbol muy intenso”.

Dice que tiene con la prensa argentina una muy buena relación, de respeto, pero intenta aislarse y enfocarse en el trabajo. No lee ni escucha, pero sabe que lo miran con lupa. “Soy el único extranjero de toda la liga y sé que por eso estoy bajo la lupa. Al extranjero siempre se le exige más, sobre todo a alguien como yo que no ha tenido mucho recorrido como entrenador. Se me exige más y se me mira más en el detalle”.

Su salida de Nacional

Alexander Medina, entrenador de Talleres de Córdoba.
Fue la decisión más correctaA pesar del tiempo y la distancia, Medina sigue pensando lo mismo sobre su salida de Nacional. “Creo que fue la decisión más correcta que pude haber tomado para todos. Para el club y para mí. Había que descomprimir la situación. Habíamos hecho un muy buen trabajo, pero en 10 días nos quedamos sin nada. Hubo momentos en que el equipo rayó a gran altura, fuimos competitivos a nivel internacional, ganamos el Apertura y el Intermedio, pero el resultado final no fue el que esperábamos y el que merecíamos”.
EL OBJETIVO

El objetivo, por ahora, es entrar a una copa

El exgoleador se ilusiona con lo que tiene por delante. “Tengo un plantel joven que se ha adaptado muy bien y rápidamente a lo que queremos. Ya están automatizando y haciendo en forma natural los patrones defensivos y ofensivos. Yo soy optimista por naturaleza y me ilusiono con aspirar a más. El objetivo principal que nos propusimos a principio de año fue entrar a una copa. Pero esto es fútbol y van siete jornadas de 23 en la liga. También estamos vivos en la Copa Argentina, donde nos espera una llave contra Almagro dentro de pocos días”, afirmó.

“Da para ilusionarse, pero con los pies siempre en la tierra. En la pretemporada que fue muy fuerte hicimos una base muy solida de lo que queremos. Vamos evolucionando en el día a día en forma individual y colectiva y eso nos permite tomar confianza y dar un pasito más. Hemos ganado partido muy importantes y nos hacemos fuertes de local. El equipo está bien”, finalizó, aún sin acento cordobés.

familia

La vida tranquila en el barrio El Jockey

“La vida es muy tranquila en Córdoba, similar a lo que es Montevideo. Ya nos hemos adapatado con la familia y estamos muy contentos con la amabilidad de la gente. Nos abrieron enseguida las puertas y nos hicieron sentir muy cómodos desde el primer momento. La gente de la ciudad en general y la del club donde el factor humano es muy bueno”, contó quien vive en el barrio El Jockey, un lugar estratégico cerca del estadio boutique de Talleres donde entrenan y el predio.
Allí, en una cómoda casa, el Cacique está instalado junto a su mujer y sus dos hijas pequeñas: Justina de dos años y medio y Martina de un año y medio.
Los varones que estudian en Montevideo y juegan en Torque van y vienen constantemente. Matías, el mayor de 17 años, es una segunda punta o lateral. “Todavía no encontró el puesto. Para mí es un volante por afuera”, dijo Alexander. Santiago, el menor de 15, juega de volante central o de zaguero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)