TORNEO DE VERANO

Una medida gremial que duró 12 horas

Peñarol jugó ante Barcelona de Guayaquil este jueves de mañana en el Campeón del Siglo y el árbitro fue Óscar Rojas, el mismo al que Audaf no permitió arbitrar el miércoles a la noche.

Óscar Rojas en el partido entre Defensor y Peñarol. Foto: Fernando Ponzetto.
Óscar Rojas.

Si había alguna duda de que la medida adoptada por la gremial de árbitros y la Mutual de futbolistas el miércoles a la noche de no dejar actuar a sus asociados en los partidos por el Torneo de Verano era parte de la guerra de clanes que existe en el fútbol uruguayo, los hechos se encargaron de demostrarlo este mismo jueves a la mañana.

Aduciendo que no se había respetado el protocolo por el cual los equipos afiliados a la AUF debían ser dirigidos por árbitros de Audaf, lo que no se iba a cumplir en el juego que tenían previsto César Vallejo y Nacional en el estadio Suppici de Colonia, ambas gremiales impidieron a sus asociados tomar parte del encuentro que sí iban a disputar con árbitros de Audaf Peñarol y Barcelona de Guayaquil en el Campeón del Siglo y responsabilizaron a Tenfield por la situación.

Tenfield había salido al paso a aclarar que en el reglamento del Torneo de Verano estaba estipulado específicamente que si algún partido se disputaba en el interior se podían nombrar árbitros que no fueran de Audef, reglamento que había sido aprobado por la AUF.

La cuestión es que, quizás con algo de razón, las gremiales se negaron a participar de los encuentros y el Torneo de Verano no tuvo definición. Lo que es peor, el público coloniense se vio notoriamente perjudicado al no poder presenciar el partido que se le había prometido.

Sin embargo, la medida gremial duró apenas 12 horas. Ya sin un torneo amistoso por decidir, Peñarol y Barcelona de Guayaquil igualmente disputaron un partido este jueves a las 9 de la mañana, a puertas cerradas, en el Campeón del Siglo. Es decir que en definitiva el partido previsto para el miércoles de noche igualmente se jugó y con los mismos protagonistas que 12 horas antes (menos, porque el partido estaba previsto para las 22.15) habían sido mandatados por sus gremiales a no jugar, incluido los árbitros, ya que Óscar Rojas fue quien impartió justicia en el CDS.

Esto causó hondo malestar en Nacional, que también se siente perjudicado porque se quedó sin un partido internacional amistoso por una medida gremial que quedó sin efecto horas después. Y lo que es peor, su tradicional rival (Peñarol) sí tuvo ese rodaje internacional.

La guerra de clanes continúa. Sigue siendo una lucha de poder entre los grupos de interés y la empresa Tenfield. Todo muy turbio...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)