SELECCIÓN

Medalla para el proceso

El buen trabajo en juveniles es la razón del retorno a la elite panamericana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En lo más alto. El festejo de los botijas celestes por el oro panamericano en Toronto. Foto: EFE

Medalla de bronce en Guadalajara 2011 y de oro en Toronto 2015. El fútbol de Uruguay volvió a los Juegos Panamericanos con todo. Pasaron 32 años desde que en 1983 la Celeste se había bañado de dorado en el fútbol de las Américas. Pero ¿qué pasó en el medio? ¿Por qué Uruguay tuvo que esperar tanto tiempo para volver al primer plano panamericano?

Hay varios factores que coadyuvan para las respuestas. Como en todo, no hay un factor único. Mucho tiene que ver el hecho del proceso de las selecciones juveniles, tan exitoso en los últimos años. No solo por la buena programación y coordinación que se hace en el Complejo Celeste, sino también la ejecución en cada una de las competencias.

Uruguay se vio beneficiado a partir de 2007, cuando la clasificación a los Juegos Panamericanos pasó a depender del resultado de la Sub 17 en el Sudamericano.

Poca importancia.

Hasta entonces el fútbol a nivel de las Américas era un torneo de segundo orden. Uruguay solo lo había ganado en 1983, dirigido por el maestro Óscar Tabárez y hasta 2011 solo había participado en uno más, el de 1999.

Esos Juegos Panamericanos, disputados en Winnipeg, dejaron en evidencia la poca importancia que tenía el torneo para Uruguay. "En esos tiempos se iba por invitación. Le llegó a la AUF y como no le interesó, la pasó a OFI y la aceptó. Nos dijeron que teníamos que armar en poco tiempo el equipo. Ni siquiera jugamos amistosos. La parte final de la preparación la hicimos en Maldonado. Por suerte muchos de los jugadores que integraron esa selección llegaron a jugar en Primera", recordó a Ovación el técnico de ese combinado, Luis Matosas. Entre otros, estaban Martín Góngora, Julio "Palomo" Rodríguez, Ruben Morán y Mariano Bogliacino. El resultado fue catastrófico: la Celeste cayó ante Jamaica (0-2), Cuba (1-3), Honduras (1-4) y empató (0-0) con Estados Unidos.

Después del oro en 1983 Uruguay no participó en Indidanápolis 1987, La Habana 1991 ni Mar del Plata 1995. Hasta 1991 se clasificaba a través de los Juegos Odesur y Uruguay no llegó a estar entre los mejores. Luego fue por invitación, la cual declinó en 2003 (Santo Domingo), hasta lo ya reseñado en 2007. Para esa edición (Rio de Janeiro) la Sub 17 no clasificó, pero sí lo consiguió para 2011 y 2015, así como la Sub 20 logró el pasaje para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, competencia en la que Uruguay no estaba desde que en 1928 (Ámsterdam) la había ganado.

El proceso de selecciones nacionales de la AUF, entonces, tuvo sus derivaciones positivas también para el Comité Olímpico Uruguayo, que volvió a ganar una medalla de oro en los Juegos Panamericanos luego de 12 años. El oro olímpico deberá seguir esperando, porque no habrá fútbol celeste en Rio 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados