COPA AMÉRICA CENTENARIO

"Mea culpa" de Suárez

El “Pistolero” explicó su reacción ante la prensa: “Sabiendo que no podía jugar, quería jugar igual para ayudar al equipo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luis Suárez. foto: AFP.

Hotel Marriott de San José. Luis Suárez asistió a la conferencia de prensa y esta vez su figura concitó mayor atención que la que atrae siempre el atacante.

“Vine a dar la cara por mi reacción, por lo que dijo mi hermano y por el tema de la lesión. Uno tiene sentimientos y duele que lo critiquen por cosas que no tienen sentido”, dijo el salteño en referencia a la extraña situación que protagonizó en Philadelphia el jueves pasado.

Calentura. “Hay muchas cosas que aclarar, que se dijeron y que no son verdad. No estoy disponible, ni siquiera en el 90% de lo que puedo dar. El que sabe del tema médico, sabe muy bien que no podía jugar. Yo sabía que si estaba en el banco, podía ingresar, porque así lo marca el reglamento. La calentura viene por la impotencia que te produce ir perdiendo y no poder ayudar a los compañeros. Sabiendo que no podía jugar, quería jugar igual para ayudar al equipo”.

Así, pues, directo y vertical como en la cancha, el crack del Barcelona explicó la reacción visceral e intempestiva que tuvo cuando Tabárez hizo el último cambio ante Venezuela y él siguió afuera de la cancha.

“Si estoy en el banco, es porque puedo entrar. A Mario (Rebollo) le dije que había que poner a otro delantero. Fue todo en 45 segundos. Llaman a Nico (Lodeiro), entra por el ‘Pato’ (Sánchez), se acalambra el ‘Tata’ (González) y le pedí que pusiera a otro delantero. En el vestuario, con Mario, al que conozco hace diez años nos reímos. Me dijo, ‘¿que te pasa nene?’’ y le dije ‘nada, nada’. Estaba caliente conmigo mismo, le pegué 38 veces al banco, todavía me decían, ‘¡pará que lo vas a romper’! Y mostraron sólo esa…”.

No hacía falta más; pero, igual, Suárez siguió, “blanqueando” lo que había pasado: “Yo me quería meter en la cancha. Todo saben cómo soy. No es problema del maestro. Yo sabía que no me iba a poner. Hoy le estoy agradecido porque me conoce y sabe muy bien cómo soy. Yo solo me fui a calentar, además el cuarto árbitro me había advertido que me dejara de gritar. Por eso, también me fui a correr detrás del arco. También el aliento de la gente me llevó a intentar jugar. Había mucha gente que había hecho un gran esfuerzo para venir, vi a muchos niños que me querían ver jugar. También por mis hijos, que cada vez que no juego, me preguntan por qué no juego. Y eso me pone muy mal, pobrecito el chiquito”.

“Pedí disculpas al maestro y a todos”

“Lo de mi hermano me dolió. Tengo una mínima relación con él. Es mi hermano, pero hablamos una vez cada tantos meses. Es algo que me enojó mucho, porque el maestro (Tabárez) se merece el mayor respeto. El tiene que entender que es mi hermano y que lo diga hiere a mucha gente. También por eso le pedí disculpas al maestro y a mis compañeros. No es lo que pienso yo. En una pata no puedo jugar ni yo, ni nadie… Que quede claro”, dijo Luis Suárez tras los tuits de su hermano Paolo, que levantaron polvareda en las redes sociales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)