Diogo

"Me encantaría, pero sería complicado volver ahora"

El lateral volante, de 31 años, rescindió su contrato con Zaragoza y la noticia corrió como reguero de pólvora en Uruguay. La posibilidad de su regreso a Peñarol se maneja en cada período de pases. Eso lo pone feliz, pero cree que aún no es momento de volver. “Nunca se sabe”, dijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diogo

— ¿Cómo anda?

— Bien, pero con mucho frío. Je. Baja el sol y se pone cruel. De noche hay temperaturas bajo cero siempre. Está jodido, pero es el invierno.

— ¿Rescindió su contrato con Zaragoza?

— Sí, llegamos a un acuerdo con el club. Ellos necesitaban reforzar otras líneas y yo quería jugar. Hubo cambio de entrenador y si no iba a contar conmigo, yo lo que quiero es jugar. Entonces me voy a otro club para hacerlo.

— Pero si no ocupa plaza de extranjero, ¿por qué necesitaban el lugar para reforzar otras líneas?

— Lo que tienen los clubes es un tema de fichas, que de repente no pueden tener más de determinado número. Y como yo estaba jugando poco y nada, decidimos rescindir. Ahora entro en el mercado y si surge la opción de ir a otro equipo, ya estoy libre.

— ¿Tuvo algo que ver Peñarol es eso?

— No, nada que ver. Me comentó mi padre lo que se estaba diciendo por allá, pero nadie me llamó, ni hablé con nadie de Peñarol. Siempre surgen estas noticias y es buenísimo porque siempre fui hincha de Peñarol y volver algún día sería espectacular para mí.

— Entonces, le gustaría volver a Peñarol...

— Lógico, me encantaría. Pero cuando uno sale de Uruguay o de Sudamérica y da el salto para Europa lo hace pensando en jugar la mayor cantidad de años posible acá. Y cuando llegue el momento de volver, hacerlo, pero no es ahora. De momento no lo había siquiera pensado. Pero bueno, no necesito explicar que mi padre jugó en Peñarol y es hincha y yo también, de toda mi vida.

— Si lo llamaran ahora de Peñarol y le hicieran una oferta, ¿lo pensaría al menos?

— Sería complicado volver ahora, pero nunca se sabe. Y en el fútbol menos. Las ganas están y que se hable de mí es algo que me llena de alegría. Porque no es la primera vez que sale una noticia de estas. Me pone contento porque quiere decir que en mi pasaje por ahí, que fue sólo de un año, hice las cosas bien. Eso me alegra y me hace sentir bien, pero habría que verlo y manejarlo. Ahora no podría decirte ni sí ni no, no lo sé. Además, muchas veces hay rumores, pero después no pasa de eso. A veces no hay nada cierto o hay sólo un porcentaje de verdad.

— O sea que le encantaría regresar, pero piensa que no es el momento. ¿O se lo plantearía?

— Me lo plantearía, pero creo que no es el momento. Igual, como dije antes, en fútbol nunca se sabe.

— Cuando estuvo en Uruguay en diciembre, ¿tuvo algún contacto con alguien de Peñarol?

— No, con nadie. Estuve sólo cinco días de vacaciones y para presentar al niño en la familia porque mi hermana no lo conocía, mi abuela tampoco, ni mis tíos. Y además porque hacía mucho tiempo que no iba y está bueno ir en verano porque uno zafa del frío europeo y porque como está todo el mundo de vacaciones, se aprovecha para ver a los amigos y disfrutar.

— ¿A Pablo Bengoechea lo conoce?

— Personalmente no. Nunca he hablado con él.

— ¿Piensa que va a seguir jugando en España?

— Sí. Más ahora que soy libre. Mi representante, Arturo Canales, está viendo un par de cosas. Pero hay que esperar, lo sabremos en poco tiempo.

Tiene negocio

La patrona da clases

Carlos está casado con una española y tienen un hijo: Ian de dos años y medio. Ella tiene en Zaragoza una escuela de baile y no sería fácil dejar su negocio para radicarse en Uruguay. "No lo hemos ni hablado. Esto nos toma de sorpresa. Creo que si llegara a concretarse me iría yo solo. Con lo difícil que es montar aquí un negocio y sacarlo adelante desde abajo, sería complicado dejarlo. Sería un cambio muy grande para ella".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)