DEFENSOR SPORTING

"No me arrepiento de nada y estoy orgulloso del plantel"

Eduardo Acevedo realizó un balance de la primera mitad de la temporada antes de tomarse un avión junto a su esposa Marisa para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Italia los espera

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Pérez

-¿Te quedás en Defensor Sporting?

-He recibido diez mil llamadas en 30 días. Estoy cansado de tanto volar mentalmente. Si viene una oferta concreta que me entusiasme la estudiaré, pero por ahora no hay nada concreto. Son empresarios los que llaman. Sondeos.

-Pero recibir tantos llamados significa que se valora tu trabajo.

-Sí, claro, pero ya he vivido muchas veces estas cosas y se aprende. Me he entusiasmado muchas veces con cosas del exterior que luego no se hacen y al final te curás de espanto. Lo único real fue lo de Cerro Porteño, que ya estaba para firmar y ahí decidí yo. A todos los que llaman les digo lo mismo que vengan cuando tengan algo real y concreto.

-¿Necesitás las vacaciones?

-Sí, mucho, y los jugadores también. Ellos bancaron mucho tiempo la intensidad de los entrenamientos y de los partidos. Nosotros jugamos seis finales del Apertura, porque Nacional ganaba y ganaba y no podíamos regalar nada. Y después, en el Intermedio, el equipo mantuvo el nivel. Ahora se necesita un descanso para cargar pilas.

-¿Te tomás el avión y te desenchufás o te cuesta?

-Me cuesta, me cuesta, pero voy bajo las órdenes estrictas de mi mujer. Je. Ya me dijo que me va a dejar prender el celular solo cuando lleguemos a los hoteles. ‘En el día no me prendas el celular’, me dijo.

-¿Qué balance hacés de la primera parte de la temporada?

-Fue brutal. Cuando asumimos vislumbrábamos este proceso y se lo dijimos a los dirigentes. El proceso de los jugadores, de armar la columna... Fuimos evolucionando y fue un placer trabajar en un equipo que está muy organizado y en el que uno ve que puede haber una consecuencia. El trabajo de Fadeuille en formativas y el de Nicolás Olivera, que tiene un gran conocimiento del club, además del gerente general; y Richard Marchelli, que me soluciona todo.

-Ayer cuando te despertaste, ¿pensaste que te habías equivocado en algo en la final? ¿En los cambios o en que Cabrera jugara lesionado?

-No, no. Uno tiene que acordarse de lo que pensó antes de hacer las cosas. No me arrepiento de los cambios y lo de Matías (Cabrera) era muy importante en la ofensiva al no tener a Cardacio, porque Benavídez y Rabuñal son los fogoneros. Matías hizo un sacrificio enorme y lo tuve que ocultar toda la semana porque con un golpe lo podían sacar del partido. Valoro mucho lo de él y lo de todo el grupo, que siempre estuvo muy consustanciado con la idea y eso nos hizo muy fuerte.

-¿Te sorprendió que jugara Aguirre?

-Para nada. Ya lo sabía. El miércoles le dije a los jugadores cómo formaba Nacional y la única duda que podía tener era la del ‘Tata’ o ‘Seba’ Rodríguez, no la de Aguirre. Estaba convencido que iba a jugar.

-¿Era importante la final para Defensor Sporting?

-A mí me importaba ganar el Intermedio. El premio que daban no condice con lo que fue el torneo, pero nos importaba ganarlo por el honor. No me arrepiento de nada y me siento muy orgulloso de la llegada que tuvimos con el plantel y de la respuesta que obtuvimos de ellos.

SABER MÁS

El caso Bueno

“Nunca me voy a meter en el bolsillo de los jugadores, es un tema personal de él”, dijo Acevedo sobre la posibilidad de que Gonzalo Bueno, a quien él reflotó, se pueda ir a Nacional. “Lo que está mal hecho es la ley, el reglamento, porque acá el campeonato se unifica. No son dos torneos, es el mismo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)