TORNEO APERTURA 2020

Un mazazo: Peñarol no supo mantener la ventaja, se durmió y otra vez sufrió

Nahuel Acosta le cambió la cara al ataque de Rentistas y aprovechó las franquicias de la última zona carbonera que volvió a fallar en el Apertura. 

Diego Forlán. Foto: Fernando Ponzetto.
Diego Forlán. Foto: Fernando Ponzetto.

La historia volvió a repetirse en cuestión de tres días. Los errores y las desatenciones defensivas le costaron muy caro otra vez a Peñarol. El equipo no levanta cabeza y sigue perdiendo pie en el Torneo Apertura 2020.

Pero todo tiene un principio. Y el aurinegro había comenzado muy bien el partido a tal punto que en la primera jugada clara de gol que tuvo, la mandó a guardar.

Fue a los 8’, cuando Giovanni González remató cruzado dentro del área para poner el 1-0 de Peñarol y la tranquilidad se adueñó de un equipo que comenzó a manejar los hilos del partido, manteniendo a su rival lejos del arco de Kevin Dawson durante gran parte del primer tiempo.

Rentistas no lograba conectar sus líneas con la pelota porque en la mitad de la cancha el trabajo de Walter Gargano y Krisztián Vadócz empezaba a ser gravitante.

El “Mota” volvió a jugar después de nueve meses de ausencia por una rotura de ligamentos cruzados. Su último partido oficial había sido el 17 de noviembre en el clásico del Torneo Clausura frente a Nacional en el Centenario.

Luis Acevedo. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Acevedo tras el empate entre Peñarol y Rentistas. Foto: Fernando Ponzetto.

Ayer volvió al equipo, lo hizo como titular y la mitad de la cancha de Peñarol mejoró. Con Gargano, Vadócz jugó más suelto y siempre estuvieron en contacto. Toques cortos, pases largos, relevos.

Peñarol administró la ventaja y en el inicio del segundo tiempo, luego de que Gustavo Tejera no cobrara un penal de Santiago Romero a Matías Britos en el área de Rentistas, a los 50 minutos apareció David Terans para culminar una enorme jugada colectiva con 18 toques. El “Rey” sacó un zapatazo al ángulo y puso el 2-0.

Más y mejor tranquilidad en Peñarol. El equipo de Diego Forlán dominaba, ganaba y jugaba mucho mejor que su rival en el Campeón del Siglo.

LA RACHA

Peñarol suma dos partidos sin triunfos

El equipo de Diego Forlán había perdido en la sexta fecha del Torneo Apertura 2020 con Deportivo Maldonado 2 a 0 y ayer empató 2-2 con Rentistas en el Estadio Campeón del Siglo. Desde que volvió la actividad oficial, el equipo de Diego Forlán apenas pudo ganar un encuentro: 2-0 a Boston River.

Pero Alejandro Cappuccio movió el banco de suplentes y mandó a la cancha a Nahuel Acosta, el revulsivo que se encargó de desnudar otra vez las falencias defensivas del equipo carbonero.

El pibe de 21 años que llegó al bicho colorado en Sexta División y que llevaba apenas 26 minutos en la temporada fue determinante para la remontada de Rentistas.

Pero también fueron determinantes los errores que nuevamente Peñarol volvió a tener en la última zona que se sumaron a desatenciones y falta de actitud de un equipo que ganaba con comodidad 2 a 0 y que en un abrir y cerrar de ojos se vio con un 2-2 quedando sin reacción.

Es que a los 75’, Nahuel Acosta, dentro del área, mandó un centro hacia atrás y le puso la pelota en la cabeza a Christian Olivera, quien definió contra el palo izquierdo de Dawson para descontar.

El segundo gol de Rentistas en el Estadio Campeón del Siglo. Foto: Fernando Ponzetto.
El segundo gol de Rentistas en el Estadio Campeón del Siglo. Foto: Fernando Ponzetto.

Tan solo tres minutos más tarde, Krisztián Vadócz lo bajó en el área mirasol a Acosta, Tejera cobró penal y Maximiliano Lemos, quien había ingresado a los 72’, no desaprovechó la pena máxima: 2-2.

La historia de Maldonado volvía a repetirse. En apenas tres minutos, Peñarol recibió otra vez dos goles y no tuvo reacción física, futbolística ni anímica ante un equipo que jamás se dio por vencido con un entrenador como Alejandro Cappuccio que lejos de replegarse, fue en busca de un resultado favorable y lo terminó consiguiendo.

El empate fue el gran premio para Rentistas, que volvió a quedar en lo más alto del Torneo Apertura de manera solitaria, pero fue un mazazo para un Peñarol que sigue sin levantar cabeza, que pierde pie en el campeonato y que continúa sin encontrar un rumbo futbolístico que le ofrezca tranquilidad a Diego Forlán y sus jugadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados