PEÑAROL

"Maxi" Rodríguez dejó una huella imborrable

En un año y medio, la “Fiera” ganó tres títulos y se transformó en uno de los referentes del aurinegro.

Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Volvió a su casa. Al club de sus amores y el que lo vio nacer futbolísticamente en el ya lejano 1999, año en el que debutó en Primera División con la camiseta de Newell’ s.

Esa camiseta que era la única que se iba a poner en Argentina es la que volverá a lucir luego de su salida de Peñarol. ¿Sorpresiva? Tal vez, porque en el conjunto aurinegro eran muy optimistas sobre su continuidad y de hecho ya había un principio de acuerdo, de palabra, para que siguiera en Peñarol de cara a una temporada en la cual el equipo de Diego López se juega mucho.

De hecho, fue precisamente con el entrenador mirasol con quien tuvo una charla el argentino. En ella el técnico le habría expresado que sus minutos iban a ser similares a los del Torneo Clausura (416 minutos en 10 partidos) por lo que la decisión de su salida fue personal y estrictamente por razones deportivas.

Fue así que una renovación que parecía encaminada se terminó de esfumar. Los movimientos fueron tan rápidos que sobre el mediodía se dio a conocer su salida de Peñarol y en la tarde el conjunto argentino ya lo estaba anunciando como refuerzo para la temporada que comenzará en breve.

De todas maneras, su paso en Peñarol no pasó inadvertido. Arribó con 36 años y eso, pese a que se trataba de un jugador con mundiales encima y que había sido subcampeón de la Copa del Mundo de Brasil 2014 con Argentina, hacía que el hincha lo mirara un tanto desconfiado.

En la cancha demostró que estaba más que vigente y así junto a jugadores como Cristian Rodríguez, Walter Gargano y hasta el propio Lucas Viatri ganó el Clausura 2017 y luego se coronó campeón del Uruguayo.

Inició el 2018 con otro trofeo, porque levantó la Supercopa con gol incluido, pero sus minutos dentro del campo de juego comenzaron a disminuir poco a poco.

Los refuerzos que llegaban y la cantidad de jugadores con los que contaba Peñarol hizo que fuera perdiendo lugar, que fuera habitual verlo en el banco de suplentes, pero cada vez que saltaba a la cancha demostraba que clase le sobraba.

Lo hizo contra Progreso para anotar el gol que le dio a Peñarol el Clausura. También contra Defensor en la última fecha, cuando le puso una pelota bárbara a Estoyanoff que terminó en el gol de Lores. Lo hizo una y otra vez, pero ya no lo hará más, al menos, con la camiseta de Peñarol.

Una camiseta donde “Maxi” Rodríguez dejó una huella imborrable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)