CERRO LARGO

Mauro Luna: El asistidor que le hizo dos goles a Nacional

El delantero no extraña el bullicio de Buenos Aires y le gusta la tranquilidad de Melo donde ya vive con sus afectos

sam
Amores. Mauro Luna con su novia Erika y sus dos mascotas, los tres lo siguieron a Melo. 

Danielo Núñez, el técnico de Cerro Largo, dio dos días libres tras el 2-2 de su equipo frente a Nacional y vuelven hoy a los entrenamientos. Venían casi sin descanso y además, recién disputarán el martes 23 su partido frente a Wanderers porque los bohemios juegan mañana por la Sudamericana en Perú.

Mauro Luna, el autor del doblete ante los tricolores, podía haber cruzado el charco aprovechando el libre doble, pero no lo hizo. Es que su familia había venido a Melo para el partido frente al grande y disfrutó de sus dos goles. “Vinieron mis padres, José María y Gladys. Mi papá ya había venido para todos los partidos que jugamos de local, menos el de River Plate, y mi mamá fue la primera vez. Me trajo suerte, je. Mis padres se quedaron hasta el lunes. Además, como yo ya estoy instalado viviendo acá con mi novia y tengo animales, me quedé con ellos”, explicó Mauro, que elige el primero de sus goles frente a Nacional como el más lindo.

LA FRONTERA. Cuando recién llegó compartía hotel con Lucas Arzamendia y Alexis Messidoro, los otros dos jugadores que al igual que él, llegaron a Cerro Largo por el convenio con Boca Juniors. Pero ahora se mudó y vive con su novia, que llegó a Melo el mes pasado. Que trajera a su enamorada es algo que en Cerro Largo vieron con muy buenos ojos.

“La verdad, adaptarme a Cerro Largo no me costó. Sabía que tenía que venir a trabajar y a sumar minutos. Se siente un poco la diferencia de juego. En Uruguay no se juega tanto, en Argentina se trata más de tener la pelota y de dominar al rival por medio de la tenencia. Acá el juego es más directo y con un poco más de marca, pero no me costó tanto”, explicó.

“Todos me recibieron muy bien. No hay un compañero en particular al que pueda nombrar. El plantel está formado no sólo por grandes jugadores, sino por grandes personas. Y desde el primer día nos trataron muy bien, tanto a mí como a los otros argentinos. Y siendo extranjero eso es muy bueno”, aseguró.

“Además, yo soy un chico, recién tengo 19 años, y acá hay gente de mucha experiencia y eso sirve para aprender”.

PUEBLITO. “Fue un cambio grande pasar de Buenos Aires a un pueblo tan tranquilo como es Melo. Al principio extrañaba el tema del tráfico y del murmullo de Buenos Aires, pero me gusta más estar en un lugar así tranquilo, que allá”.

A Erika, su novia desde los 15 años (eran compañeros de colegio en Merlo), tampoco le costó el cambio, aunque está intentando conseguir un trabajo o algo para hacer. “De a poco ella se va adaptando al pueblito. Estoy más que contento que haya venido, porque allá ya estábamos viviendo juntos. Este tiempo que estuve solo acá fue medio difícil. Por más que estaba con mis compañeros de equipo, no es lo mismo que estar con la familia. Su apoyo también influye para entrenar todos los días y seguir mejorando”.

TAPADO. Justamente, con la intención de mejorar y de crecer fue que aceptó venir a Cerro Largo, un club que nunca había oído nombrar. “Cuando me acercaron la posibilidad de venir a Cerro largo, sabía que era aceptarla para sumar minutos y mostrarme en Primera División, o esperar seis meses más en la reserva de Boca y seguir tapado por los jugadores de Primera. Y creo que fue una decisión correcta, porque estoy teniendo minutos y siento que me está yendo bien”, contó. “Te soy sincero, cuando me dijeron Cerro Largo empecé a googlearlo, porque nunca lo había escuchado”, admitió sobre el club arachán donde tiene contrato hasta fin de año.

Mauro Luna de Cerro Largo, es el mejor jugador de la fecha. Foto: Gerardo Pérez / El País
Mauro Luna celebrando uno de sus goles ante Nacional. Foto: Gerardo Pérez / El País

Sabe que el fútbol uruguayo puede ser una buena vidriera, tanto para regresar a Boca o dar un salto hacia otro equipo. Pero no piensa en el futuro, todas su energías están puestas en Cerro Largo. “Esto me lo tomo como un aprendizaje. Sé que estoy en un club humilde, pero donde se tiene muchas ganas de conseguir algo grande. Espero que esto me sirva para el futuro, pero ahora sólo pienso en aprovechar los minutos que tengo acá. Luego se verá qué pasa en el futuro”.

Se considera más asistidor que goleador. “Me siento más identificado con la asistencia, y no pienso tanto en el arco, pero siendo delantero uno tiene que estar ahí para tratar de hacer goles. Tengo presente que debo convertir porque es la función primordial del delantero. Trato de hacer lo que salga en el momento, de improvisar en el campo de juego”.

danielo Núñez

"Es muy solidario y generoso"

"Se adaptó mucho más rápido de lo que esperábamos a la vida en Melo. Es un muchacho educado y humilde. Con él cero conflicto. Hasta no parece que fuera de Buenos Aires, es más parecido a los argentinos del interior”, dijo Danielo Núñez sobre el delantero argentino. “Y en la cancha es muy solidario y generoso. No renuncia a nada y le gusta el sacrificio”, agregó el entrenador de los arachanes.

MASCOTAS. En su hogar de avenida de las Américas, cerca del estadio Ubilla, hay un patio. Y allí están instalados sus perros, que al igual que Erika lo siguieron a Melo. “Soy muy bichero, muy amante de los perros. Trato de estar todo el tiempo con ellos. Por eso me los traje. A donde vaya acá, o en cualquier lugar del mundo, voy a hacer todo lo posible para llevármelos. Son parte de mi familia”, explicó sobre Sam, un labrador, y Luna, una cruza a la que Erika le puso de nombre el apellido de Mauro.

A pesar de sus goles ante Nacional, el delantero no tiene problema para salir a la calle en Melo. “La gente acá es muy tranquila, como mucho te puede saludar y nada más”.

luna
Feliz. Así está Mauro Luna jugando en Cerro Largo. Foto: Darwin Borrelli.  
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)